Resultados del By-pass Gástrico contra la obesidad

Escrito por: Dr. Alfredo Alonso Poza
Publicado: | Actualizado: 16/04/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

El procedimiento del By-pass Gástrico es una técnica mixta de cirugía de la obesidad. Consiste en combinar un pequeño reservorio gástrico en la parte alta del estómago (técnica restrictiva) y unirlo al intestino delgado realizando una derivación de 1,5 metros (técnica malabsortiva), alterando así el proceso de la digestión y proporcionando al paciente una sensación de saciedad importante. La cirugía de By-pass gástrico obtiene muy buenos resultados, sobre todo en los pacientes con un Índice de Masa Corporal (IMC) entre 45 y 55.

 

Tras esta operación de la obesidad, el paciente se siente lleno y sin hambre con mucho menos alimento, de forma que se consigue una enorme pérdida de peso por la drástica reducción en la cantidad de alimento ingerido y además por la peor absorción que se da al llegar la comida al intestino delgado sin pasar por el duodeno.

 

Dieta tras el By-pass Gástrico

Tras someterse a un By-pass gástrico, es necesario reducir la ingesta de calorías a un máximo de 1000-1200 calorías diarias para optimizar los resultados. La intervención quirúrgica del By-pass reduce el tamaño del estómago del paciente, de modo que se facilita enormemente la reducción de alimento.

obesidad

Éstas son las normas generales que deberá seguir durante el periodo postoperatorio:

  • Seguir siempre las recomendaciones dietéticas de la Unidad de Nutrición o el cirujano. Normalmente la nueva cantidad de comida equivaldrá a la mitad o a la tercera parte de una ración normal.
  • Coger el hábito de hacer 5 o 6 comidas al día con poca cantidad de alimento.
  • Al igual que la gastrectomía tubular, con el By-pass gástrico durante la primera quincena en casa debe establecerse una dieta líquida a base de caldos, infusiones y agua. Durante esta diera líquida debe evitar los lácteos y las bebidas con gas. También conviene sustituir el azúcar por otros edulcorantes como la panela o el jarabe de arce.
  • Al llegar a la segunda quincena se puede iniciar la dieta en purés. Se requiere paciencia durante todo este proceso, pues el tubo digestivo está todavía en fase de adaptación.
  • Será a partir de la cuarta semana tras la operación cuando podrá comenzar a ingerir dieta blanda bien triturada, y como hasta ahora, en pequeñas cantidades.
  • A partir de la sexta semana se inicia la dieta por fases que prescribe el cirujano, y generalmente se basa en evitar las grasas, los embutidos, los fritos, los dulces, el pan , la patata, la pizza y la pasta, los refrescos, los helados y las bebidas alcohólicas.
  • Desde el tercer mes en adelante, se inicia una etapa de variar los alimentos para encontrar aquellos que se toleren mejor. En el mejor de los casos el paciente podrá comer de casi todo en pequeñas cantidades, pero en los casos peores algunos alimentos le pueden provocar náuseas y vómitos.

 

Alimentos recomendados tras un By-pass

  • El pollo, pavo, pescado blanco y la carne magra son una gran fuente de proteínas, así como la leche y los huevos (origen animal). La mejor forma de cocinar estos alimentos es a la plancha o al vapor. Los pacientes que no toleran estos alimentos para mantener un valor adecuado de proteínas pueden recurrir a la soja, que son proteínas de origen vegetal.
  • Las legumbres son muy saludables en la dieta, pero pueden provocar gases y digestiones pesadas.
  • La intervención puede provocar estreñimiento, así que para prevenirlo conviene tomar muchos líquidos, verduras diuréticas y fruta como las ciruelas pasas, kiwis, peras y naranjas.
  • La intervención también puede producir falta de calcio. Para prevenirlo el paciente puede recurrir a tomar leche desnatada, yogures y queso fresco. Es especialmente recomendable la leche desnatada enriquecida con calcio.
  • El paso fundamental durante toda la dieta es comer pequeñas cantidades y masticar muy bien. En caso de que alguna comida siente mal al paciente,deberá esperar al menos seis semanas antes de volverla a repetir para comprobar si ya la tolera.

 

Recuperación tras la cirugía de la obesidad

Tras el alta hospitalaria es necesario que el paciente intervenido por un By-pass Gástrico realice una serie de medidas para aliviar molestias, proteger el estómago y evitar coágulos en la sangre. Caminar un poco cada día ayudará a una mejor recuperación, mientras la higiene diaria de las heridas deberá realizarse en la ducha con agua y jabón neutro, sin frotar y dejándolas al aire para evitar que se infecten.

 

El tipo de operación contra la obesidad puede provocar déficit de hierro, calcio y vitaminas. Un grupo multidisciplinar con nutricionistas deberá aconsejar al paciente en su alimentación y suplementos vitamínicos necesarios. Normalmente deberá tomar hierro (sobretodo en los casos de mujeres en edad fértil), calcio (sobre todo en pacientes mayores de 40 años) y algunos suplementos vitamínicos, pero mediante una dieta variada ingerirá la mayoría de los minerales y vitaminas necesarios para el organismo.

 

Para más información consulte con el especialista en Cirugía General.

 

Por Dr. Alfredo Alonso Poza
Cirugía general

El Dr. Alonso Poza es un destacado Cirujano General. Es Doctor Cum Laude, especialista en Cirugía Laparoscópica, Colorrectal y de la Obesidad. Desde 2007 es el Jefe del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital del Sureste de Madrid en Arganda del Rey. Es autor de numerosos artículos de la especialidad para revistas de ámbito nacional e internacional. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.