El 70% de los casos de TDAH son heredados

Escrito por: Dra. Sol Florensa Brichs
Publicado:
Editado por: Noelia Pino García

El déficit de atención infanto-juvenil, conocido más comúnmente como TDAH, es un trastorno del desarrollo neurológico infantil en edades muy tempranas. Se caracteriza principalmente por la inatención, aunque también puede ir acompañado de hiperactividad e impulsividad. Los especialistas en Pediatría afirman que este trastorno afecta a un 5% de los niños en edad escolar. No sólo afecta a quien lo padece, sino también a la familia y al entorno.

La presencia o ausencia de estos tres síntomas y el grado en el que están presentes establece tres subtipos clínicos:

  • TDAH subtipo inatento: predomina el déficit de atención
  • TDAH subtipo hiperactivo e impulsivo: predominan la hiperactividad y la impulsividad
  • TDAH subtipo combinado: aparecen los tres síntomas por igual

Estos síntomas deben presentarse antes de los 7 años y durante un período superior a 6 meses. Estos síntomas deben darse en diversas situaciones y lugares cuotidianos (en casa, en el colegio, etc.) e interferir con las actividades sociales y académicas del niño.

El TDAH puede derivar en otras patologías; de hecho, más del 70% de los pacientes afectados sufren otros trastornos. El déficit de atención interfiere en la adquisición de conocimientos y, por lo tanto, en el rendimiento académico. La hiperactividad y la impulsividad comprometen el adecuado cumplimento de las normas de convivencia.

¿Cuáles son las causas del TDAH?

En más del 70% de los casos, el TDAH es heredado. Su causa también se relaciona con factores ambientales, como la presencia ambiental de metales pesados como el mercurio o el déficit de hierro en los niños.

El consumo de tabaco durante el embarazo incrementa en 2,5 veces el riesgo de padecer esta enfermedad. También se relaciona con enfermedades que producen daño cerebral durante el embarazo, como la prematuridad o la encefalopatía hipóxico-isquémica.

 

Tratamiento del TDAH

El tratamiento para el TDAH puede ser farmacológico o no, ya que ambos han demostrado ser eficaces, especialmente cuando se utilizan de manera conjunta.

La parte no farmacológica consta de un tratamiento psicoeducativo que se debe realizar con los padres, con los niños y también en el colegio. Consiste en explicar en qué consiste el trastorno, por qué se produce y cómo pueden mejorarlo. Por otro lado, el tratamiento farmacológico se realiza con psicoestimulantes.

 

Por Dra. Sol Florensa Brichs
Pediatría

La Dra. Florensa es una reputada especialista en Pediatría. Cuenta con más de 25 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es especialista en atención al niño adoptado, tanto en adopciones nacionales como internacionales, y en Pediatría ambulatoria. A lo largo de su trayectoria profesional ha combinado su labor asistencial con una importante tarea divulgativa. En este sentido, organiza anualmente, y desde hace 27 años, la jornada de Pediatría ambulatoria. En la actualidad es Directora de la Unidad de Atención al niño adoptado del Hospital Universitario Quirón Dexeus - Paido Dex, además de pediatra de atención primaria en dicho centro. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..