Cómo tratar las lesiones del Ligamento Cruzado Anterior

Escrito por: Dr. Miguel Ángel Hernán Prado
Publicado:
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

El ligamento cruzado anterior (LCA) está situado en el interior de la rodilla y se denomina así por su disposición en el espacio en relación al ligamento cruzado posterior y a los ejes de la rodilla.

 

El LCA actúa como estabilizador primario del desplazamiento anterior de la tibia con respecto al fémur, y de forma secundaria ejerce limitación a la rotación tibial interna, principalmente en los últimos grados de extensión de la rodilla

 

Lesiones del ligamento cruzado anterior

La lesión principal del LCA es su rotura parcial o total, que se puede ocasionar en actividades deportivas o recreacionales, a causa de:

 

a) Traumatismos directos: contacto de la rodilla contra otro objeto, asociándose en ocasiones a lesiones mayores o menores de otros ligamentos, principalmente esguinces de los ligamentos laterales.

 

b) Traumatismos indirectos: sin contacto sobre la rodilla. Se trata habitualmente de lesiones provocadas por giros bruscos con el pie fijo en el suelo. Aquí se asocian frecuentemente a lesiones meniscales.

 

c) Hiperextensiones de rodilla y traumatismo de alta energía (accidentes de tráfico). Son menos frecuentes y en ocasiones asocian lesiones complejas de ligamentos y capsula articular cuando se producen luxaciones de rodilla.

lca

Cómo tratar las lesiones del ligamento cruzado anterior

Según el tipo de lesión, el tipo de paciente y el grado de inestabilidad que provoque, será necesario optar por un tratamiento conservador o uno quirúrgico:

  • Tratamiento conservador: en pacientes sedentarios o con un grado de actividad moderada, que no desean realizar deportes que impliquen cambios de dirección y velocidad bruscos, no será necesaria la intervención (siempre que no sufran una inestabilidad importante que les dificulte su actividad diaria). El paciente tendrá que realizar una rehabilitación dirigida para recuperar progresivamente la movilidad de la rodilla y fortalecer la musculatura. Si todo va bien podrán después practicar carrera, natación o bicicleta sin problemas. El tratamiento durará entre 10-14 semanas.

  • Tratamiento quirúrgico: las suturas de este ligamento no resultan efectivas y será necesario reconstruir el ligamento, es decir, hacer un ligamento nuevo. Para ello se pueden emplear diferentes injertos y dispositivos para su fijación. Actualmente esta cirugía se realiza asistida por artroscopia y únicamente se abre la rodilla para la obtención del injerto (si es necesario). Los injertos pueden obtenerse del propio paciente (autoinjerto) o de un donante (aloinjertos).

 

¿Cuándo operar una lesión del ligamento cruzado anterior?

En pacientes jóvenes y activos la reconstrucción del ligamento es el mejor tratamiento posible, ya que el tratamiento conservador puede dar lugar a un riesgo elevado de episodios de fallo, además de aumentar el riesgo de lesiones secundarias (meniscales y degenerativas del cartílago).

 

La edad no constituye por sí misma una contraindicación para esta intervención, y si el paciente practica deportes de alta exigencia para su rodilla o presenta claros episodios de inestabilidad para su vida diaria será necesario plantear la reconstrucción.

 

Postoperatorio de la operación del ligamento cruzado anterior

La recuperación postoperatoria suele ser rápida, ya que habitualmente empleo un sistema de rehabilitación acelerada que permite al paciente recuperar con rapidez la movilidad y deambulación. Tras un ingreso habitual de unas 24 horas para mantener un drenaje inicial, el paciente es capaz de realizar ejercicios isométricos y de movilización de su rodilla, ya que no empleo de manera habitual ningún tipo de rodillera.

 

El paciente podrá realizar apoyo inmediato y progresivo con ayuda de muletas y realizara una vida normal, sin demanda física en torno a las 6 semanas. Posteriormente, comenzará un periodo de rehabilitación progresiva para fortalecimiento muscular que le permitirá comenzar con actividad física controlada (bicicleta, piscina, etc.) a partir de las 6-8 semanas. La vuelta a los deportes de riesgo con pivotajes importantes puede hacerse a partir del 6º mes, si la movilidad y la fuerza son similares a la pierna contralateral.

 

Tras la operación del ligamento cruzado anterior, ¿se recupera la actividad física previa a la lesión?

 

La cirugía de reconstrucción del ligamento cruzado consigue resultados excelentes, llegando al 90% el porcentaje de pacientes que vuelven a practicar deportes. En ocasiones (20%) no se recupera el nivel previo competitivo si éste era muy elevado.

Por Dr. Miguel Ángel Hernán Prado
Traumatología

Reconocido experto en cirugía artroscópica de hombro y rodilla, con más de 20 años de experiencia en hospitales privados y públicos. Ha pubicado numerosos artículos en revistas científicas nacionales e internacionales, además de asistir en calidad de ponente a múltiples congresos de la especialidad. En la actualidad, es jefe de sección de Cirugía Ortopédica y Traumatología en el Hospital Universitario de Santa Cristina.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.