Consejos para afrontar la ansiedad (I)

Escrito por: Dr. Jordi Blanch Andreu
Publicado: | Actualizado: 02/11/2018
Editado por: Top Doctors®

El Dr. Jordi Blanch Andreu es reputado psiquiatra con una larga trayectoria en el ámbito de la Salud Mental. En 2015 se le concedió el Premio a la Excelencia Profesional en Salud Mental, otorgado por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona.

 

¿Cómo podemos reconocer un problema de ansiedad y cómo afrontarla?

La ansiedad es un trastorno psiquiátrico que a menudo se caracteriza más por síntomas físicos que por síntomas emocionales o propiamente psicológicos, por lo tanto, a veces la aparición o la presentación de la ansiedad suele ser más en forma de molestias físicas. A veces es cansancio, pueden ser dolores musculares, pueden ser también síntomas que tienen que ver con algunos órganos, por ejemplo, palpitaciones, molestias digestivas, sudoración, también a veces pueden ser síntomas que hacen pensar en dificultades en cuanto al rendimiento cognitivo, con falta de concentración. Pero en general las personas suelen consultar antes a un especialista no psiquiatra que a un psiquiatra o el psicólogo. A veces el psicólogo el psiquiatra, suele ser un poco el recurso al que de alguna manera las personas acuden más en segundo o tercer lugar.

 

Por tanto, es importante que cuando hay un una serie de síntomas, sobretodo de este tipo, cuando hay síntomas que tienen que ver con problemas de sensación de respirar, falta respirar o palpitaciones o los síntomas que tenemos cuando tenemos una situación que nos preocupa o una situación que nos asusta ese tipo de síntomas que pueden ser, insisto, muy físicos pueden ser habitualmente síntomas primarios de ansiedad. Con lo cual, lo primero evidentemente, consultar al médico que tenemos más cerca, al médico de atención primaria y este médico, generalmente por su experiencia, ya puede descartar algunas enfermedades médicas y en todo caso derivar a psicología o psiquiatría si lo cree conveniente.

 

Algunos médicos de atención primaria ya tienen una experiencia como para tratar, o sea diagnosticar y tratar también la ansiedad con lo cual a veces no será necesario la derivación a la psicología o a psiquiatría. Pero evidentemente, el especialista en la persona, el médico que trata mejor este tipo de problemas ese es el psiquiatra y al psicólogo, por lo tanto, a veces si tenemos una sospecha de tener un trastorno de ansiedad, también puede ser posible acudir directamente un psicólogo o a un psiquiatra para que nos verifique o nos confirme el diagnóstico.

Hay determinadas situaciones que nos pueden generar una respuesta en forma de ansiedad
 

 

¿Cuáles son los síntomas físicos y mentales de la ansiedad?

La ansiedad se caracteriza por una serie de síntomas que pueden ser tanto físicos como también emocionales. Básicamente se agrupan en tres síntomas motores:

  • sensación de cansancio,
  • dolores musculares sobre todo en brazos y en parte superior de las piernas,
  • también hay personas que tienen cierta inquietud, no son capaces de estar sentadas mucho rato, se tienen que levantar, se tienen que mover; también, sobre todo hay personas que sufren una serie de dolores de cabeza, de cefaleas, que tienen un predominio sobre todo en el cuello, en la nuca y que luego se extiende hacia la parte frontal.

Este tipo de cefaleas, de dolor de cabeza, también tienen un origen muscular debido a una tensión muscular. Este sería el grupo de síntomas motores de la ansiedad, son bastante habituales a veces pueden pasar desapercibidos o se atribuyen a veces simplemente a un agotamiento físico, un exceso de trabajo, exceso de movimiento o a veces por haber hecho un mal gesto, un golpe, etcétera.

 

Pero pueden ser sutiles y pueden ser bastante molestos sobretodo cuando ya llevan muchos años de evolución y realmente pueden limitar el funcionamiento de la persona. El otro gran grupo de síntomas físicos de la ansiedad son los síntomas vegetativos que afectan sobre todo lo que son los órganos internos es decir, alteraciones en la frecuencia cardíaca en forma de palpitaciones, dificultad a veces para respirar o sensación que se tiene a veces para respirar correctamente. Hay personas que también tienen molestias digestivas, su sistema digestivo puede estar alterado y tener tanto alteraciones en forma de estreñimiento como también descomposición o diarreas, también otras personas que sobre todo tienen sensación de cambios de temperatura, otras personas también pueden tener a veces sensación de tener un cuerpo extraño en el cuello, que les dificulte el deglutir y tenga una molestia en el cuello, que puedan pensar que tienen alguna cosa que no pueden tragar o que les molesta.

 

Estos son a grandes rasgos los síntomas propiamente físicos vegetativos de la ansiedad y luego el tercer gran grupo de síntomas que son realmente más emocionales o más cognitivos de la ansiedad se caracterizan sobretodo por un aumento de la respuesta alarma que tiene la persona, la persona está más sensible en general ante los ruidos, los estímulos, también está más sensible emocionalmente, cualquier cosa le molesta, cualquier cosa le irrita, cualquier cosa le hace llorar; a veces estamos viendo una película, estamos leyendo una noticia en los periódicos o incluso en un libro y enseguida nos afecta emocionalmente y lloramos con facilidad, es decir el llanto fácil, cualquier cosa que pueda tener un cierto estímulo emocional enseguida nos emociona en el sentido de que nos hace llorar con mucha facilidad. Otros síntomas cognitivos y emocionales de la ansiedad también son los que tienen que ver con el rendimiento cognitivo en forma de, por ejemplo, dificultad para concentrarnos, dificultad para mantener la atención.

 

Algunas personas lo confunden con problemas de memoria, cuando en realidad lo que ocurre es que la persona tiene dificultad para retener la información, tiene dificultad para atender, para estar atento y, realmente, si no estamos atentos o tenemos dificultad para atender esto luego repercute en que no tenemos capacidad para recordar lo que hemos tenido que registrar, si yo no estoy atento ante un acontecimiento, o no estoy atento a una información que se me está dando, luego, evidentemente no la voy a poder recuperar, pero no es tanto un problema de memoria sino que es más un problema de atención y eso es muy habitual en la ansiedad. Aparte las personas con ansiedad, también dentro del grupo de los síntomas más cognitivo y emocionales, sobre todo sufren problemas de dormir, problemas de insomnio, el insomnio habitual es un insomnio de conciliación, las personas con ansiedad tienen dificultades para para coger el sueño necesitan a veces pastillas para dormir y eso también es bastante frecuente en las personas que tienen ansiedad.

 

¿Qué situaciones pueden derivar en ansiedad?

Hay determinadas situaciones que nos pueden generar una respuesta en forma de ansiedad. La ansiedad es una respuesta fisiológica, es una respuesta normal del organismo, bastante habitual. Todas las personas han sufrido o sufren en algún momento de su vida alguna reacción en forma de sintomatología ansiosa: cualquier cosa que nos preocupe, que nos asuste, que nos emocione, que genere un estímulo psicológico, puede generar sintomatología ansiosa y esta reacción es igual de normal y fisiológica como puede ser una reacción en forma de apetito cuando tenemos hambre o la reacción de deseo sexual.

 

Por tanto, todas las personas han sufrido en algún momento de su vida una reacción en forma de ansiedad; explicar la ansiedad es fácil porque, evidentemente, no hay nadie que no haya tenido alguna vez en su vida algunos síntomas de ansiedad. Sobre todo hay situaciones que nosotros interpretamos como situaciones impactantes, no la situación en sí, sino la forma como nosotros percibimos la situación hace que reaccionemos en forma de ansiedad, puede ser un estímulo totalmente neutro, un estímulo que para una persona no le generará ningún tipo de reacción emocional pero para otras personas, sí.

 

Cualquier situación, insisto, que nos preocupe, que genere o nos movilice a nivel emocional psicológico puede generar sintomatología ansiosa. Hay ejemplos, situaciones muy evidentes, muy fáciles de reconocer como por ejemplo situaciones en las que se nos exige un rendimiento como puede ser un examen, donde realmente ante la posibilidad de poder fracasar nos activamos y el miedo al fracaso hace que tengamos esta ansiedad, pero también una situación de peligro, una situación de alarma, sobretodo de peligro vital o de alarma o situaciones en las que pueda afectarse otras personas a las que queremos: un accidente que pueda tener un familiar querido, eso hace que nosotros reaccionemos en forma de ansiedad.

 

Esta reacción, insisto, es una reacción fisiológica, es una reacción totalmente instintiva, no suele haber una voluntariedad y, en muchos casos, a veces no es muy congruente con el estímulo en sí: es decir, síntomas físicos, por ejemplo, que son muy habituales en la ansiedad, no suelen tener mucho sentido cuando la amenaza que tenemos es un examen, por ejemplo. Sí que tendrían sentido si estos síntomas físicos, como por ejemplo las palpitaciones y otro síntomas de este estilo, aparecieran cuando el estímulo o la amenaza es una amenaza vital, por ejemplo una amenaza de una persona que me quiere atacar o un tipo de estímulos de este estilo, ahí sí que una reacción física tendría sentido.

 

Desgraciadamente, en muchos casos, la ansiedad es una respuesta inadecuada al estímulo que la genera y a veces justamente el tipo de reacción no es útil, es un tipo de reacción que a veces nos genera más malestar que beneficio en el sentido de mejorar esa situación ante el estímulo que nos la genera. Por tanto, suele ser habitual que la ansiedad en exceso y en situaciones determinadas pueda considerarse patológica, enfermiza.

Haciendo click aquí podrás leer la segunda parte de este artículo.

Por Dr. Jordi Blanch Andreu
Psiquiatría

El Dr. Jordi Blanch Andreu es reputado psiquiatra con una larga trayectoria en el ámbito de la Salud Mental. En 2015 se le concedió el Premio a la Excelencia Profesional en Salud Mental, otorgado por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona. Entre algunos de los cargos que ostenta se encuentra ser Jefe de Sección en el Servicio de Psiquiatría Intrahospitalaria del Hospital Clínic de Barcelona, ser Coordinador Médico de Numancia Salud Mental, Parc Sanitari Sant Joan de Déu y Codirector del centro Auris Internacional.

Es experto en trastornos depresivos y de ansiedad, trastornos emocionales en pacientes con comorbilidad médica, trastornos de personalidad y patología psiquiátrica y psicológica asociada a la infección por el virus de la inmunodeficioencia humana (VIH), así como otras enfermedades médicas graves (cáncer, enfermedades hematológicas, trasplantes de médula y órganos sólidos, etcétera).

En el centro Auris Internacional ejerce su práctica privada y allí forma equipo con la psicóloga clínica Esther Galindo Arlándiz para poder ofrecer un abordaje conjunto de intervenciones psicofarmacólogicas y psicoterapéuticas en el tratamiento de los trastornos emocionales.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes