¿Sabes cuál es la función de la glándula paratiroides?

Escrito por: Dr. Juan Jesús Herranz González-Botas
Publicado:
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

 

¿Qué son las glándulas paratiroides?

Son unas pequeñas estructuras glandulares, situadas en los extremos superior e inferior de cada uno de los lados del tiroides. Habitualmente son cuatro, del tamaño aproximado de una lenteja, de un color parduzco, y suelen estar rodeadas de grasa.

 

Su misión es la secreción de una hormona llamada paratohormona (PTH), encargada de mantener los niveles de calcio (aumentando los niveles de calcio en sangre y disminuyendo su depósito en el hueso). Si el calcio está elevado, normalmente hay un problema de paratiroides.

 

¿Por qué motivos puede requerir su extirpación?

La causa más frecuente de cirugía de las glándulas paratiroides es la secreción elevada de PTH, que provoca una elevación del calcio en sangre, conocido como hiperpartiroidismo primario. Esta elevación del calcio provoca la disminución de la masa ósea (osteoporosis), cólicos renales (litiasis renal), cansancio, depresión, entre otros síntoma.

 

La causa más frecuente de hiperparatiroidismos es la presencia de un adenoma paratifoideo. Un adenoma es el resultado del aumento de tamaño de una de las glándulas paratiroides, que de forma autónoma se pone a funcionar, sin responder a mecanismos de control habituales. Esto provoca aumento en los niveles de calcio en sangre, que puede no provocar síntoma alguno y ser un hallazgo casual en un análisis rutinario. Otras veces provoca síntomas como dolores óseos, cólicos de riñón, cansancio, depresión.

 

Otro tipo de hiperparatiroidismo, conocido como secundario, aparece en pacientes con patología renal crónica, pero es mucho menos frecuente. Se caracteriza por un aumento del tamaño de las cuatro glándulas paratiroides.

 

Cuando hay una sospecha de hiperparatiroidismo se procede a la exploración de las paratiroides para intentar identificar cuál es la glándula o glándulas afectas. En la cirugía de paratiroides hay un aforismo clásico que dice que “la mejor manera de encontrar una paratiroides es un cirujano que sepa encontrarla” (Doppman JL, 1986). Y esto es así en la mayoría de los casos, aunque hoy en día la utilización de las pruebas de imagen y la medicina nuclear (Figura 1) nos permite conocer la localización de la glándula afectada con un alto grado de certeza. Pero a pesar de estas técnicas de localización, al igual que sucede con la cirugía de la glándula tiroides, debe ser realizada por cirujanos expertos.

 

Figura 1: Ganmagrafía con Tc-sestamibi. Identificación de adenoma paratiroideo inferior derecho.

 

 

La presencia de carcinomas de paratiroides es muy poco frecuente, afectando aproximadamente al 1% del total de casos de hiperparatiroidismo. En estos casos es necesario realizar una resección más amplia de la lesión, incluyendo el hemitiroides del mismo lado.

 

¿Cómo se realiza el procedimiento?

La extirpación de la paratiroides requiere la exploración quirúrgica del cuello bajo anestesia general. Esta exploración puede realizarse mediante cirugía abierta o mediante cirugía mínimamente invasiva vídeo asistida (MIVAP). En cualquiera de los dos casos debe ser realizada por cirujanos expertos en estas técnicas. La razón es que la glándula afectada se identifica en el 95 % de las ocasiones (Figura 2). Pero a veces su identificación no es tan sencilla, sobre todo cuando la glándula afectada es una inferior, o si hay una glándula supernumeraria. En estos casos la glándula puede localizarse en la vaina carotídea, detrás del esófago, en la grasa que rodea el timo, o incluso en el pericardio, siendo necesaria una exploración quirúrgica meticulosa, extensa y delicada.

 

Figura 2. Adenoma paratiroideo inferior derecho

 

 

Para la exploración se realiza una pequeña incisión en la raíz del cuello y se separan los músculos que cubren el tiroides. Una vez identificado el tiroides, se diseca la cápsula que lo cubre y se liga la vena tiroidea media, lo que nos permite traccionar del lóbulo tiroideo para identificar el nervio recurrente y la arteria tiroidea inferior. Estas dos estructuras son la referencia para la búsqueda de las paratiroides en su posición habitual. Si conocemos la ubicación de glándula afectada vamos a buscarla en esa localización. Si se confirma la presencia de la glándula afectada se procede a realizar una extracción de sangre para medir el valor de PTH. Extraemos la glándula, con cuidado de no romperla y de no lesionar el nervio recurrente (Figura 2), y realizamos una nueva extracción de sangre para evaluar los niveles de PTH, a los 10 minutos de la extracción. Mientras realizan la medición de la PTH procedemos al estudio histológico de la glándula extirpada, confirmando que se trata de una paratiroides anómala.

 

Si los niveles de PTH post extracción disminuyen más del 50 % respecto a los pre extracción, se considera que la glándula extirpada era el problema y se da la intervención por finalizada. Cuando no es así, o cuando no hemos encontrado la glándula anómala en el sitio que esperábamos, es preciso explorar la totalidad de las glándulas hasta que se encuentre la causante del hiperparatiroidismo.

 

¿Cómo es el postoperatorio?

Tanto en la cirugía abierta como en la mínimamente invasiva el postoperatorio es llevadero. El alta suele darse en 24 horas y no precisa medicación específica a parte de un analgésico si se precisa.

 

Debe hacerse una determinación de calcio en sangre para confirmar que los niveles se mantienen en límites normales. La visualización de las cuerdas vocales, tanto antes como después es una exploración que debe realizarse siempre.

Por Dr. Juan Jesús Herranz González-Botas
Otorrinolaringología

El Dr. Herranz es licenciado en Medicina y Cirugía, especialista en Otorrinolaringología y Doctor en Medicina y Cirugía. Además, es profesor asociado de Ciencias de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela y ha sido autor de numerosas publicaciones y de varios libros sobre la especialidad.

En la actualidad es el Jefe de Sección del Servicio ORL del Hospital Juan Canalejo, La Coruña y pasa consulta en el Hospital Quirón de A Coruña.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.