Vértigo posicional: causas, efectos y tratamientos

Escrito por: Dr. José Javier Benito González
Publicado: | Actualizado: 19/06/2018
Editado por: Top Doctors®

El Dr. Benito es especialista en Otorrinolaringología en Tarragona, y actualmente ejerce su profesión en el Centro Médico Rambla Nova y en el Hospital Sant Joan de Reus. Además de docente en el Departamento de Otorrinolaringología en la Universidad Rovira i Virgili, y ha organizado cursos especializados en Otorrinolaringología. También es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca.

 

¿Qué es el vértigo posicional y a quién suele afectar?

El vértigo posicional es el vértigo más frecuente que existe, estimamos que se da en un dos coma cuatro por ciento de la población general, pero seguramente estas cifras son subestimadas. Es un vértigo que es más frecuente a medida que aumenta la edad, en niños y adolescentes es prácticamente inexistente, es muy raro, pero en mayores de ochenta años podemos tenerlo hasta en un diez por ciento de la población. A medida que aumenta la edad es más frecuente siendo unas siete veces más frecuente en mayores de sesenta años que en menores de cuarenta años. Por sexo ocurre tanto en hombres como en mujeres pero un poco más frecuente en mujeres en proporción aproximada de un dos a uno.

El vértigo posicional es un vértigo que ocurre porque unos cristalitos del oído interno se desprenden del lugar donde están
 

El vértigo posicional en definitiva es un vértigo que ocurre porque unos cristalitos que existen en el oído interno en el órgano del equilibrio del oído interno se desprenden del lugar donde están y se introducen en los canales semicirculares estos canales semicirculares son tres conductos que tenemos en el oído interno en cada uno de los dos oídos y que están dispuestos formando ángulos de noventa grados entre sí de tal manera que son capaces de reconocer cualquier movimiento que hacemos de nuestra cabeza en cualquiera de los ejes del espacio de esta manera cuando alguno de estos cristalitos se introducen en uno de estos canales el estímulo que reciben los canales al hacer algún movimiento de cabeza es anómalo y provoca la sensación vertiginosa. Estos canales son tres, el superior, el posterior y el lateral y el vértigo, dada la disposición de estos tres conductos, es más frecuente mucho más frecuente en el posterior, hasta un ochenta o noventa por ciento de los casos ocurren en el canal posterior, entre un cinco y un quince en el canal semicircular lateral y en uno o un cinco por ciento en el canal semi circular superior.

 

¿Cuáles son las causas del vértigo posicional?

En el cincuenta por ciento de los casos no existe ninguna causa, es lo que llamamos una enfermedad idiopática. En el resto de los casos puede deberse a diversas causas: en un quince por ciento es secundario a traumatismos en la cabeza, a latigazos cervicales, a cirugía de oído donde hemos utilizado una fresa y la vibración produce que esos cristalitos se desprendan y también es frecuente en otras enfermedades del oído interno y curiosamente asociado a ciertos movimientos es muy característico que alguno de nuestros pacientes nos cuentan que este vértigo ha comenzado después de estar en posiciones en la que hiperextienden la cabeza como puede ser en la peluquería o el dentista.

 

¿Cómo se diagnostica el vértigo posicional?

Hemos dicho que el vértigo posicional ocurre porque estos pequeños cristalitos que son de carbonato cálcico se introducen en uno de esos tres canales o conductos semicirculares que nos informan de la posición de la cabeza, de los movimientos de nuestra cabeza. Yo sé perfectamente la disposición anatómica que tienen estos tres canales uno posterior, otro superior y otro horizontal. Hemos dicho también que el vértigo más frecuente es el del canal semicircular superior, la causa sencilla es que cuando estamos tumbados hacia atrás, con la cabeza hiperextendida hacia atrás el canal posterior queda en la situación de mirar hacia arriba de tal manera que los cristalitos rápidos se pueden meter en los conductos del canal. Si estos cristalitos están en uno solo o en varios de estos conductos como yo conozco la disposición anatómica de estos conductos puedo girar la cabeza en ángulos concretos y hacer movimientos de desplazamiento de la cabeza que me indiquen si ese movimiento está siendo correcto o si no. La manera en la que yo sé si el estímulo falla es fijándome en los ojos: la información que recibe el oído la envía a los ojos para que los ojos sean capaces de centrar el campo visual donde me estoy moviendo. Cuando este reflejo falla el ojo hace un movimiento circular que se llama nistagmo y es lo que yo puedo ver durante la exploración. Es decir si adopto una postura concreta, estimulo el movimiento de la cabeza y me fijo en el ojo si en el ojo veo un movimiento circular que es un nistagmo sé que los cristalitos están en ese canal en concreto y no en los demás.

 

¿En qué consiste el tratamiento del vértigo posicional?

El tratamiento del vértigo posicional consiste en evacuar o hacer salir esos cristalitos del conducto donde están dando problemas. Si tras el diagnóstico yo conozco el conducto en donde se encuentran las otocónias y como yo sé la disposición anatómica de ese conducto puedo llevar a cabo unas maniobras encaminadas a liberar esas otocónias, esos cristalitos. Si yo he provocado en el lado derecho el vértigo puedo, una vez que lo he provocado y he puesto esos cristales en movimiento, ir haciendo movimientos que conozco en tiempos que conozco hacia el lado contrario para expulsar esos cristales del conducto, lograr que salgan de nuevo a donde estaban inicialmente y hacer que el vértigo desaparezca. Estas maniobras conocidas como liberadoras o reposicionadoras, hay varias según el canal donde se encuentren y tienen una eficacia muy alta, podemos en una sola maniobra conseguir la curación de hasta un ochenta u ochenta y cinco por ciento de los vértigos que nos preocupan. Naturalmente no todos los vértigos son iguales, no todos los conductos son iguales y tenemos que hacer maniobras diferentes en función de lo que ocurra. Pero básicamente todas ellas tienen una alta efectividad.

Por Dr. José Javier Benito González
Otorrinolaringología

Especialista en Otorrinolaringología, el Dr. Benito González ejerce en el Centro Médico Rambla Nova y en el Hospital Sant Joan de Reus. Además de docente en el Departamento de Otorrinolaringología en la Universidad Rovira i Virgili, ha organizado cursos especializados en Otorrinolaringología. Es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.