Síntomas, diagnóstico y tratamiento del dolor cervical

Escrito por: Dr. Fernando Torre Mollinedo
Publicado: | Actualizado: 16/11/2018
Editado por: Roser Bernés Ubasos

dolor cervical

¿Qué es el dolor cervical? 

El dolor cervical, llamado cervicalgia, puede presentarse como una ligera molestia o un dolor intenso en la parte posterior del cuello que se irradia por la nuca y la cabeza o hacia los hombros. En la mayoría de los casos, no se puede encontrar una causa específica del dolor.

La cervicalgia puede ser debida a una lesión, a un problema muscular o mecánico, a un pinzamiento nervioso originado por el incremento de volumen de uno de los discos situados entre las vértebras o debido a una cervicoartrosis, que es el desgaste de las vértebras de la columna cervical. 

Si el dolor es agudo imprevisto e intenso se denomina “cervicalgia aguda” y si el dolor dura más de tres meses, se llama "dolor cervical crónico". El dolor cervical es un cuadro muy habitual que incide con más frecuencia en mujeres que en hombres. La mayoría de las personas tendrán dolor cervical en algún momento de su vida. 

 

¿Qué causa el dolor cervical? 

Algunas causas pueden ser: traumatismos o lesiones, patologías relacionadas con la columna vertebral cervical (hernia discal, artrosis cervical, espondilitis y es más infrecuente el daño causado por tumores o infecciones), estrés y preocupaciones, quedarse dormido en una mala postura o por el uso prolongado del ordenador. 

Finalmente, los accidentes de tráfico, incluyendo el denominado "síndrome del latigazo cervical", pueden provocar dolor cervical agudo o crónico, necesitando rehabilitación y en ocasiones infiltraciones. 

 

¿Qué síntomas produce el dolor cervical? 

Dolor generalizado en la zona cervical así como rigidez en los músculos del cuello. El dolor puede irradiarse hacia abajo, en dirección a los hombros o entre las escápulas, es decir, los omóplatos. También puede irradiarse hacia un brazo, la mano, hacia arriba, hacia la cabeza o causar dolor de cabeza. Los músculos del cuello están tensos, doloridos y duros al tacto. 

El dolor agudo puede provocar una postura anormal del cuello durante la cual la cabeza está desviada hacia un lado, esto se llama tortícolis. 

 

¿Cómo se consigue un diagnóstico adecuado? 

En la mayor parte de los casos, una cervicalgia puede ser diagnosticada mediante una exploración de la región cervical realizada por un especialista en Unidad del Dolor para valorar los movimientos del cuello (flexión, extensión, rotación y lateralización), buscar puntos dolorosos en los músculos mediante su palpación, explorar las articulaciones de la columna y los posibles atrapamientos o “pinzamientos” de los nervios cervicales. 

Las radiografías, escáner (TAC), resonancia (RNM) o análisis de sangre pueden ser necesarios para hacer un diagnóstico más preciso. 
 

¿Cómo se trata el dolor cervical? 

En una cervicalgia aguda de duración limitada se recomiendan los analgésicos, como el paracetamol, o antiinflamatorios, como el ibuprofeno, relajantes musculares. El uso de collarín se recomienda durante las primeras 24 - 48h para relajar la región dolorosa, pero no es recomendable prolongar su uso durante mucho tiempo. La terapia manual, por parte del rehabilitador o el fisioterapeuta, también es una alternativa. Realizar series de ejercicios de flexión, extensión y rotación del cuello, de manera suave y lenta, sin que produzcan dolor, varias veces al día 
Para problemas de mayor duración como por ejemplo, tres o más meses se recomienda un tratamiento rehabilitador con fisioterapeuta y un entrenamiento muscular. También existen otras técnicas analgésicas como el TENS (electroestimulación transcutánea), iontoforesis (introducir medicamentos analgésicos a través de la piel mediante corrientes eléctricas) y las infiltraciones en las articulaciones de la columna o en los músculos afectados.
 

¿Qué pronóstico tiene la cervicalgia?

Depende de la causa subyacente del dolor. El pronóstico es en general bueno si el paciente permanece activo y obtiene el tratamiento adecuado sin demora.

 

¿Qué puede hacer uno mismo si padece cervicalgia? 

Sea lo más activo posible. Intente ir a trabajar y continuar sus actividades diarias habituales, el reposo en cama no es necesario. Si se dispone de un collarín, no se debe usar más de uno o dos días. 

Recordar que el dolor cervical rara vez está originado por un problema de salud serio y la mayor parte de los casos desaparecerá en una semana. 
Si se tienen dolores en el cuello durante periodos más largos, es una buena idea consultar a su médico especialista.

Por Dr. Fernando Torre Mollinedo
Unidad del Dolor

El doctor Torre es experto en el tratamiento del dolor. Especialista en Anestesiología y Reanimación 1994. en la actualidad es el Jefe de la Unidad del Dolor en Quirón Bizkaia. Su gran especialidad es la Fibromialgia, un trastorno de cuyo tratamiento ha realizado varios estudios e investigaciones. Su prestigio no solo es nacional, puesto que ha participado en numerosos congresos en el extranjero.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes