Cómo nos está cambiando la ortodoncia digital

Escrito por: Dr. Ángel Silmi Macias
Publicado: | Actualizado: 14/11/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

La llegada de los escáneres intraorales, el Digital Smile Desing, las radiografías en 3D y los diferentes softwares de procesamiento, le han dado un vuelco a la planificación de los tratamientos de ortodoncia.

 

La técnica más conocida que usa la digitalización es la ortodoncia invisible, sobre todo invisaling que, a través de su software Clincheck, nos permite planificar de manera tridimensional los movimientos que deseamos en cada diente para que queden en perfecta oclusión, función y estética. Además se puede mostrar al paciente la simulación de lo que será su tratamiento y el resultado final del mismo.

 

Con el software y la reconstrucción tridimensional del caso de cada paciente individualizado somos capaces de saber de antemano qué número de alineadores necesitamos y, como tienen un tiempo de uso, sabremos qué duración de tratamiento aproximado necesita nuestro paciente. Este tiempo puede sufrir variaciones según ciertos factores, por eso siempre se informa de que es "aproximado".

La técnica más conocida que usa la digitalización es la ortodoncia invisible

 

Para empezar un tratamiento de invisaling es necesario realizar un escaneado digital intraoral o un escaneado de unas impresiones de los dientes realizados con un material especial llamado silicona, unas radiografías y fotos digitales de nuestros pacientes. Todo este material se envía a los centros de invisaling en archivos STL, se procesa la información digital y se desarrollan las imágenes tridimensionales con las que podremos ver y trabajar a nuestro paciente.

 

Según la historia clínica con nuestro paciente, sus necesidades y las decisiones clínicas del profesional, se decidirá qué movimientos debemos realizar en los dientes de nuestro paciente. Todos estos movimientos se controlan en 3D y digitalmente, y se pueden realizar cuantas modificaciones sean necesarias hasta obtener un resultado ideal y predecible.

 

Una vez que estamos conformes con el resultado clínico es cuando citamos a nuestro paciente y compartimos digitalmente su solución clínica para que sea partícipe y vea en animación cómo era su boca, cómo van moviéndose sus dientes, cómo evoluciona su tratamiento y en qué posición van a finalizar sus dientes ,tanto estética como funcionalmente.

 

A través del mismo software Clincheck se debe y puede chequear el progreso del tratamiento digitalmente cada vez que el paciente acude a consulta confirmando que los movimientos se están realizando de la manera correcta, y también nos sirve como una excelente herramienta para que el paciente se vaya comparando y viendo su evolución mes a mes con el inicio del tratamiento.

 

También hay otras técnicas que usan este tipo de tecnología: Incógnito (ortodoncia lingual) e Insignia (ortodoncia vestibular); son técnicas que realizan brackets customizados hechos a medida, y que están diseñados exclusivamente para cada diente de cada paciente. También se fabrican los arcos que se usaran según el movimiento que deseamos y la mal oclusión diagnosticada. Todas estas técnicas requieren de un escaneado digital que genere un archivo STL que será procesado por el software de cada técnica o, en su defecto, una digitalización de impresiones de silicona.

 

Inclusive, por medio del Digital Smile Design podemos también simular los cambios en los dientes que trataremos. Esta técnica, DSD, nos dará una ayuda valiosa para que pacientes (sea cual sea el tratamiento de ortodoncia a realizar (brackets convencionales, porcelana o cualquier aparatología) puedan verse en su propia boca, frente a un espejo, antes de empezar a tratarse. Esto lo desarrollaremos más profundamente en una entrega específica de DSD. Un ejemplo clave es cuando tenemos defectos en el tamaño de los dientes, llamados espacios de Bolton, pudiendo realizar una pequeña simulación de cómo se verá la sonrisa si agregamos unas restauraciones de composite, carillas, etc. al final de tratamiento o si no agregamos nada.

 

Las radiografías 3D de cráneo completo (TACs y CBCT ambos digitales) nos ayudan a planificar no solo los movimientos dentales, sino también los movimientos que realizan el maxilar y/o la mandíbula, en aquellos pacientes que en su caso tengan recibir un tratamiento combinado de ortodoncia con cirugía maxilofacial.

 

Para poder hacer uso de todas estas herramientas que nos da la tecnología hay que realizar un análisis previo, que debe constar de fotos intraorales, fotos faciales, modelos de estudio y/o escáner intraoral, y algo muy importante que nunca se puede olvidar: el diagnóstico y la historia clínica realizadas por nuestros profesionales en Odontología más cualificados.

Por Dr. Ángel Silmi Macias
Odontología y estomatología

El Dr. Silmi Macías, avalado por 18 años de experiencia, cuenta con uno de los más brillantes currículums en Odontología tanto a nivel nacional como internacional. Ha colaborado durante mas de 12 años en el departamento de cirugía oral del Hospital Clínico de Madrid, y posee su propia clínica en pleno corazón financiero de la capital. Es especialista en el campo de los implantes, las prótesis y la cirugía oral, y compagina su labor profesional con la docencia, además de impartir clases magistrales en certámenes, congresos y universidades, entre otros. Por su experiencia y conocimientos, es solicitado en prestigiosas clínicas odontológicas para tratamientos muy complejos. Es consultor experto en Nobel Blocare y miembro de la SEPES.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes