Síndrome de Diógenes emocional

Escrito por: Cristina Bushell Gómez
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

“Recuerdos agridulces o dolientes, imágenes mentales que hacen que nos avergoncemos, aspiraciones abandonadas, relaciones fallidas… Son cosas que poco a poco vamos acumulando y cargamos en nuestras espaldas, y por algún motivo extraño nos negamos a olvidar y hasta sacamos en alguna ocasión por simple masoquismo…” Valeria al desnudo, Elisabet Benavent.

 

Leyendo este libro se me ocurrió leer y profundizar sobre este concepto tan familiar y a la vez tan desconocido.

 

En algunas ocasiones, aparece en las noticias alguna información sobre algún caso de Diógenes extremo, en el que se han encontrado toneladas y toneladas de basura y de objetos totalmente inservibles en el domicilio de algún anciano tras su muerte. La diferencia entre una persona que padece un trastorno de conducta y una persona “sana” es que ante la misma visión de una habitación con basura hasta el techo, la persona afectada por el Síndrome de Diógenes verá su casa completamente normal, mientras que la otra persona comenzará rápidamente su limpieza.

 

El Síndrome de Diógenes afecta a un porcentaje bajo de la población, aunque a nivel emocional afecta casi a la parte complementaria sin ser consciente de ello. ¿Cuántos de nosotros hemos guardado alguna vez una entrada de cine, un tiquet de una cena o algún recuerdo que compartimos con una persona que lo hacía especial? O sin guardar algo físico: ¿hemos rememorado algún recuerdo placentero —o no— y hemos disfrutado o nos hemos fustigado por ello?

 

Estos objetos o vivencias, que en principio son insignificantes, los almacenamos poco a poco, y algún día que nos sentimos melancólicos los sacamos y desempolvamos recuerdos. Un primer beso, una primera caricia, la primera ruptura, las primeras lágrimas de amor… Una larga retahíla de emociones y sensaciones que pueden consolarnos o hacernos mucho daño.

 

Hombre pensando en Síndrome de Diógenes Emocional by TopDoctors
El Síndrome de Diógenes emocional consiste en la acumulación de vivencias y/o recuerdos en nuestra mente

 

En nuestro día a día lo tenemos todo bastante organizado: tallas, agendas, horarios, listas de la compra… Nunca nos quedaríamos una camisa de la talla 38 cuando usamos una 44, no lavaríamos los platos en la bañera y tampoco llenaríamos los cajones de los armarios con bombillas fundidas. En estos temas, aprendemos rápido como funciona, lo que sirve y lo que no.

 

Si es así… ¿Por qué nos cuesta tanto aplicarlo en otros ámbitos? ¿Por qué es más difícil discriminar aquello importante y lo que no es importante en nuestra vida como hacemos con el correo electrónico? ¿Cómo nos curamos de la tendencia por acapararlo todo en nuestra mente?

 

De vez en cuando, deberíamos poder limpiar nuestra mente, abrirnos y vaciarnos por completo como los cajones de la cocina o limpiar bajo la alfombra. Un día, sin más, eliminarlo todo: esto no me sirve, esto no me queda bien, esto no me acordaba de que lo tenía, lo rescato…

 

Y así, sencillamente, deshacernos de todo lo malo, recuperar y guardar lo bueno y tener a mano lo mejor, para que no se nos olvide.

 

A veces tenemos que aprender a no olvidar. Hay que saber seleccionar los recuerdos y despedirnos de los que no nos resultan útiles y acaban por frenarnos.

 

Limpia alguna vez tu memoria. Inténtalo. Guarda lo bueno, las enseñanzas de la vida como algo útil y a tener en cuenta y no como dañino, Olvida lo que te causa dolor en el alma, y deja espacio para acumular nuevas experiencias y recuerdos… Así volverás a vivir con intensidad.

 

Para más información, consulta con un especialista en Psicología.

 

La vida nunca dejará de enseñarte mientras quieras seguir aprendiendo” (Anónimo)

Por Cristina Bushell Gómez
Psicología

Cristina Bushell es una destacada psicóloga, licenciada por la Universidad Pontificia de Comilla y especializada en el ámbito clínico y empresarial. Cuenta con múltiples másteres, en psicología clínica y terapia familiar, entre otros.

Con más de una década de experiencia ha trabajado en diversos centros como psicóloga, formadora y coach, además de responsable de recursos humanos. También ha sido formadora en diversos talleres, para colegios y empresas, como Coca-Cola.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..