Apneas del sueño, ¿cómo corregirlas?

Escrito por: Dr. Carlos Saga Gutiérrez
Publicado: | Actualizado: 13/11/2018
Editado por: Top Doctors®

La frecuencia del SAHS oscila entre un 2 y un  4% de la población general, siendo más frecuente en hombres que en mujeres (4% y 2% de los hombres y mujeres mayores de 40 años respectivamente). Hasta en el 80% de los casos hay un problema de sobrepeso asociado.

La apnea del sueño es una interrupción transitoria del ritmo respiratorio que en la mayoría de los casos se debe a mecanismos obstructivos en la vía aérea superior en relación con el ronquido.

La aparición de forma recurrente de episodios de apnea en un paciente, junto a las alteraciones de la salud derivadas de dichas apneas, recibe el nombre de síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS)

 

 

¿Padezco apnea del sueño?

La apnea del sueño se define por la existencia de paradas respiratorias de más de 10 segundos durante las cuales se puede observar un esfuerzo de la musculatura torácica y diafragmática intentado vencer la obstrucción.

  • En ocasiones los episodios de apnea despiertan al paciente de forma brusca con una angustiante sensación de ahogo,
  • En otras, es la pareja de la persona con SAHS quién detecta dichas paradas respiratorias.
  • Sin embargo, no son infrecuentes los casos de pacientes con SAHS que no son conscientes de la existencia de la enfermedad hasta que no aparecen los síntomas asociados de somnolencia diurna, hipertensión arterial, cefalea o patología cardiaca.

Ante la sospecha de SAHS al paciente se le indica la realización de una polisomnografía. En esta prueba diferentes sensores analizan el ritmo respiratorio, el nivel de oxígeno y otros parámetros que nos permiten diagnosticar con precisión la alteración.

 

 

Apnea del sueño, consecuencias

Los episodios de apnea generan varios efectos sobre el organismo de quien los sufre. La primera consecuencia, de aparición prácticamente inmediata, es la

  • Alteración en la estructura normal del sueño: el paciente con SAHS no descansa de forma correcta, se despierta con sensación de falta de sueño y en muchas ocasiones con cefalea.
  • Somnolencia diurna pudiendo el paciente quedarse dormido en cualquier situación, incluida la conducción de vehículos con el consiguiente riesgo de accidentes.
  • La aparición de cambios en comportamiento, irritabilidad, ansiedad y depresión son también frecuentes. 
  • Los cambios en los niveles de oxígeno durante la noche, unidos a los cambios en el ritmo cardiaco y en la dinámica cardiovascular durante los episodios de apnea, son responsables de la aparición de hipertensión arterial, patología cardiovascular y cerebrovascular.

 

La primera medida de tratamiento en un número importante de casos es la reducción de peso. Determinadas sustancias como el alcohol o el tabaco favorecen la aparición de apneas.

En algunos casos existen alteraciones anatómicas que favorecen la obstrucción al paso del aire. Un tabique nasal desviado, una rinitis alérgica o una poliposis nasal pueden favorecer el ronquido y secundariamente la apnea.

Del mismo modo, unas amígdalas o una lengua muy voluminosas, o un paladar excesivamente grueso y elongado podrán ser responsables de obstrucción y apneas.

La cirugía en estos casos puede ser determinante ya que, la eliminación de los factores que facilitan la obstrucción, puede erradicar las apneas e incluso el ronquido

 

 

Apneas del sueño, tratamiento

Los generadores de presión en la vía aérea son de forma global la terapia más extendida en el tratamiento. La CPAP (Continuous Positive Airway Pressure) y sus variantes permiten mantener la vía aérea permeable gracias a la introducción de un flujo de aire a presión constante o fluctuante durante el sueño.

La respuesta en muchos casos es muy satisfactoria, sin embargo algunos pacientes requerirán tratamiento quirúrgico por mala tolerancia al sistema debido a alteraciones anatómicas.  Existen diferentes técnicas quirúrgicas sobre las fosas nasales y faringe, que pueden solucionar completamente el problema.

Las férulas de avance mandibular son dispositivos que permiten aumentar el espacio aéreo tras la lengua en pacientes con retrognatía (mandíbula retraída) solucionando la obstrucción sin necesidad de cirugía.

Un principio ineludible en el tratamiento de las apneas que el paciente tiene que admitir es que, a pesar de que los síntomas no sean muy molestos, las consecuencias a largo plazo obligan a tratar para resolver la enfermedad.

Por Dr. Carlos Saga Gutiérrez
Otorrinolaringología

Destacado especialista en Otorrinolaringología, el Dr. Carlos Saga Gutiérrez es experto en vértigo, alteraciones del equilibrio y en los últimos años tiene especial interés en las técnicas endoscópicas. Es Licenciado en Medicina por la Universidad de Navarra y es Presidente de la Sociedad Vasca de Otorrinolaringología desde 2015, además de miembro de multitud de sociedades científicas de primer nivel como la American Academy of Otolaryngology-Head and Neck Surgery. Especialista en la Policlínica Gipuzkoa desde 1999, compagina dicha actividad con la labor profesional de Facultativo especialista de Área en el Hospital de Mendaro. Es además ponente en numerosos cursos y congresos.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes