¿Necesita ayuda?93 535 12 60

¿Cómo saber si un nódulo en el cuello es benigno?

Escrito por el abril 3, 2019 en Lo último en salud | 0 comentarios

Desde el Instituto de Medicina EGR nos explican cómo podemos saber si un nódulo en el cuello es benigno, conocer sus síntomas y causas, cómo detectarlo, entre otros. A través de 7 preguntas clave, descubriremos todos los detalles.

             Un 50 a 70% de la población presenta nódulos en la tiroides.

¿Qué es una ecografía de tiroides?

La glándula tiroidea se encuentra en la zona anterior del cuello. Su función principal es crear la hormona tiroidea que realiza múltiples funciones en todo el organismo:

  • Regular el metabolismo.
  • Controlar el ritmo intestinal y cardíaco.
  • Influye en el curso del embarazo, entre otros.

 

¿Cuáles son las causas de los nódulos en la tiroides?

Existen diversos factores relacionados con su aparición, que están siendo estudiadas. Algunos de los motivos son los siguientes:

  • Factores genéticos.
  • Déficit de yodo en la dieta.
  • Mutaciones moleculares a causa de irradiaciones externas.

Actualmente se calcula que un 50 a 70% de la población presenta nódulos en la tiroides. De este porcentaje, se calcula que se pueden diagnosticar un 10%, con la palpación de manos expertas. Se pueden diagnosticar el 100% si se realiza una ecografía de glándula.

La mayoría de nódulos acostumbran a presentarse en mujeres entre los 20 y 50 años.

 

¿Cuáles son los síntomas?

En los casos más extremos, los nódulos de grandes dimensiones pueden producir molestias al respirar, tragar u otros síntomas locales. En general, pero, los nódulos no presentan síntomas y se diagnostican por la autopalpación de un bulto en la parte anterior del cuello.

 

¿Cómo puedo saber si un nódulo es benigno?

Para poder determinarlo es necesario realizar una ecografía y analítica con función tiroidea. Se calcula que un 95% de los nódulos son benignos pero para saberlo es necesario realizar una PAAF (punción, aspiración, aguja, fina).

La PAAF es una prueba sencilla, sin complicaciones, que se realiza guiada por ecografía. Se realiza a pacientes que presentan nódulos de más de 1 centímetro o con características ecográficas que puedan sugerir malignidad.

 

¿Puede influir si un paciente tiene hiper o hipotiroidismo?

El hipertiroidismo o hiperfunción de la glándula y la presencia de un nódulo de tiroides, incrementa las posibilidades de benignidad del nódulo prácticamente en la totalidad de casos.

En cambio, el hipertiroidismo o hipofunción y la presencia de nódulos en el tiroides, se desconoce si aumenta la probabilidad de malignidad o benignidad.

 

¿Qué sucede en casos de nódulos malignos?

Se calcula un 90% de probabilidad de supervivencia del cáncer de tiroides, aunque se debe individualizar cada caso.

En algunos casos, si con el tratamiento no se evidencia la curación de la patología, se puede aplicar tratamiento con yodo radiactivo.

El cáncer de tiroides tiene un buen pronóstico y altos índices de supervivencia, en comparación con cánceres como el colon, mama o páncreas.

Además, cabe destacar que el tratamiento con hormona tiroidea después del mismo hace que el paciente no sufra ningún síntoma tras la cirugía, si la dosificación es la adecuada.

 

¿Cómo se debe actuar cuando se detecta un nódulo benigno tras la PAAF?

En estos casos, se recomienda un control ecográfico cada 6 o 12 meses, según las características individuales.

Cuando el nódulo no crece ni cambia sus características ecográficas se recomienda volver a realizar la PAAF.

En casos de nódulos de gran tamaño (unos 4 centímetro) o con síntomas compresivos, se recomienda la cirugía para evitar el crecimiento, con la mejoría de los síntomas.

En definitiva, la mayoría de nódulos tiroideos son muy habituales, siendo la mayoría benignos. En cualquier caso, se recomienda un control ecográfico y un seguimiento por un especialista en Endocrinología.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *