Factores de riesgo de la infertilidad | Top Doctors

4 cosas que debes saber sobre la infertilidad

Escrito por: Dr. Isidoro Bruna Catalán
Publicado: | Actualizado: 13/08/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

A día de hoy, la infertilidad tiene dos causas fundamentales:

  • La primera y más importante: el retraso en la edad de las mujeres para acceder a la maternidad. En España la media de edad en que las mujeres tienen su primer hijo es ya de 32,4 años. Un segmento muy importante de la población femenina española se decide a ser madre en un momento en el que su eficiencia reproductiva ya no es idónea. Patologías femeninas que son poco relevantes en la mujer joven, como la anovulación (generalmente por Síndrome de ovario poliquístico) o la endometriosis, tiene mucha mayor incidencia sobre la esfera reproductiva a partir de los 35 años.
  • La calidad seminal de los varones españoles está disminuyendo, particularmente en las ciudades y las áreas geográficas más industrializadas; esto se deriva de la propia dinámica de las sociedades occidentales más desarrolladas. Además de que nuestros trabajos cada vez son más sedentarios, convivimos con múltiples “disruptores endocrinos” que son deletéreos para la espermatogénesis. Ejemplos de ello irían desde el tabaco, los ftalatos de los plásticos o las fibras sintéticas de la ropa interior masculina, hasta los pesticidas organofosforados que nos permiten comer frutas y verduras durante todo el año.

 

Síntomas de infertilidad

La infertilidad es una enfermedad muy invisible. Andando por la calle o incluso en un hospital podemos ver todo tipo de personas… pero nunca vemos “infértiles”. La disfunción reproductiva solo se demuestra si no se ha logrado un embarazo espontáneo tras mantener relaciones sexuales sin protección anticonceptiva durante 6 meses (en las mujeres mayores de 35 años) o un año (en las de menos de 35 años). Si se dan estas circunstancias, acudir a un centro de reproducción para hacer un estudio de la pareja siempre será muy beneficioso.

 

La infertilidad tiene dos causas fundamentales

 

Pruebas de fertilidad

El diagnóstico de la disfunción reproductiva es la esencia de cualquier tratamiento que vayamos a plantear. No se puede tratar bien aquello que no se ha diagnosticado bien. Si para que haya un embarazo espontáneo es necesario que se encuentren el gameto masculino y el femenino en el tercio externo de las trompas de Falopio, la medicina basada en evidencia señala que las pruebas diagnósticas deben analizar lo que ocurre de forma fisiológica:

 

  • Valorar la reserva funcional ovárica de la mujer, es decir, su capacidad de poder producir óvulos susceptibles de ser fecundados (mediante un recuento ecográfico de folículos antrales y una determinación sérica de Hormona Antimulleriana/AMH);
  • La existencia o no de un factor tubo-peritoneal (verificar si las trompas de Falopio son anatómica y funcionalmente normales);
  • Confirmar la presencia de una proporción suficiente de espermatozoides morfológica y funcionalmente normales (mediante un seminograma acompañado de un Test de capacitación espermática o REM).

 

 

¿La infertilidad afecta por igual a hombres y a mujeres?

Prácticamente sí. Las causas de infertilidad son en un 35% eminentemente femeninas, en otro 35% eminentemente masculinas y, finalmente, existe un 30% que son mixtas (los dos miembros de la pareja presentan problemas de subfertilidad). De ello se deriva que no existe un tratamiento estándar; en función de la causa o causas que concurran en la infertilidad, de la edad de la mujer y del tiempo transcurrido buscando un embarazo, se indicará el tratamiento más apropiado. Éste puede ir desde la simple estimulación de ovulación con relaciones sexuales programadas en las parejas más jóvenes, pasando por ciclos de inseminación artificial, hasta llegar, si se hace necesario, a la fecundación “in vitro” o FIV, con sus múltiples variantes (Microinyección espermática o ICSI, Diagnóstico Genético preimplantatorio o DGP, etc…).

 

¿Es posible prevenir la infertilidad?

La mejor manera de evitar la disfunción reproductiva sería intentar buscar el embarazo antes de los 31 años, que es cuando la fertilidad de la mujer es óptima. Pero ni la administración ni muchas empresas lo facilitan.

 

La fertilidad natural está inherentemente asociada a la edad de la mujer. A los 35 años el potencial fértil de una mujer se reduce a la mitad del que tenía a los 20 años, y a partir de los 40 años la posibilidad de embarazo espontáneo es inferior al 6%. Si una mujer cree que no va a poder buscar un embarazo, mi consejo es que congele sus óvulos, idealmente antes de los 35 años. La vitrificación de ovocitos tiene como ventaja añadida la de reducir el riesgo de cromosomopatías en la descendencia, ya que si es necesario utilizarlos con posterioridad, los óvulos siempre tendrán la edad que tenía la mujer cuando los congeló. La vitrificación de ovocitos es la acción de medicina preventiva más eficaz frente a la infertilidad femenina asociada a la edad. Como tantas veces recuerdo en consulta, hoy en día pocas mujeres se realizan una pregunta tan sencilla como “¿qué edad tenía mi madre cuando yo nací…?”.

Por Dr. Isidoro Bruna Catalán
Reproducción asistida

Doctor en Ginecología y Obstetricia, durante más de 10 años ha sido jefe de las unidades de reproducción del Servicio de Obstetricia y Ginecología tanto del Hospital de Móstoles como de la Fundación Hospital Alarcón, ambos en Madrid. Posteriormente abrió la Unidad de Medicina de la Reproducción de HM Montepríncipe, de la que es Responsable. Compagina su labor asistencial con la docencia, y es autor o co-autor de 11 artículos en revistas internacionales, 21 en revistas nacionales, 13 capítulos de libros, 1 curso multimedia y 269 ponencias en congresos nacionales e internacionales.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.