Hidrocefalia | Topdoctors.es

Síntomas y tratamiento de la hidrocefalia

Escrito por: Dr. Luis De Miguel Pueyo
Publicado: | Actualizado: 18/08/2018
Editado por: Top Doctors®

El término hidrocefalia proviene de dos palabras del latín: hidro, que significa agua, y céfalo, que significa cabeza.  La hidrocefalia describe un aumento anormal del líquido que rellena y en el que flota el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) en condiciones normales. Este líquido es conocido como líquido céfalo-raquídeo (abreviado como lcr).

 

Los síntomas dependerán del tipo de hidrocefalia que padezca la persona

 

Tipos de hidrocefalia

 

Hay distintos tipos de hidrocefalia. De forma básica, se pueden diferenciar según se presenten:
 

  • Hidrocefalia aguda o de presentación rápida: si es en horas o días.
     
  • Hidrocefalia crónica: cuando surge de forma lenta y progresiva a lo largo de días, semanas o meses.
     

También se puede clasificar en función de la existencia de obstáculos en los canales de flujo del líquido céfalo-raquídeo:
 

  • Hidrocefalia obstructiva o no comunicante, cuando hay un obstáculo.
     
  • Hidrocefalia no obstructiva o comunicante, cuando no hay obstáculo.
     

Síntomas de hidrocefalia

 

Los especialistas en Neurocirugía establecen que los síntomas dependerán del tipo de hidrocefalia.

En las de presentación rápida o agudas, los síntomas suelen ser llamativos y graves: dolor de cabeza que no mejora con medicación habitual, nauseas, vómitos sin nauseas previas, tendencia al sueño con dificultad para mantenerse despierto, incluso crisis epilépticas. Si no se trata rápidamente, puede progresar a coma neurológico y muerte.

En los casos de presentación crónica, los síntomas suelen ser menos llamativos y dilatados en el tiempo, aunque progresivos en intensidad. Por esa razón, puede costar detectarlos o diferenciarlos de otras enfermedades neurológicas como Parkinson o demencia, u otros problemas de salud en personas mayores. Normalmente, el primer síntoma suele ser un deterioro lento y progresivo en la forma de andar, arrastrando y separando los pies con inestabilidad y caídas.

Posteriormente, suele aparecer una incapacidad para aguantar la orina que progrese a incontinencia y fallos de memoria, torpeza o despistes cada vez más frecuentes que progresen a demencia si no se trata la hidrocefalia.

 

Causas de la hidrocefalia

 

Las causas de hidrocefalia son múltiples y muy numerosas. Entre ellas, están los tumores, las hemorragias cerebrales, infecciones cerebrales, la radioterapia cerebral, traumatismos craneales graves, malformaciones cerebrales, como el síndrome de Arnold-Chiari, etc. A veces, los niños ya nacen con hidrocefalia (congénita) o la desarrollan en la infancia por alguna de estas razones o sin motivo aparente.

También, pacientes ancianos o de cierta edad empiezan a desarrollar síntomas de una hidrocefalia crónica, es lo que se llama hidrocefalia normotensiva o hidrocefalia crónica del adulto, que es un diagnostico importante a descartar como causa de demencia tratable con buen pronóstico (otras causas de demencia no son tratables o no son de buen pronóstico).

 

Tratamiento de la hidrocefalia

 

Es un tratamiento quirúrgico realizado por el neurocirujano. Dependiendo del tipo de hidrocefalia y su causa, se requerirá un tipo de cirugía u otra. Las dos formas básicas de tratar la hidrocefalia son:
 

  • Derivaciones de líquido céfalo-raquídeo, que a su vez pueden ser:

    - Externas o temporales: drenajes ventriculares externos.

    - Internas y definitivas: son las conocidas como derivaciones ventrículo-peritoneales o lumbo-peritoneales, fundamentalmente.
     

En estos casos, se coloca un tubo intracerebral para dar salida alternativa al líquido acumulado hacia el exterior del cuerpo o a otras partes del mismo (peritoneo, aurícula, etc.). Suele realizarse en pacientes mayores y en hidrocefalias sin obstrucción evidente al flujo del líquido.
 

  • Tratamiento endoscópico o ventriculostomía premamilar endoscópica. Mediante un endoscopio cerebral, a través de un agujero en el cráneo de 14 mm, se comunican los ventrículos cerebrales donde se acumula el líquido por una obstrucción con el suelo del cerebro, sin necesidad de dejar tubos o prótesis.

 

¿Hay personas más propensas que otras a padecerla?

 

Sí. Las personas que sufren hemorragias, tumores, o infecciones cerebrales; o los ancianos con traumas craneales o sin ellos, pero con síntomas de demencia y deterioro de su forma de andar; deben ser vigilados estrechamente por tener una mayor frecuencia de presentación de hidrocefalia.

Por Dr. Luis De Miguel Pueyo
Neurocirugía

El Dr. De Miguel Pueyo es un reputado neurocirujano en España con más de 15 años de experiencia. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada, cuenta con una brillante formación, destacando la realización de cursos en el extranjero en las distinguidas universidades de Londres y Harvard. Es miembro activo de las Sociedades Andaluza y Española de Neurocirugía, con múltiples comunicaciones científicas en los congresos de ambas sociedades. Ha publicado numerosos estudios internacionales y artículos en revistas científicas, y también ha colaborado en capítulos de diversos libros sobre Neurocirugía. Combina estas labores con la docencia, pues es profesor colaborador del Departamento de Cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga, además de ejercer como Neurocirujano en el Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga desde el 2000, y como jefe de la Unidad de Neurocirugía del Hospital Vithas Parque San Antonio de Málaga desde el 2008.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.