Cómo diagnosticar el cáncer de próstata

Escrito por: Dr. Fernando Monreal García de Vicuña
Publicado: | Actualizado: 02/06/2020
Editado por: Margarita Marquès

El cáncer de próstata se diagnostica hasta en un 30% de los varones mayores de 50 años, pero según los datos, una quinta parte de los mismos fallece a causa del tumor.

 

Pruebas preliminares en el diagnóstico

Además de un examen físico, se pueden utilizar las siguientes pruebas para diagnosticar el cáncer de próstata:

 

  • Análisis del PSA

El PSA es una proteína liberada por el tejido prostático. Sus niveles pueden aumentar cuando hay actividad anormal en la próstata, lo que incluye cáncer, hiperplasia benigna o inflamación de la próstata.

 

Salvo casos excepcionales, como método diagnóstico no suele utilizarse a partir de los 80 años de edad. Esto se debe a que el sobrediagnóstico y sobretratamiento (con todos sus posibles efectos secundarios, como incontinencia urinaria y disfunción eréctil) del tumor de próstata puede estar relacionado con la realización sistemática de PSA.

 

El análisis del PSA suele solicitarse a partir de los 40 años, sobre todo, en aquellos varones con antecedentes familiares de tumor de próstata. En el resto de varones, solamente se realiza cuando hay síntomas urinarios que hacen sospechar problemas prostáticos.

 

Actualmente, el 90% de los casos de cáncer de próstata se detectan cuando la enfermedad está limitada a la próstata y a los órganos adyacentes. Esto se denomina estadio local o regional. Sin embargo, anteriormente, el 30% de los diagnósticos de tumor de próstata venían acompañados de presencia de metástasis.

 

  • Análisis del PSA libre

El PSA libre se encuentra en el torrente sanguíneo y no está ligado a las proteínas, de ahí su nombre. Si es elevado indica que existen menos posibilidades de presencia de células tumorales.

 

  • Ratio o índice de PSA

Es el cociente entre PSA libre y PSA total. Si es mayor al 15%, la posibilidad de que haya un tumor es reducida, pero si es inferior al 15% puede ser necesario realizar una biopsia prostática para confirmar o no la existencia de células cancerígenas.

 

  • Tacto rectal 

Se realiza para encontrar zonas anormales –induraciones, nódulos, bordes irregulares- de la próstata palpando la superficie con un dedo.

               

Aunque la palpación de la próstata sea normal, no excluye la presencia de un posible cáncer no palpable. El dedo del explorador sólo palpa una parte de la glándula, de manera que aquellos tumores que se alojan en otra zona, pasan desapercibidos. Por este motivo, muchos centros hospitalarios han prescindido del tacto rectal como método de cribaje para la detección del cáncer de próstata.

 

Además de un examen físico, se pueden utilizar
una serie pruebas para diagnosticar el cáncer de próstata

 

En este sentido, un porcentaje elevadísimo de cáncer de próstata se diagnostica gracias al PSA y a la biopsia, con tactos prostáticos normales.

 

Pruebas para confirmar el diagnóstico

Si los resultados del análisis del PSA o del tacto rectal son anormales, las siguientes pruebas pueden ayudar a confirmar el diagnóstico de cáncer.

 

  • Análisis del PCA3

En el análisis del gen 3 del cáncer de próstata, se busca el gen PCA3 en la orina de un hombre tras realizar un masaje prostático. El gen PCA3 está ampliamente expresado en los hombres con cáncer de próstata. Este análisis no reemplaza el de PSA, sino que se usa junto con el mismo para ayudar a decidir si se precisa una biopsia de la próstata.

 

  • Biopsia

Es la prueba determinante en el diagnóstico del cáncer de próstata. Se trata de la obtención de una cantidad pequeña de tejido para examinarlo a través de un microscopio. El procedimiento se realiza con una aguja y es dirigido por ecografía transrectal, para visualizar mejor dónde se quiere tomar la muestra a analizar posteriormente con microscopio. En ocasiones, el abordaje puede ser perineal, entre el escroto y el ano.

 

Otras pruebas pueden indicar la presencia de cáncer, pero solo una biopsia permite formular un diagnóstico definitivo. Se tomarán de 8 a 12  pequeños cilindros de tejido, y el procedimiento puede durar de 20 a 30 minutos. Para evitar molestias suele aplicarse anestesia local. Posteriormente, puede haber presencia de sangre tanto a través de la uretra como del recto, por lo que se aconseja beber bastante líquido para evitar la formación de coágulos.

 

Previo a la biopsia, y para evitar infección, suele administrarse una dosis de antibiótico, que puede mantenerse durante el mismo día de la prueba. También se dará un laxante la noche anterior y la misma mañana del procedimiento.

 

Debido a la falta de especificidad del PSA, muchos varones sin cáncer están siendo sometidos a biopsias de próstata (PSA falsos positivos). Además, en el 60-70% de las primeras biopsias no se va a detectar el tumor, mientras que en un 25% de las repeticiones de la biopsia sí se confirma la enfermedad.

 

  • Biopsia con Resonancia magnética multiparamétrica

Una biopsia con fusión de mp-MRI combina un examen de Resonancia Magnética Nuclear multiparamétrica con una biopsia transrectal. En primer lugar, el paciente se somete a un examen de mp-MRI para identificar las áreas sospechosas de la próstata que requieren de evaluación adicional. Después, se realiza una ecografía de la próstata. Un software informático combina estas imágenes para producir una imagen tridimensional (3D), que ayuda a determinar el área precisa para realizar la biopsia. Aunque no elimine la necesidad de repetir la biopsia, este tipo de biopsia puede identificar mejor las áreas que tienen más probabilidades de ser cancerosas en comparación con otros métodos.

 

Otra estrategia consistiría en utilizar sólo la mp-RMI como método diagnóstico que nos puede orientar sobre la conveniencia de realizar la biopsia. Los pacientes con resultados negativos de mp-RMI no se someterían en absoluto a la biopsia de próstata.

Por Dr. Fernando Monreal García de Vicuña
Urología

El Dr. Fernando Monreal  es un reconocido especialista en Urología y Andrología con más de 20 años de experiencia en el tratamiento de la patología prostática, disfunción eréctil patología testicular y vesical. Muy centrado en los tratamientos quirúrgicos endoscópicos, entre los que  se encuentra la cirugía de la Hipertrofia prostática con Láser. También realiza la Vasectomía sin bisturí y el tratamiento de la Disfunción Eréctil con Ondas de Choque, entre otros.

En cuanto a su exhaustiva formación, cuenta con el Doctorado cum laude en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra y la especialización en Claves prácticas de Management Médico otorgada por la misma Universidad, al igual que es Especialista en Epidemiología Clínica por la Universidad por la UPV.

A lo largo de su excelente trayectoria ha ocupado puestos de responsabilidad en centros médicos y hospitalarios de prestigio y ha combinado la práctica clínica con la labor formativa, siendo Jefe de Médicos Residentes de Urología en la Fundació Puigvert, de Barcelona. Además, el Dr. Monreal ha publicado diversos artículos sobre su especialidad.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.