Vista cansada o presbicia, patología que se manifiesta a partir de los 40 años

Escrito por: Dr. Juan Lillo Sopena
Publicado: | Actualizado: 12/02/2018
Editado por: Top Doctors®

La vista cansada o presbicia (ojo envejecido) es una condición ocular relacionada con la edad que, a medida que aumenta, hace más difícil e incluso imposible la visión de cerca. Esta circunstancia aparece, normalmente, entre los 40 y 45 años, y progresa hasta los 60 años.

¿Cuál es la causa de la presbicia? 

Hasta los 40 años, aproximadamente, el cristalino —lente que tenemos detrás del iris que permite enfocar en visión próxima— es flexible, de modo que, al cambiar su curvatura, permite enfocar objetos lejanos y cercanos. 
Sin embargo, a partir de los 40 años el cristalino pierde elasticidad, haciéndose más rígido. Este hecho hace que no pueda cambiar de forma para enfocar los objetos situados a unos 30-50 cm (visión próxima). Es común, en un principio, alejar el objeto cercano para poder verlo con más claridad pero, con el tiempo, esto no será suficiente y se tendrá que recurrir a unas gafas correctoras para visión próxima. Esto es así en los pacientes que no tienen defectos refractivos de lejos. En cambio:
•    En los pacientes miopes y en algunos casos de astigmatismo, solo apreciarán la presbicia si llevan sus gafas o lentes de contacto. Sin embargo, sin ellas, verán bien de cerca. 
•    En los hipermétropes sucederá lo contrario, de modo que la presbicia aparecerá de manera más precoz, aumentando, en algunos casos, el defecto refractivo de lejos.

 

Tratamientos disponibles para la vista cansada

Las gafas de cerca es la manera más común y fácil de corregir los síntomas de la presbicia y se utilizarán para todas las actividades que requieran ver de cerca como leer, coser, etc. 
También existen las lentes bifocales y las progresivas. Las bifocales tienen un foco de lejos y otro de cerca, de modo que la visión a media distancia (ordenador) no será satisfactoria. Las progresivas, como su nombre indican, tienen múltiples focos, por lo que, con estas, sí podremos ver correctamente a media distancia. Este tipo de gafas estarán recomendadas para las personas que precisen llevar corrección óptica para la visión lejana y no quieran quitárselas o cambiarlas por otras para ver de cerca. 
Otra opción serían las lentes de contacto multifocales o progresivas, las cuales no funcionan bien en todos los casos, pero pueden ser una opción útil en algunos pacientes. 
En la actualidad, además, existe la posibilidad del tratamiento quirúrgico para corregir este problema. Existen algunas técnicas de tratamiento de la presbicia con láser, como la queratoplastia conductiva. Sin embargo, estas técnicas no están suficientemente desarrolladas, de modo que ofrecen resultados que disminuyen con el paso del tiempo o bien no son predecibles en cuanto a la calidad del resultado final.
La técnica quirúrgica que se utiliza para corregir la presbicia en la actualidad es el intercambio refractivo. Esta cirugía reemplaza el cristalino, que se ha vuelto rígido, por una lente artificial que corrige los síntomas de la presbicia, proporcionando una visión multifocal. 

 

¿En qué consiste el intercambio refractivo y cómo cura la presbicia? 

La técnica quirúrgica empleada para este procedimiento es la misma que en la cirugía de cataratas, con la diferencia de que, en lugar de implantar una lente intraocular monofocal —que permite una buena agudeza visual de lejos sin tener que usar unas gafas, aunque de cerca sí serán necesarias—, se implanta una lente multifocal. De este modo podremos tener una buena agudeza visual de lejos, visión intermedia y visión de cerca sin tener que utilizar las gafas. 
En la actualidad existen básicamente dos tipos de lentes intraoculares progresivas: las multifocales y las trifocales, que han aparecido en los últimos años. 
Un estudio minucioso de las condiciones ópticas del globo ocular del paciente hará que el especialista en Oftalmología se decida por una u otra. Igualmente, en ambos tipos de lentes existe la posibilidad de corregir el astigmatismo asociado a la miopía o a la hipermetropía.

 

¿En qué casos se puede realizar el intercambio refractivo para tratar la presbicia? 

El candidato ideal para este tipo de cirugía es la persona que precisa llevar gafas, tanto para lejos como para cerca. 
Probablemente el paciente ideal será el paciente hipermétrope con más de una dioptría de lejos, ya que experimentará una gran mejoría en la visión de lejos y de cerca. El paciente miope ganará mucho en visión lejana. No obstante, de cerca precisará de luz para ver en mejores condiciones. No olvidemos que, si el miope se quita las gafas de lejos verá bastante bien de cerca, sobre todo si su miopía es dos o cuatro dioptrías. 
En la actualidad la cirugía de la catarata es un procedimiento quirúrgico muy seguro y efectivo. Al mismo tiempo, en algunos pacientes la implantación de estas lentes multifocales puede generar halos nocturnos, sobre todo en la conducción de noche. Sin embargo, las lentes de nueva generación están minimizando este problema, de modo que es muy raro que esto acabe suponiendo un problema importante para el paciente. 
Por último, cabe destacar que es una técnica eficaz y segura y que, en los pacientes adecuados, es de gran utilidad, mostrando todas las investigaciones que la satisfacción del paciente es muy alta.

 

Por Dr. Juan Lillo Sopena
Oftalmología

El Dr. Lillo es un oftalmólogo de prestigio, experto en cataratas y glaucoma, con más de 20 años de experiencia médica y 5.000 intervenciones quirúrgicas. Tiene numerosos estudios publicados y, por su técnica y alto nivel quirúrgico, ha participado en diversos congresos de cirugía en directo. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.