Pérdida de visión por neuritis óptica

Escrito por: Dra. Lorena Castillo Campillo
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

 

Qué es la neuritis óptica

La neuritis óptica es la inflamación del nervio óptico, que puede estar en la parte delantera del nervio conocida como papilitis o en la parte trasera, la neuritis óptica retrobulbar. Es la enfermedad del nervio óptico que más causa pérdida brusca de visión en pacientes jóvenes.

 

El nervio óptico, transmisor de información

El nervio óptico es la estructura encargada de llevar la información desde los ojos, que reciben la luz de los objetos y la transforman en impulsos nerviosos, hasta el cerebro el cual procesará esta información y la interpretará como imágenes. Al contrario de lo que se suele creer, con lo que realmente vemos no es con los ojos, sino con el cerebro. Un ejemplo comparable es el cable USB que transfiere la información desde una cámara digital (que equivaldría al ojo) hasta un ordenador (que equivaldría al cerebro).

 

Causas de la neuritis óptica

No se conoce con detalle por qué se produce esta enfermedad del nervio óptico. En su forma más frecuente, la neuritis óptica desmielinizante, sucede que la vaina de mielina, la capa que rodea a las neuronas que forman el nervio óptico, es atacada por el propio sistema inmunitario del paciente constituyendo una enfermedad autoinmune.
Es probable que para que el episodio de neuritis óptica haya ocurrido se hayan combinado una serie de factores. Puede ser que una infección vírica que pudo haber ocurrido hace años haya afectado alterado alguna reacción del sistema inmunitario.
La inflamación del nervio óptico puede ocurrir también de manera aislada sin asociarse a una enfermedad más generalizada. En este caso se trata de neuritis idiopática o de causa desconocida.
También puede formar parte de alguna enfermedad que ha inflamado otros lugares del cuerpo como la esclerosis múltiple, la sífilis, la neuromielitis óptica, el lupus eritematoso sistémico, la granulomatosis de Wegener, o la tuberculosis entre otras.

 

Síntomas de la neuritis óptica

Si la vaina de mielina queda dañada, la señal que transmite el nervio óptico del ojo al cerebro viajará más lentamente y con menor resolución.

Así, el principal síntoma de la neuritis óptica es la pérdida de visión: se experimenta visión borrosa, visión oscurecida, como si faltara un trozo de visión en el centro o por los lados o con una mancha fija en el campo visual. Esta pérdida de visión ocurre de manera rápida y no mejora con gafas.
Otros síntomas comunes son dolor en el ojo o detrás del mismo, sobre todo al moverlo, visión atenuada de los colores y la aparición de destellos luminosos.
Algunos pacientes incluso notan visión borrosa u oscurecida durante unos minutos o incluso una hora cuando hace mucho calor o tras hacer ejercicio o ducharse con agua caliente: se trata del fenómeno de Uhtoff.

 

Diagnóstico de la neuritis óptica

El diagnóstico de esta patología puede resultar complicado, ya que el ojo puede tener una apariencia normal. Por esta razón es fundamental tener en cuenta los síntomas del paciente su progresión desde que comenzaron, así como todas las enfermedades pasadas y otros datos de su historia clínica como la dieta, consumo de tóxicos, mascotas, etc. que puedan tener relevancia sobre el problema actual.
El especialista en Oftalmología realizará una exploración neuroftalmológica y con todos los datos obtenidos valorará qué exploraciones complementarias se requieren para completar el estudio. Habitualmente estas pruebas incluyen tests oftalmológicos como la campimetría, y no oftalmológicos como la resonancia craneal. El diagnóstico de la neuritis óptica es, inicialmente un diagnóstico de sospecha, que se confirmará con evolución de los síntomas y los hallazgos en las exploraciones.

 

Tratamiento de la neuritis óptica

Afortunadamente, en la gran mayoría de pacientes la visión mejora considerablemente, se realice o no un tratamiento. En los casos de neuritis óptica típica el tratamiento con corticoides acelera la recuperación, pero la visión final que quedará será la misma tanto si se administran corticoides como si no. Por tanto, los corticoides hacen que el nervio se desinflame más rápido, pero la visión llegará al mismo punto. Los casos de neuritis óptica atípica pueden necesitar un tratamiento con altas dosis de corticoides, antibióticos u otros fármacos, en función de cada caso.

 

Por Dra. Lorena Castillo Campillo
Oftalmología

La Dra. Castillo es una prestigiosa experta en el tratamiento de neuritis óptica y de nistagmus o movimiento ocular incontrolado, reúne diez años desarrollando su trayectoria profesional como oftalmóloga. Actual Responsable de Docencia del Institut Català de la Retina, ámbito en el cual tiene una amplia experiencia. Colaboradora en tres capítulos de libros y autora de de cinco publicaciones en revistas científicas nacionales e internacionales.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.