Detección precoz de la preeclampsia

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 12/11/2018
Editado por: Top Doctors®

El diagnóstico precoz de la preeclampsia es muy importante, dado que se trata de una patología obstétrica de alto riesgo. Algunos biomarcadores de angiogénesis en el embarazo que desempeñan un papel importante en el desarrollo de enfermedades placentarias permiten identificar niveles que alertan de posible Preeclampsia.

Preeclampsia: qué es

La preeclampsia es una complicación médica del embarazo que clásicamente asociaba 3 componentes: 
- Hipertensión inducida por el embarazo
- Pérdida de proteína por la orina (Proteinuria)
- Edemas
Puede llegar a afectar hasta al 10 % de los embarazos y suele ser una complicación de segundo y tercer trimestre.

 

Preeclampsia, patología obstétrica de alto riesgo

Actualmente, y tal como afirman los expertos en Ginecología y Obstetricia, la preeclampsia se engloba dentro de lo que denominamos “enfermedad isquémica placentaria”, que abarca otras dos patologías obstétricas de alto riesgo: el crecimiento intrauterino retardado y el desprendimiento de placenta. 
Dada la severidad y alto riesgo de estas patologías, se están diseñando estrategias diagnósticas que permitan su identificación temprana para establecer medidas correctoras que permitan reducir la tasa de riesgo obstétrico.

 

Diagnóstico de la preeclampsia

Recientemente se han descubierto biomarcadores de angiogénesis en el embarazo que desempeñan un importante papel en el desarrollo de la enfermedad isquémica placentaria. Entre ellos están el sFlt-1 y el PIGF. 
- sFlt-1 (soluble fms-like tirosnia quinasa-1): Es una proteína que desactiva factores que originan crecimiento vascular. Esta proteína incrementa su concentración en la fase final del embarazo. En las embarazadas que desarrollan preeclampsia las concentraciones de esta proteína se encuentran aumentadas.
- PIGF (Factor de crecimiento placentario): Es una molécula clave en la angiogénesis y su principal fuente durante el embarazo es la placenta. Sus niveles están aumentados durante primer y segundo trimestre y disminuyen al término.
En una paciente con preeclampsia los niveles de sFlt-1 se encuentran más altos y los de PIGF más bajos que en el embarazo normal. 
Está aprobado para uso clínico métodos automatizados para valorar el cociente sFlt-1/PIGF. El uso de la valoración de este cociente se ha propuesto para el seguimiento de pacientes de riesgo de preeclampsia a partir de la semana 24 de embarazo. Permite establecer un riesgo de desarrollo de la enfermedad y los controles a los que hay que someter a las pacientes según se clasifiquen de riesgo bajo, intermedio o alto. 

 

 

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Ginecología y Obstetricia