Tres tipos de tratamiento de las varices

Escrito por: Dr. José Antonio Cachaldora del Río
Publicado: | Actualizado: 25/04/2018
Editado por: Alicia Arévalo Bernal

Las varices son las encargadas, en gran medida, de hacer que la sangre regrese al corazón de nuevo, pero cuando las válvulas del sistema superficial de los mimebros inferiores están dañadas surgen las varices. Como nos explica el Dr. Cachaldora del Río, Cirujano Vascular en el Centro Médico Abaton de A Coruña.

Nuestro sistema venoso tiene la misión de hacer que la sangre regrese al corazón desde los diferentes tejidos para ser oxigenada de nuevo. Esta función se ejerce en gran medida gracias a las válvulas que existen en las venas para evitar el efecto de la gravedad. Cuando las válvulas del sistema superficial de los miembros inferiores (el que está inmediatamente debajo de la piel) están dañadas, algunos sectores venosos se dilatan y surgen las varices. No sólo es su componente estético sino las consecuencias que tiene la acumulación anómala de sangre en las piernas lo que hace que los cirujanos vasculares aconseja su valoración. Existen varios tratamientos y casi todos intentan eliminarlas, excluirlas de alguna manera, para que la sangre retorne por las venas sanas del interior de la extremidad.

1-Tratamiento de las varices mediante cirugía

Es el método clásico, aunque muy evolucionado y mejorado gracias a la incorporación del marcaje con Eco-doppler; éste facilita la identificación de los sectores que más nos interesa eliminar o cuál es el punto origen del problema para incidir sobre él directamente. El número de incisiones también se limita de forma significativa. Las venas enfermas son extraídas sin consecuencias pues en realidad ya no cumplían correctamente su función, la sangre regresará por otras venas sanas. Generalmente requiere anestesia raquídea y una hospitalización muy corta. Deja pequeñas incisiones de mínimo impacto estético sobre la extremidad. Es, quizá, el método más universalmente aceptado y con mayor experiencia entre los cirujanos vasculares. Bien realizado evita muchas recidivas (aparición de nuevas varices).

2-Tratamiento de las varices por radiofrecuencia

En este caso para intentar eliminar las venas dilatadas recurrimos al efecto físico del calor. Se introduce mediante una simple punción o una mínima incisión un catéter a través de la vena que nos interesa eliminar y cuya punta tiene la capacidad de calentarse a 120ºC lo que hace que la vena se queme por dentro y deje de circular sangre por ella, lo que elimina sus consecuencias.

Hay que proteger los tejidos circundantes de esa fuente de calor mediante la inyección alrededor de la vena de suero con anestésico. El resultado es muy bueno aunque si el sector venoso está muy ramificado deberemos recurrir a pequeñas incisiones adicionales y extracción quirúrgica de esas ramas. Se puede realizar con ligeras sedaciones. No requiere hospitalización o como mucho unas pocas horas en una unidad de corta estancia y el resultado estético es, en los casos que está indicado, muy bueno.

Las consecuencias que tiene la acumulación anómala de sangre en las piernas lo que aconseja el tratamiento de las varices.
 

3-Tratamiento de las varices mediante escleroterapia con espuma

Aquí se recurre al efecto químico de una sustancia muy irritante para la vena “objetivo” que hace que ésta sufra una inflamación, coagulación de la sangre en su interior, y posterior desaparición por reabsorción.

Para aumentar el contacto de la substancia con la pared venosa la inyección del esclerosante se realiza mezclando éste con aire y convirtiéndolo en una espuma que permanece más tiempo en el interior de la vena y por lo tanto aumenta su efecto. La vena se trombosa y desaparece con el tiempo. Es una técnica que no requiere anestesia pues las punciones se realizan con agujas de muy bajo perfil que producen una mínima molestia. Inicialmente surgió para varículas y arañas vasculares (varices de bajo o muy bajo calibre), aunque algunas tendencias sugieren que su funcionamiento es bueno también en varices de más entidad.

Por Dr. José Antonio Cachaldora del Río
Angiología y Cirugía vascular

El  doctor Cachaldora realizó la Especialidad en Angiología y Cirugía Vascular en el Hospital Juan Canalejo de A Coruña donde es Médico Adjunto del Servicio de Angiología y C. Vascular desde el 1999. Desde el año 2001 trabaja en el Hospital Modelo de A Coruña. Desde el año 2011 es Cirujano Vascular en el Centro Médico Abaton de A Coruña

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.