Sangrado de implantación: ¿cómo diferenciarlo de la regla?

El sangrado de implantación es una de las primeras señales de embarazo, aunque solamente se presenta en el 30% de las mujeres. Si bien puede confundirse con la regla, presenta una duración menor y características diferentes.

El sangrado de implantación consiste en un leve sangrado que puede aparecer entre los 10 y 14 días después de la concepción. Es decir, ocurre cuando el óvulo fecundado se adhiere al revestimiento del útero, por lo que es una de las primeras señales de embarazo.

Si bien no es un signo problemático, puede traer mucha confusión en las mujeres, ya que suele ocurrir en una fecha similar en la que se esperaría la regla. Para poder diferenciarlos, uno de los aspectos principales a tener en cuenta es la cantidad, ya que el sangrado de implantación es menos abundante que la menstruación.

El sangrado de implantación, primera señal de embarazo

Según la Dra. Claudia Rueda, especialista en Ginecología y Obstetricia en el Centro Women´s, durante la segunda parte del ciclo menstrual, el útero está intensamente vascularizado, preparándose para un acoger a un posible embarazo. Si se produce la fecundación, el embrión viajará desde la trompa de Falopio hasta el útero. Una vez allí, se adhiere e invade la cara interna del útero, rompiendo algunos vasos sanguíneos para conectar su circulación con la materna y así recibir nutrientes a través de la futura placenta. Este proceso puede provocar un pequeño sangrado, al que llamamos sangrado de implantación”.

Al ser un signo precoz de embarazo, advierte la Dra. Rueda, puede estar acompañado de otros síntomas somo el retraso menstrual, dolores en el bajo vientre, hinchazón de los pechos, náuseas o cansancio. Es decir, en algunos casos, el sangrado de implantación se presenta junto con otras manifestaciones iniciales de la gestación.

Diferencias entre el sangrado de implantación y la menstruación

Por lo general, es un sangrado que se caracteriza por su menor intensidad o cantidad y su menor duración respecto a la regla. Además, según indica la especialista, “suele presentar una textura más fina y color menos intenso, habitualmente más oscuro o, incluso, rojo vivo o rosado”. Además, en algunas pacientes ocurre de manera intermitente.

Solo un 30% de las mujeres embarazadas presentan sangrado de implantación

El sangrado de implantación: un motivo de consulta frecuente

Otra de las confusiones que suelen ocurrir respecto al sangrado de implantación es pensar que ocurre siempre que una mujer está embarazada. La Dra. Rueda aclara que “este fenómeno le sucede solamente al 30% de las mujeres embarazadas aproximadamente”.

Por otro lado, en muchos casos pasa lo contrario: “no siempre que aparece el sangrado de implantación el diagnóstico será que existe un embarazo, ya que existen otros estados físicos o anímicos que pueden producir un leve sangrado”.

“El miedo al aborto y el desconocimiento de su frecuencia por parte de las pacientes conlleva consultas frecuentes a los especialistas en Ginecología”, asegura la Dra. Rueda. Sin embargo, la experta explica que “no hay ninguna evidencia científica que asocie el sangrado de implantación con problemas posteriores en la gestación como abortos o embarazos ectópicos”.

Por último, la especialista recomienda que, en caso de cualquier duda, preocupación o síntoma de alarma que acompañe el sangrado, como dolor intenso o mareos, la paciente acuda a su médico para confirmar si se trata efectivamente de un sangrado de implantación.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of