¿Cómo es el amor en tiempos de Covid-19?

Escrito por: Dra. María Padilla Díaz
Publicado:
Editado por: David Moore Trias

¿Cómo nos afecta la pandemia a nivel emocional?

Cualquier mamífero va a vivir un aislamiento o confinamiento como algo traumático, porque su naturaleza es la disponibilidad de libertad.

Actualmente hay una pandemia que afecta a todo el planeta, tenemos un confinamiento que nos priva de nuestra libertad.  Además, su condición de duración prolongada e incierta es un elemento clave para que se convierta en un trauma con un inicio en estrés agudo y desencadene a un estrés postraumático leve o crónico, trastornos de ansiedad o TOCs (trastornos obsesivo compulsivo). También puede llegar a estados de depresión, que generan otros cuadros más graves y, en situaciones más drásticas y en función de las condiciones personales, pueden llevar a conductas suicidas.

La situación actual hace que podamos identificar dos grandes grupos, con subgrupos, de personas afectadas:

1. Aquellas que tienen a sus seres queridos en el mismo hogar; aun cuando la familia de origen esté lejos o tengan que establecer la distancia de seguridad, ya no es tan necesario el contacto entre ellos como lo fue cuando éramos niños.

2. Todas las personas que viven solas o prácticamente solas (en pisos compartidos) y no tienen un contacto. Estas personas tienen más o menos necesidad consciente de sentir el amor. Y cuando digo más o menos consciente es porque una de las condiciones humanas y necesarias es amar y ser amado.

  1. Si la persona es más consciente: entrará en estado de frustración porque el aislamiento o distancia social nos obstaculiza en nuestro proyecto de encontrar a esa persona especial.
  2. Si la persona es menos consciente: se aislará más y con argumentos de peso, pero realmente está agrandando sus mecanismos de protección para “no ser dañado” en lo que su sistema de defensas entiende que otro ser humano le puede dañar. Realmente se evitará el afrontamiento de contacto con más amigos y puede llegar fácilmente a una depresión encubierto. Padecerá incapacidad para poder disfrutar y es fácil que se desarrollen mantas u obsesiones en su personalidad.

En resumen, el ser humano necesita la sonrisa y la mascarilla nos priva de ello. El ser humano necesita contacto y la pandemia nos priva, necesitamos besos, abrazos, relaciones sexuales, disfrutar de relaciones amorosas… En cambio, la situación que vivimos ahora nos centra la atención en no caer enfermos, recuperar el control de nuestras vidas o rutinas y proteger a los nuestros. Si no contamos con nuestra necesidad básica el cerebro se estresa, y cuando se estresa no sabemos en qué otros posibles cuadros o síntomas nos puede llevar.

 

 El ser humano necesita relaciones amorosas.

 

¿Ha cambiado nuestra forma de ligar?

Sí, y además de una forma radical. Los locales de ocio eran un punto de encuentro universal para conocer gente, sin restricciones. Este punto de acceso se ha eliminado. Por otra parte, las quedadas entre amigos y conocer a otros conocidos de amigos o invitaciones a fiestas también se ha reducido drásticamente.

Lo que más se mantiene son las aplicaciones precisas para encontrar pareja, pero estas aplicaciones cierran muchas puertas ya que hay gente que no está preparada para un primer contacto virtual. No se sienten cómodas porque están como fabricadas en un formato menos actualizado y luego esto además conlleva a conocer a la persona de una manera más de tú a tú y nos surge el mismo problema de distancia de seguridad y ni siquiera poder tocarse en una primera cita. Incluso si te saltas las reglas, hay un estado de incomodidad de que se está haciendo algo mal.

En resumen, las personas que buscan pareja están muy preocupados y no es que se haya cambiado la forma de ligar, es que le han eliminado las probabilidades y les cuesta adaptarse a toda relación virtual. Pero es importante ser capaces de adaptarnos a la “nueva normalidad”.

 

En este sentido, ¿hasta que punto son beneficiosas las nuevas tecnologías?

Todo lo que sea interacción entre nuevas tecnologías y facilitar la relación con personas siempre es beneficioso. En cambio, cuando se da una mala aplicación o un abuso serán perjudiciales. Por ejemplo:

  • Utilizar la red para tener sexo siempre y cuando las dos personas estén de acuerdo: beneficioso.
  • Utilizar la red para encontrar a tu pareja idea siempre y cuando los dos estén de acuerdo: beneficioso.
  • Utilizar la red para engañar y conseguir una relación de sometimiento o adornar expectativas: perjudicial.
  • Utilizar la red en todas las horas de mi tiempo libre e incluso en mi tiempo laboral: perjudicial.

 

¿Existe un temor a conocer gente nueva?

Si, sigue habiendo temor porque el virus sigue estando, los medios de comunicación nos alertan continuamente que seguimos conviviendo con una amenaza invisible y esto nos da restablecer el equilibrio con un control propio que el por ejemplo el uso de mascarillas y la distancia de seguridad y la pregunta constante de: ¿estará contagiado?

Pero es fundamental intentar que la vida no se pare, porque las necesidades siguen siendo las mismas. Ahora hay necesidad de mantenerse a salvo o mantener a los nuestros a salvo, que entra en conflicto con la necesidad de encontrar personas afines a nosotros. Se deben conciliar estas dos necesidades, desde la prevención y la responsabilidad.

 

A nivel amoroso, ¿qué cosas positivas se pueden sacar de esta crisis?

La privacidad del contacto físico espero que nos haya hecho valorar lo importante que somos los unos con los otros para nuestro bienestar emocional y también espero que no nos dure un tiempo… si no que seamos capaces de mantenerlo toda la vida. Asimismo, el confinamiento nos ha dado más tiempo a conocer a los nuestros y comprenderles más.

 

 

 

Por Dra. María Padilla Díaz
Psicología

La destacada psicóloga María Padilla es directora del Centro Capital Psicólogos desde 1999, donde trabaja como psicoterapeuta, psicóloga Coach y formadora de otros psicólogos. Licenciada en Psicología y especialista en Psicología Clínica por la Universidad Complutense de Madrid, cuenta con más de dos décadas de experiencia. En su extensa formación después de finalizar la carrera en la UCM, realizó el Máster en Psicología de la Salud y del Bienestar por la UCM. Además, es experta en la resolución de conflictos internos con terapia EMDR y en terapias avanzadas que combina con terapia cognitivo-conductual

En este sentido, ha centrado su interés como psicóloga de adultos e infanto-juvenilsesiones individuales, de pareja y familia. Asimismo, es formadora y supervisora de otros psicólogos, coach para equipos de trabajo y tareas; además de desarrollar juegos activos para potenciar recursos individuales y cooperación grupal, así como preguntas y dinámicas emprendedoras para estimular el rendimiento personal y de equipo. La eficiencia en la resolución de problemas y motor de cambio.

En la actualidad, la psicóloga María Padilla ejerce como directora del Centro Privado Capital Psicólogos desde el año 1999 y es creadora de la Metodología Integral de Aplicación.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..