FIV: ¿cuántos intentos son recomendables?

Escrito por: Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta
Publicado:
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

La fecundación in vitro (FIV) es el tratamiento en Reproducción Asistida que mejores resultados ofrece, utilizando los óvulos de la propia paciente. Sin embargo, esto no quiere decir que se consiga embarazo a la primera.

 

Tasa de embarazo de la FIV

La tasa de embarazo por intento dependerá de la edad de la mujer, pero ronda el 40%, por lo que es normal tener que repetir el proceso. El número de intentos que normalmente se recomienda es de 3, ya que, tras este número de FIVs, el 85% de las parejas consiguen embarazo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen parámetros personales de cada pareja o mujer que pueden hacer que esta recomendación se altere, aconsejando realizar más o menos ciclos de FIV antes de pasar a tratamientos alternativos como la donación de óvulos:

 

  • Edad de la paciente: la calidad de los ovocitos empeora conforme avanza la edad. En pacientes de más de 40 años se estima que en torno al 80% de los embriones conseguidos con sus óvulos pueden tener alteraciones cromosómicas y, por lo tanto, no darán lugar a un embarazo a término. Es necesario tener 9 o 10 embriones evolutivos para que uno de ellos produzca un embarazo. Esto nos podría conducir a realizar más intentos de FIV, pero el paso del tiempo en realizarlos juega en contra de conseguir embarazo. Lamentablemente, en estas pacientes es frecuente recomendar el paso a la ovodonación antes que en pacientes más jóvenes.

 

mama ybebe
La calidad de los ovocitos empeora conforme avanza la edad.

 

  • Reserva ovocitaria y respuesta a tratamientos previos: la probabilidad de embarazo con FIV está vinculada a la reserva de óvulos de la mujer. En pacientes con muy baja reserva ovocitaria y/o que hayan respondido con un número muy bajo de folículos y ovocitos a la estimulación ovárica, la probabilidad de embarazo por ciclo será menor de la normal. En estos casos se obtiene un número bajo de embriones entre los que escoger el mejor para transferir, limitando así la probabilidad de embarazo. En ocasiones, si la mujer con baja reserva es joven puede tener una buena calidad ovocitaria y embrionaria, así como un mejor pronóstico del habitual en mujeres de baja reserva. En estos casos, puede merecer la pena insistir en la repetición de ciclos de FIV.
  • Calidad embrionaria en tratamientos previos: la evolución de los embriones durante el cultivo y su calidad morfológica nos dan información sobre la calidad de los gametos (ovocito y espermatozoide) de los que proceden. El ovocito juega un papel crucial durante los 3 primeros días del desarrollo del embrión, mientras que la calidad espermática puede reflejarse a partir del 4º día de desarrollo embrionario. Es posible, por lo tanto, que tras un FIV con cultivo largo embrionario a blastocisto podamos evaluar la conveniencia de cambiar los óvulos o espermatozoides en futuros ciclos y mejorar así el pronóstico de embarazo, sin haber llegado a realizar los 3 ciclos de FIV habituales.
  • Anomalías cromosómicas en los embriones: en los casos en los que se haya hecho diagnóstico genético preimplantaciónal (DGP) en los embriones de ciclos previos el porcentaje de embriones con alteraciones cromosómicas obtenidos nos dará una idea de qué puede volver a ocurrir si repetimos otro ciclo de FIV.
  • Deseo de los pacientes: aunque la nombre en último lugar, probablemente sea la más importante. Dar el paso de FIV a ovodonación no implica únicamente cambiar el tipo de tratamiento, sino renunciar a la genética de la mujer y esto tiene grandísimas implicaciones desde el punto de vista emocional. No todas las pacientes ni parejas están preparadas para dar este paso en el mismo momento. Por este motivo, es fundamental que los médicos demos una información objetiva a la pareja sobre su pronóstico y probabilidad de embarazo con cada uno de los tratamientos para que ellos puedan tomar la decisión más apropiada para ellos.

 

En URH García del Real individualizamos la recomendación para cada paciente o pareja. En nuestras sesiones clínicas diarias analizamos cada ciclo de FIV realizado. La revisión desde un punto de vista clínico y del laboratorio nos permite valorar el resultado de cada fase del tratamiento y así poder transmitir a los pacientes esta información junto con nuestra recomendación sobre los siguientes pasos o tratamientos a seguir.

 

Estamos convencidos de que este análisis detallado y personalizado contribuye a poder ofrecer unas altas tasas de éxito, que se encuentran por encima de la media europea y española.

Por Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta
Reproducción asistida

Dirige la Unidad de Reproducción Asistida de URH García del Real. Cuenta con más de 20 años de experiencia en el campo de la Reproducción Asistida. Es, además, Doctora por la Universidad de Oxford con un trabajo sobre endometriosis. Tiene diversas publicaciones y conferencias sobre Reproducción Asistida, especialmente sobre endometriosis, protocolos de estimulación ovárica, prevención de embarazo múltiple, transferencia embrionaria en blastocistos y el impacto de las técnicas de Reproducción Asistida sobre la salud de los niños nacidos de las mismas.

Es miembro del Grupo de Interés de Salud Embrionaria de la Sociedad Española de Fertilidad desde el 2005.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes