¿Cómo se establece una dieta deportiva?

Escrito por: Dra. Begoña Molina Baena
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

A la hora de establecer cuál es la mejor dieta para un deportista hay que conocer las características del deporte que realiza:

  • Tipo de actividad deportiva.
  • Si es profesional o amateur.
  • Tipo de entrenamiento.
  • Objetivos deportivos, tanto a corto como a medio y largo plazo.
  • Fechas de competiciones previstas y localización geográfica.

 

Asimismo, es fundamental hacer una buena historia clínica y exploración física, completándola con las pruebas analíticas y clínicas como electrocardiograma o ecocardiograma, o pruebas de rendimiento deportivo, como cicloergometría o test más específicos, para valorar la situación de "fitness" en que se encuentra en el momento, así como tener presente las lesiones previas que puedan precisar una rehabilitación o que limiten su rendimiento.

Una vez se ha realizado todo este estudio, la valoración clínica del deportista y teniendo presente su programa de entrenamiento, veremos cuáles son sus necesidades nutricionales, calóricas, proteicas y de suplementación específica, y qué hábitos nutricionales y de vida tiene en el momento actual. No es lo mismo diseñar un plan de alimentación para un deportista de élite, una bailarina clásica, un corredor de maratón, una triatleta o un aficionado al pádel los fines de semana que entrena un par de días más en gimnasio, o para un futbolista amateur que ha tenido un desgarro muscular y quiere volver a salir al campo con su equipo esta temporada. 

Una vez diseñado el plan, debemos poner en práctica las recomendaciones nutricionales, siendo fundamental evaluar su eficacia, así como el cumplimiento de las mismas. A veces en una carrera de larga distancia o en montaña es importante contar, por ejemplo, con la adaptación de la dieta a la climatología (prever una posible hipotermia o al revés, el golpe de calor), el tipo de complejos de reposición energética y electrolítica que debe llevar consigo. O en otro orden de factores, por ejemplo, asesorar a un paciente diabético que desea hacer rutas ciclistas y debe conocer qué programación ponerle a su bomba de insulina, y qué posibles riesgos corre cuando sale con la bici. Es decir, debemos contemplar al deportista como un todo, en todos los escenarios en los que va a desarrollar su actividad, no solo en las comidas del día a día. 

La dieta variará en función de los objetivos deportivos.

 

¿Cuáles son los beneficios de realizar una dieta acorde con el deporte que se practica?

Es bien conocido por todos que la nutrición es imprescindible en el mundo del deporte. Todos los grandes equipos de futbol, por ejemplo, tienen "coach nutricional". Esto se debe a que está científicamente comprobado que aumenta el rendimiento deportivo y conseguimos mayores marcas cuando asociamos correctamente la ingesta al plan de entrenamiento.

No se trata solo de diseñar una dieta para cada momento del ciclo de entrenamiento, sino de elegir las "ayudas ergogénicas", es decir la suplementación nutricional específica para aumentar el rendimiento del deportista, sin que se considere dopaje, y adaptándolo a las cargas de trabajo muscular.

Es importante tener presente que lo mismo que se necesita una disciplina en el entrenamiento diario, se necesita una disciplina en la alimentación, y no existen "dietas milagro", pero sí es muy frecuente ver entre los deportistas amateur el abuso de planes de alimentación muy desequilibrados y que prometen resultados inmediatos, pero que sin embargo consiguen justo lo contrario, perder meses de entrenamiento duro por no tener un equilibrio y una planificación, y eso, si ocurre justo antes de una competición, no solo los aleja el éxito, sino que puede poner en riesgo incluso su vida.

 

¿La nutrición deportiva es exclusiva de deportistas de élite?

No, ni mucho menos. La nutrición deportiva es un concepto que debería enseñarse a todo deportista, amateur y profesional, e incluso a los niños y adolescentes que se inician en la práctica deportiva en plena etapa de crecimiento, donde los riesgos de realizar una dieta desequilibrada pueden pasar una factura muy cara en relación a bajo rendimiento cognitivo, pérdida pondero-estatural, afectando a la práctica deportiva por favorecer lesiones serias, o siendo el inicio de trastornos de la conducta de la alimentación.

El deportista sufre un desgaste mayor en relación a la práctica deportiva, a veces comparable al catabolismo de un enfermo crítico que estuviera en UCI, de forma que debemos ser cautos y planificar nuestra práctica deportiva desde todos los frentes, no solo con una buena asesoría en el entrenamiento con profesionales del mundo del ejercicio físico, sino con un adecuado plan nutricional y un correcto enfoque psicológico, porque es la mejor manera de optimizar el esfuerzo para conseguir el éxito en nuestras metas deportivas, sean unas olimpiadas, o sea la próxima carrera popular con nuestro grupo de amigos.

   

¿Son recomendables los suplementos deportivos dentro de una nutrición deportiva?

Mucha gente piensa que toda la suplementación deportiva es dopaje, y otro tanto piensa justo lo contrario, que no pasa nada por tomar "de todo" con tal de conseguir mejorar en el deporte.

Según FEDEME (Federación Española de Medicina del Deporte), las "ayudas ergogénicas nutricionales" se definen como sustancias, alimentarias o farmacológicas, que se aplican con el fin de mejorar la capacidad de realizar un trabajo físico determinado o el rendimiento deportivo. Serían así un conjunto de ingestas dirigidas a mantener y/o aumentar el nivel de prestación motora, minimizando las manifestaciones de fatiga sin poner en peligro la salud del deportista (ni violar el espíritu deportivo).

Con dicha definición podemos entender que si conocemos bien el tipo de deporte y el tipo de deportista podremos utilizarlas de forma correcta, sin caer en la mitificación de las mismas de forma que desvíen la atención de otras acciones que sí nos permitan mejorar. Todo esto sin poner en riesgo la salud del deportista, ni su bolsillo, dado que existe una gran presión de la industria que las comercializa sobre los deportistas amateur, y muchas veces ni la combinación de las ayudas ni su finalidad en sí está totalmente justificada. Es cierto que podemos conseguir el "cocktail" de suplementación óptimo y adecuado para deportista, pero siempre bajo una visión de mantener la salud y la sana competitividad

Por Dra. Begoña Molina Baena
Endocrinología

La Dra. Molina Baena es una prestigiosa especialista en Endocrinología y Nutrición, que realizó parte de su formación en el Reino Unido. Cuenta con más de quince años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experta en trastornos alimentarios, obesidad y dietoterapia, nutrición deportiva, intolerancias alimentarias, enfermedades digestivas y cirugía de la obesidad, entre otras. A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesora en distintos cursos de su especialidad. Además, ha participado en varios proyectos de investigación clínica y ha publicado artículos en distintas revistas científicas a nivel nacional e internacional.

Entre sus logros, destaca la obtención del Premio NovoNordisk para la investigación de la Fundación SEEN, así como su colaboración con universidades en el extranjero, formando parte de grupos de investigación multidisciplinar. Ha trabajado como especialista en Endocrinología y Nutrición en el Hospital Universitario de Getafe, en el Hospital Infanta Cristina de Madrid y en el Hospital Universitario de la Princesa. En la actualidad, ejerce como especialista en Endocrinología y Nutrición en el Centro médico D-Médical.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..