Las mamas tuberosas

Escrito por: Dr. Juan Antonio Mira González
Publicado: | Actualizado: 21/04/2018
Editado por: Top Doctors®

¿Las mamas tuberosas son una patología hereditaria, qué incidencia tiene la genética?

La mama tuberosa no es una patología, es sencillamente una alteración de la forma. La incidencia de la herencia es bien poca; esta misma mañana he leído hasta 19 trabajos sobre mamas tuberosas en familias y no hay ninguna relación. Solamente había un caso de dos hermanas que ambas tenían mama tuberosa. Las demás - madres, hermanas...- tenían mamas diferentes. Por lo tanto podemos afirmar con toda propiedad que la mama tuberosa no es hereditaria.

¿Qué particularidades anatómicas permiten identificar una mama tuberosa (piel, forma, alteraciones internas...)?

La mama tuberosa es muy fácil de diagnosticar. Tiene forma de tubo, por eso se llama tuberosa. Tiene además unas características peculiares; las areolas suelen ser más grandes, el pezón suele estar descendido, el tejido areolar es denso y el volumen no es normalmente muy grande, son más bien pequeñas. Por eso, a la hora de corregirlas, tendremos que modelar, hacer sitio y después poner la prótesis.

 

La mama tuberosa es muy fácil de diagnosticar

 

¿La intervención quirúrgica es dolorosa y tiene riesgos para las pacientes?

No. La intervención normalmente no tiene más molestias que una intervención menor.  El riesgo es estético, es decir, que para operarse de una mama tuberosa hay que ponerse en muy buenas manos.

¿La intervención es siempre por motivos estéticos o también por motivos médi-cos?

Normalmente es siempre por motivos estéticos. No se ha encontrado ninguna relación entre algún tipo de patología con la mama tuberosa.

Existen varios grados de deformidad en las mamas tuberosas, ¿el tratamiento va-ría en función del grado de deformidad?

Grados hay tantos como pacientes porque cada mama tuberosa es distinta. La experiencia me ha hecho saber que hay que adaptar la intervención exclusivamente a la paciente que estamos tratando. Normalmente no quitamos nada, es decir, aunque la areola sea grande solemos dejarla así. Hacemos una incisión en la propia areola, llegamos detrás de la glándula y relajamos la cápsula que es responsable de que la ma-ma esté constreñida y sea tuberosa. Con esta relajación todo el pecho cede y ya podemos poner un implante con lo cual corregimos a la vez las dos cosas, la forma y el volumen.

Por Dr. Juan Antonio Mira González
Cirugía plástica, estética y reparadora

Tras más de 30 años de experiencia y 15.000 casos tratados, es uno de los cirujanos más reputados. Tiene una amplia formación, con más de 80 diplomas en universidades de todo el mundo, que lo mantiene al día de los últimos avances en cirugía estética. Además, colabora intensamente en programas internacionales de investigación, docencia y ayuda humanitaria.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.