Coronavirus (COVID-19) : consulta toda la actualidad en la página web oficial. Saber más Ver artículos relacionados

Medicina regenerativa: del deportista de élite al paciente ordinario

Escrito por: Dr. Vicente De la Varga Salto
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

Cuando vamos al médico hay palabras que no queremos escuchar. Tenemos miedo a oír palabras como Diabetes, Artrosis, Parkinson, Insuficiencia cardíaca o respiratoria, Alzheimer o cualquier otro diagnóstico que suponga que padecemos una enfermedad degenerativa relacionada con el envejecimiento. Quizás no nos mate, pero no tiene solución, y tendremos que vivir con ella y con las limitaciones que nos imponga sin la esperanza de una curación, de volver a ser como éramos antes.

 

Con la medicina regenerativa se intenta convertir ese miedo en esperanza. En ese caso, se trata de un concepto que a todos nos suena, pero que pocos saben con certeza lo que realmente significa, cuando es muy sencillo. Se trata básicamente de acelerar y de potenciar los mecanismos habituales de curación de nuestro propio cuerpo, aplicándolos tanto a órganos como a tejidos que no son capaces de curarse por sí mismos. Hasta la fecha se había utilizado esta tecnología en deportistas de élite de manera exitosa, acortándose los tiempos de recuperación y regenerando lesiones muy complejas. Ahora, se encuentra al alcance de todos nosotros.

 

El Dr. de la Varga, director médico de CAMDE, cuenta con una amplia experiencia en PRP
 

 

La revolución de la medicina regenerativa

Hasta ahora, la manera de hacer frente a estas enfermedades degenerativas era a través de la prevención para evitar su aparición o, al menos, para retrasarla. La alternativa era el tratamiento de los síntomas que se produjeran, asumiendo el daño causado a nuestros órganos sin poder modificarlo. Ahora, mediante la medicina regenerativa se trata de anticipar a los síntomas, diagnosticar la enfermedad a niveles muy precoces, idealmente asintomáticos o con una mínima expresión, y tratarla de manera que se devuelva a los órganos su integridad y funcionamiento normal.

 

Por ejemplo: se puede prevenir la aparición de la artrosis de rodilla fortaleciendo nuestra musculatura y evitando la sobrecarga articular. Además, se puede también tratar de manera exitosa cuando ya está muy avanzada a partir de una prótesis, aunque nunca será como tener nuestra propia articulación.

 

La medicina regenerativa nos permite tratar la artrosis en estadios precoces y devolver a su estado original la articulación. No es ciencia ficción, es una realidad que ya está aquí y que supondrá una auténtica revolución en los próximos años.

 

 

 

Herramientas de la medicina regenerativa

En medicina regenerativa se emplean tres herramientas que se combinan distintamente en función del grado de degeneración de los tejidos, y son las siguientes:

 

  • La terapia celular: se basa en el empleo de células madre capaces de sustituir las células dañadas
     
  • Los factores de crecimiento: son proteínas bioactivas que estimulan y regulan la cascada de procesos regeneradores
     
  • Los biomateriales, que son el andamio sobre el que se produce la regeneración.  

 

 

Tipos de células madre en medicina regenerativa

Existen dos tipos de células madre; las embrionarias y las células madre adultas. Utilizar células madre embrionarias ha suscitado numerosos problemas éticos, mientras que el uso de las células madre adultas está universalmente aceptado.

 

En el caso de las células madre adultas, éstas son las células de reserva que el propio organismo guarda para emplearlas en caso de necesidad. En todos los órganos existen células madre, cuyas diferencian entre ellas es únicamente en el potencial para convertirse en células específicas de uno o de varios tejidos, por lo que se habla de células unipotenciales o pluripotenciales en función de si pueden o no dar origen a células de uno o de múltiples tejidos.

 

Se trata de células muy primitivas, capaces de multiplicarse indefinidamente una vez son activadas y de auto regenerarse, aunque su reserva es limitada y disminuye con el paso de los años. Los dos tipos más importantes de células madre adultas son las hematopoyéticas y las mesenquimales, siendo las precursoras de las células de la sangre. Por su parte, las segundas se pueden convertir en células del aparato locomotor, del sistema nervioso, del corazón, de la piel y de una gran parte de los órganos internos.

 

La medicina regenerativa en el deporte ha avanzado mucho en los últimos años
 

 

Las células madre hematopoyéticas son conocidas y se utilizan de una exitosamente desde hace mucho tiempo. Sus aplicaciones son los trasplantes de médula ósea de pacientes con enfermedades hemáticas oncológicas. No obstante, actualmente están limitadas para no servir para regenerar estirpes celulares distintas a las sanguíneas.

 

A día de hoy, todas las esperanzas se centran en las células madre mesenquimales. Éstas parecían en un principio estar destinadas solamente a reparar las lesiones del aparato locomotor. Sin embargo, se ha demostrado que son capaces de regenerar la práctica totalidad de los tejidos de nuestro organismo.

 

El segundo elemento principal de la medicina regenerativa son los factores de crecimiento, que básicamente son proteínas secretadas por las células sanguíneas, especialmente por las plaquetas.

 

En el momento en el que se daña un tejido, las plaquetas van por el torrente sanguíneo al lugar de la lesión. Una vez allí, se adhieren unas a otras y al tejido dañado haciendo un coágulo, una especie de tapón que detiene la hemorragia.

 

Cuando están pegados, se libera el contenido de unos gránulos que llevan en su interior, los factores de crecimiento, que son los encargados de iniciar múltiples efectos biológicos relacionados con la regeneración de los tejidos.

En medicina regenerativa se amplifica esta manera natural de estimular la regeneración y se lleva a tejidos que no tienen la capacidad de producirla, normalmente debido porque tiene escaso aporte sanguíneo.

 

Estos factores de crecimiento pueden utilizarse aisladamente, aplicándose en casos de degeneración incipiente, o junto con células madre y los biomateriales cuando la degeneración se encuentra más avanzada.

 

El tercer pilar básico de la medicina regenerativa son los biomateriales. Se pueden definir como el soporte vital para que las células madre puedan multiplicarse y convertirse en células propias del tejido dañado.

 

Se trata de un elemento importante para recuperar la función normal de un órgano que, además de células nobles, precisa de células de soporte que formen la estructura.

 

En la actualidad se trata de una de las parcelas que más recursos de investigación genera, ya que se trata de la principal limitante para poder regenerar órganos completos.

 

A día de hoy se dispone de muchos biomateriales comercializados en forma de membranas, geles, granos… Sin embargo, el futuro será la bioimpresión en 3D, que permitirá diseñar y construir a medida la estructura de un órgano o tejido, que será colonizada por las células madres.

 

Como siempre pasa con lo nuevo, y más si se incluyen temas relacionados con la salud, aparecen gente oportunista con pocos escrúpulos que ofrecen “tratamientos milagrosos” con beneficios que no tienen ninguna evidencia científica.

 

La falta de información de los pacientes les permite entresacar información parcial de estudios serios y de tratamientos bien desarrollados para apoyar sus terapias fraudulentas. Perjudicando estas a los tratamientos que se desarrollan basados en la evidencia científica, ya que se crea cierta desconfianza en estas técnicas.

 

Para que los beneficios de la medicina regenerativa sean una realidad, es necesario que los pacientes confíen en profesionales de contrastada experiencia y solvente trayectoria profesional.

Por Dr. Vicente De la Varga Salto
Traumatología

El Dr. De la Varga es un reconocido especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica con una brillante trayectoria en técnicas de Traumatología Deportiva. Actualmente dirige el Centro Avanzado de Medicina Deportiva CAMDE, es el traumatólogo del Málaga Club de Fútbol y es consultor de referencia para la Real Federación Española de Natación, y las Federaciones Andaluzas de Baloncesto y de Fútbol. Su exhaustiva formación incluye el Doctorado en Medicina y Cirugía cum laude, una beca postdoctoral en la prestigiosa Universidad de Oxford y un Máster en Cirugía de Cadera en el Princess Elizabeth Orthopaedic Centre de la Universidad de Exeter, Reino Unido. Además, el Dr. De la Varga combina la práctica clínica con la docente, impartiendo cursos de formación y participando en numerosos congresos, ponencias y comunicaciones científicas. El doctor también pertenece a las principales asociaciones médicas nacionales e internacionales de su especialidad. Tiene especial interés en: Cirugía Artroscópica de cadera, rodilla hombro y tobillo, Cirugía de Cadera mínimamente invasiva, Prótesis de cadera y rodilla, Traumatología Deportiva, Ecografía Musculoesquelética, tratamiento de lesiones tendinosas y Medicina Regenerativa: Plasma rico en plaquetas y células madre.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.