Protégete de la rosácea

Escrito por: Dra. Carmen Sastre Gaspar
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

La rosácea es un trastorno inflamatorio que provoca erupción cutánea, telagenctasias y pápulas que pueden remedar un cuadro de acné. Afecta a individuos genéticamente susceptibles y tiene distintas presentaciones que evolucionan con la edad.

 

La enfermedad puede empeorar por factores como: estrés, calor o medicación, entre otros y en la actualidad se han descrito distintos mediadores del tipo genético, enzimas y transmisores neuroendocrinos para detectarla.

 

 

¿Cuáles son sus causas?

 

En un 30-40% de los casos su causa es de origen genético y a menudo también presentan desordenes inmunológicos. Otros factores que afectan al desarrollo de la rosácea son:

  • Luz UV que provoca rubor y telagenctasias.
  • Temperatura. El rubor aumenta al ingerir bebidas calientes así como con el ambiente.
  • Presión. La presión o la succión sobre la zona induce rosácea.
  • Medicaciones. Ciertos medicamentos producen vasodilatación, como por ejemplo: nitroglicerina, amiodarona o nicotina.
  • Ingesta de alcohol, especias y nicotina inducen vasodilatación.
  • Factores emocionales: el estrés induce rosácea (vasodilatación).
  • Endocrino: aumenta en perimenopausia (aunque los niveles de estrógenos y andrógenos son normales)
  • Barrera cutánea: las reacciones irritativas son más frecuentes en pacientes con rosácea.
  • Sistema linfático: se produce hipertrofia de las glándulas sebáceas con formación de pequeños quistes en la zona (rinofima).
  • Infección por Helicobacter pilori.

 

La enfermedad empeora con estrés, calor y medicación.

 

¿Qué opciones de tratamiento existen?

 

  • Medicamentos tópicos que reducen el enrojecimiento. Para la rosácea de leve a moderada, se puede recetar una crema o un gel que se aplica en la piel afectada. La brimonidina reduce el enrojecimiento al estrechar los vasos sanguíneos.

Se pueden observar los resultados dentro de las 12 horas después de su uso. Su efecto es temporal, por lo que la medicación debe aplicarse regularmente.

Otros productos tópicos tienen menos efecto sobre el enrojecimiento, pero ayudan a controlar los granos de la rosácea leve. Estos medicamentos incluyen ácido azelaico, metronidazol e ivermectina. Con el ácido azelaico y el metronidazol, las mejoras no aparecen hasta dentro de dos a seis semanas.

La ivermectina puede tomar incluso más tiempo para mejorar la piel pero ofrece una remisión más prolongada que el metronidazol.

  • Antibióticos orales. Doxiciclina, minocilina para la rosácea de moderada a severa con protuberancias y granos.
  • Medicamento oral para el acné. Isotretionina en rosácea grave resistente.
  • Otros. La terapia con láser y luz pulsada pueden reducir el enrojecimiento de la piel.

La duración del tratamiento dependerá del tipo y gravedad de los signos y síntomas.

Por Dra. Carmen Sastre Gaspar
Dermatología

La Dra. Sastre Gaspar es una gran especialista en Dermatología. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experta en enfermedades autoinmunes, dermatitis atópica, urticaria, psicodermatología, plataforma láser,  y manifestaciones cutáneas del COVID-19, entre otras.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial en diferentes centros. Es autora de varias publicaciones en colaboración con Alergocentre y ha realizado diversos cursos de formación sanitaria e investigación. En la actualidad, ejerce como dermatóloga en el Instituto de Dermatología Ignacio Umbert y en la Clínica del Pilar. Además, es miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y de la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y Baleares.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..