Procedimiento y postoperatorio en la operación de Ligamento Cruzado Anterior

Escrito por: Dr. Josep Planas de Martí
Publicado: | Actualizado: 21/04/2018
Editado por: Top Doctors®

El Ligamento Cruzado Anterior roto no se regenera por sí mismo, se deshace como el trenzado de una cuerda y debe sustituirse por un injerto.

El injerto que se implanta adopta las mismas características que el resto de ligamentos a partir del quinto o sexto mes de la intervención.

 

Tipos de injerto de ligamento

En los injertos obtenidos de la misma rodilla lesionada del propio paciente se pueden diferenciar tres tipos:

  • Tendones isquiotibiales: son obtenidos de los tendones de la conocida como “pata de ganso”, preparados en forma de haz cuádruple. La incisión necesaria en la piel para la recolección es de 2 cm.
  • Tendón rotuliano: se obtiene del extremo inferior de la rótula, tercio central tendón rotuliano y tercio inserción distal óseo. Esta zona se regenera completamente pasado un año. La incisión en piel para recogerlo es de 4cm.
  • Tendón cuadricipital: se obtiene del extremo superior de la rótula y tercio central tendón cuadricipital, zona que se regenera por completo y al año presenta las mismas características que presentaba anteriormente. La incisión en piel para recogerlo es de 3,5cm

También pueden implantarse injertos de banco de tejidos, en estos casos no se precisa incisión accesoria para obtener injerto. La elección entre uno u otro tipo de injerto se basa principalmente en el tipo de lesión y las características del paciente.

ligamento cruzado anterior

 

Operación de Ligamento Cruzado Anterior con Artroscopia

La operación de Ligamento Cruzado Anterior se realiza mediante artroscopia: con esta técnica solo se precisan dos o tres incisiones de 0,5 cm. en la rodilla para así implantar el injerto anatómicamente, que se introduce a través de un túnel practicado en la tibia y otro en el fémur.

Desde que se implanta el injerto hasta que se une al hueso trascurren varias semanas, así que el injerto debe fijarse al hueso como mínimo hasta que se integre al mismo. Según el tipo de paciente y la técnica empleada se puede utilizar para la fijación tornillos bioabsorbibles, un pequeño botón de titanio u otros sistemas de fijación.

Debe fijarse con una tensión específica y con la rodilla en una determinada posición. Una tensión baja del injerto implantado resulta en un LCA débil e insuficiente, que probablemente precisará una cirugía de revisión.

 

Postoperatorio de la operación de Ligamento Cruzado Anterior

Tras la intervención, la extremidad intervenida se inmoviliza con un pequeño vendaje elástico, puede apoyar por completo la extremidad, pero hasta el día siguiente no empezará a doblar y estirar la rodilla.

El paciente bajo prescripción del traumatólogo necesitará dos bastones o muletas durante dos o tres semanas, después uno solo a partir de la tercera semana.

Por último, también puede precisar rodillera estabilizadora de rodilla, principalmente para caminar durante las tres primeras semanas.

 

Rehabilitación tras la rotura de Ligamento Cruzado Anterior

La Rehabilitación es un factor fundamental en la recuperación del paciente tras la intervención de LCA. Se empieza al día siguiente de la intervención, siempre asistido por un Fisioterapeuta, donde el paciente realizará ejercicios para fortalecer la musculatura del muslo y la pantorrilla:

  1. Durante los primeros días el objetivo es extender la rodilla por completo y flexionarla más de 90º.
  2. El siguiente paso es la Fisioterapia asistida en un Centro de Rehabilitación próximo al domicilio del paciente o a su lugar de trabajo.
  3. Al mes de la operación puede iniciar deportes como bicicleta y natación.
  4. A los dos meses ya se puede practicar jogging.
  5. Transcurren unos 5 o 6 meses hasta que el injerto implantado adopta las mismas características que los ligamento, así que no se pueden reanudar actividades deportivas de impacto con deceleraciones como el tenis, fútbol, esquí o la danza hasta entonces.

 

Lesiones del Ligamento Cruzado Anterior con cartílago de crecimiento

Tradicionalmente las lesiones del LCA en niños y adolescentes han sido por fractura-arrancamiento de la espina tibial, que se trata con cirugía artroscópica.

La reconstrucción del LCA se realiza mediante la misma técnica que en el adulto pero se utilizan otros métodos de fijación del injerto tendinoso que salvan el cartílago de crecimiento; y los túneles son de diámetro inferior, con lo que no se alteran las propiedades fisiológicas y mecánicas del cartílago de crecimiento.

ligamento cruzado anterior cartilago

Por Dr. Josep Planas de Martí
Traumatología

Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica, el Dr. Planas de Martí está especializado en patologías de la rodilla y cuenta con más de 20 años de experiencia. Actualmente ejerce en el Centro Médico Teknon de Barcelona y en el Hospital Sant Joan Despí Moisès Broggi. Obtuvo la especialidad en el Servicio de Cirugía Ortopédica del Hospital Dos de Mayo de Barcelona y la completó en la prestigiosa Clínica Mayo de Rochester en Minnesota, Estados Unidos; donde, en la actualidad, realiza estancias periódicas. Ha ejercido como docente en la Universidad Ramon Llull de Barcelona. Es autor de numerosas publicaciones en revistas científicas y miembro de diversos comités científicos y sociedades médicas.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.