¿Qué relación hay entre el envejecimiento y la diabetes?

Escrito por: Dr. José María Fernández Moya
Publicado:
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

 

El Dr. Fernández es un destacado Ginecólogo que ejerce como Director Médico del Instituto de Medicina EGR, donde dirige la unidad de psicopatología fetal y diagnóstico prenatal y embarazo de alto riesgo, así como la unidad de menopausia. En el siguiente artículo, y con motivo del Día Mundial de la Diabetes, explica qué relación hay entre esta patología y el envejecimiento. 

 

La diabetes es un grupo de enfermedades metabólicas caracterizadas por la presencia de un incremento de azúcar en sangre, consecuencia del fallo en la secreción y/o en la acción de insulina. Sus consecuencias a largo plazo afectan a diversos órganos y sistemas, especialmente al ocular, renal, nervioso y cardiovascular.

 

Tipos de diabetes

  • Diabetes tipo 1: se caracteriza por una absoluta deficiencia de la secreción de insulina, cuya causa hay que buscar en la presencia de una enfermedad autoinmune apoyada en una predisposición genética
  • Diabetes tipo 2: que es consecuencia de la resistencia a la acción metabólica de la insulina sumado a la disminución en la respuesta secretora de la misma en el páncreas.

 

Causas de la diabetes

Las causas que generan la diabetes tipo 2 son múltiples, pero la edad y la obesidad son las más importantes.

 

Las causas que generan la diabetes tipo 2 son múltiples, pero la edad y la obesidad son las más importantes

 

La obesidad ocupa el primer lugar ya que genera, en sí misma, una resistencia a la insulina, que puede terminar provocando una alteración metabólica similar a las producidas en la diabetes tipo 1. La progresividad de la hiperglucemia, al ser paulatina, dificulta la identificación clínica de la enfermedad.

 

En general, estas alteraciones en la secreción y acción de la insulina responden adecuadamente a distintas terapias, que van desde la reducción de peso al tratamiento farmacológico.

 

Relación entre diabetes y menopausia

El efecto de la resistencia a la insulina se ve potenciado en la menopausia a causa de la ausencia de hormonas. El incremento del número de mujeres que padecen aumento del peso corporal y/o la obesidad en esta etapa de la vida de la mujer hace que la incidencia de la diabetes tipo 2 incremente su aparición.

 

Identificar pacientes con un riesgo alto de padecer una diabetes de este tipo en el futuro supone una inestimable ayuda en la prevención de dicha enfermedad. En este sentido, en el Instituto de Medicina EGR realizamos el test identificativo en sangre a mujeres en esta etapa de la vida y con un perfil de riesgo. Los beneficios de una detección precoz son inestimables.

 

En base a la Guía de Práctica Clínica de American Diabetes Association 2013, deben ser sometidas a control como población de riesgo a:

 

  • Adultos con Índice de Masa Corporal (IMC) >25, que además tengan: inactividad física; antecedente familiar de diabetes, etnia caucásica; mujeres con hijos que hayan pesado al nacimiento más de 4 kilos o que hayan padecido diabetes gestacional, hipertensión arterial (HTA), HDL colesterol < 35 mg/dl y/o triglicéridos > 250 mg/dl g; obesidad severa, historial de enfermedades cardiovasculares.
  • Testar a mayores de 45 años sin ningún antecedente.
  • En función del resultado y del status inicial, el test debe repetirse, al menos, cada 3 años.

 

 

Cómo prevenir la diabetes tipo 2

En aquellas mujeres que se detecte un deterioro de la acción insulínica sin efecto clínico es necesario poner en marcha protocolos de prevención y seguimiento. El ejercicio físico y la pérdida de peso son los pilares de la prevención.

 

El efecto de la resistencia a la insulina se ve potenciado en la menopausia a causa de la ausencia de hormonas.

 

La obesidad es un factor predisponente de primera magnitud. La grasa abdominal puede ser considerada un órgano endocrino capaz de secretar sustancias que están íntimamente relacionadas con la resistencia a la insulina y con el ulterior desarrollo de diabetes tipo 2.

 

La pérdida de peso es recomendada en todas las mujeres con sobrepeso o con obesidad, que presenten factores de riesgo de padecer una diabetes. Tanto las dietas bajas en carbohidratos como las de bajo contenido energético, como la mediterránea, son efectivas en plazos cortos de tiempo. Las bajas en carbohidratos precisan de controles de la actividad lipídica, renal y de nivel de glucosa. Fundamental la individualización de cada dieta.

 

Finalmente debe restringirse las bebidas alcohólicas, asociar complejos vitamínicos y antioxidantes.

 

La actividad física recomendada debe ser de, al menos, 150 minutos a la semana, de intensidad moderada, aeróbica, repartida en no menos de tres días y evitando realizar más de dos sesiones consecutivas.

 

Desde el punto de vista farmacológico, los antidiabéticos orales como la Metformina pueden ser utilizados de forma preventiva en aquellas pacientes menores de 60 años, con intolerancia a la glucosa definida analíticamente y/o con antecedente de diabetes gestacional.

 

Los estrógenos orales estarían asociados a un incremento en la secreción de hormona del crecimiento y un posible efecto protector sobre la aparición de una diabetes tipo 2, ya que la ausencia de hormonas que se produce en la menopausia sí genera un incremento en la resistencia a la insulina.

 

Tratamiento de la diabetes tipo 2

La Metformina es el fármaco de elección de primera línea para el tratamiento de la diabetes tipo 2, siempre que no exista contraindicación y sea bien tolerada. Su aplicación debe estar apuntalada por el control del peso y la práctica de ejercicio físico (12).

 

En este tipo de pacientes la insulina se aplicará cuando aparezca sintomatología marcada y/o elevación de los niveles de glucosa en sangre.

 

Si las monoterapias no insulínicas no son capaces de obtener una respuesta adecuada en 6 meses se debe asociar un segundo antidiabético oral o pasar a insulina.

 

La Metformina es el fármaco de elección de primera línea para el tratamiento de la diabetes tipo 2

 

La cirugía bariátrica debe ser considerada en adultos con IMC >35 y diabetes tipo 2, especialmente en aquellos que asocien patología que dificulte el control de la misma, pese haber establecido tratamientos farmacológicos y de estilo de vida adecuados. Se ha observado una normalización de la glucemia entre un 40% y un 95% según los estudios consultados.

 

Patologías derivadas de la diabetes

La diabetes tipo 2 está asociada a incrementos en el riesgo de padecer cáncer de páncreas, hepático, de endometrio, colorrectal, de mama y de vejiga. Esta relación se establece al compartir factores de riesgo como la obesidad, la edad y la falta de actividad física, sin olvidar que la hiperinsulinemia y la hiperglucemia juegan papeles precursores en el desarrollo de los mismos.

 

El riesgo de fractura ósea, en general, está incrementado en cualquier tipo de diabetes, con independencia del sexo. En las diabetes tipo 1 están asociadas a la osteoporosis, sin embargo, en las tipo 2, la densidad mineral ósea es superior a la esperada. En pacientes con alto riesgo de fractura osteoporótica deberán asociarse estrategias de prevención de la misma e incluso terapia farmacológica específica.

 

Los distintos especialistas del Instituto de Medicina EGR trabajamos en constante comunicación y colaboración para abordar cada caso de manera multidisciplinar, involucrando las especialidades de ginecología, endocrinología, psicología, nutrición, urología, etc.

 

Nuestro consejo como centro es, siempre que se pueda, practicar la medicina preventiva, utilizando para ello todas las herramientas actuales, que nos permitirán anticiparnos y reaccionar a tiempo, prevenir patologías y sus complicaciones. Si estás dentro de los grupos de riesgo, consulta a tu médico especialista; ginecólogo o endocrino.

Por Dr. José María Fernández Moya
Ginecología y Obstetricia

El Dr. Fernández es un destacado Ginecólogo que actualmente ejerce como Director Médico del Instituto de Medicina EGR, donde dirige la unidad de psicopatología fetal y diagnóstico prenatal y embarazo de alto riesgo, así como la unidad de menopausia. El Dr. Fernández es docente en el Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Escuela de Enfermería de la Fundación Jiménez Díaz y en el de la Universidad Autónoma de Madrid.

Ha realizado 46 publicaciones en revistas nacionales y extranjeras, y más de 87 ponencias como autor principal en congresos nacionales y extranjeros.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.