Tipos de bocio y tratamientos necesarios

Escrito por: Dr.Prof. Antonio Martín Duce
Publicado: | Actualizado: 24/04/2018
Editado por: Top Doctors®

El bocio es el aumento de volumen de la glándula tiroides. Cuando éste no obedece a una lesión nodular, sino que su agrandamiento es de forma difusa, se denomina bocio simple.

Generalmente el bocio simple es debido a una deficiencia de yodo en la alimentación, lo que se denomina bocio endémico, aunque existen otras causas que evitan la formación de hormonas tiroideas y también lo producen como, por ejemplo, enfermedades autoinmunes o algunos medicamentos, con el litio o la amiodarona, entre otras causas. Hablamos entonces de bocio esporádico, no tóxico.

 

Síntomas del bocio

Bocio tratamiento
El bocio suele tener una repercusión visible
 

En general, la sintomatología de cualquier tipo de bocio es mínima, pues la mayoría de los pacientes suelen tener unos niveles normales de hormona tiroidea. Pero en otras ocasiones puede existir clínica de hiperfunción hormonal (bocio tóxico) o de hipofunción.

Ante un excesivo tamaño de la glándula o de los nódulos contenidos en ella, pueden darse problemas locales compresivos que originen sensación de cuerpo extraño, tos, problemas en la deglución, o dificultad respiratoria en algunas posturas, principalmente al tumbarse.

 

Diagnóstico del bocio y su evolución

Su diagnóstico se realiza mediante la historia médica y exploración física del paciente, además de la analítica hormonal y de pruebas de imagen, como la ecografía y la gammagrafía.

A veces, el bocio o aumento del tamaño de la glándula se acompaña de nódulos. Es cuando se habla de un bocio uni o multinodular. En estos casos es conveniente analizar también la progresión, forma, tamaño, captación y celularidad de los nódulos y así evaluar su benignidad o malignidad.

 

Tratamiento del bocio en función de su origen

El tratamiento depende de la causa pudiendo ser necesaria la cirugía, el yodo radiactivo, suplementos de yodo o de hormona tiroidea, en función de cada caso.

 

Prevenir el bocio con el control de la tiroides

Salvo las causas alimentarias o farmacológicas, es difícil prevenir la aparición de un bocio, especialmente de los nódulos.

Como prevención general, lo primero es mantener un correcto control de los niveles de las hormonas tiroideas. Respecto a un nódulo ya surgido, lo aconsejable es el seguimiento por parte de un endocrinólogo, el cual evaluará los procedimientos diagnósticos y las pautas de tratamiento a realizar. Estas últimas podrán ir desde la simple observación, hasta el tratamiento farmacológico o quirúrgico, con extirpación parcial o total de la glándula.

Por Dr.Prof. Antonio Martín Duce
Cirugía general

El Dr. Prof. Martín Duce es un reputado experto en Cirugía General. Sus más de 35 años de experiencia le han llevado a ser un referente de la cirugía tiroidea y paratiroidea, por lo que recibió un premio extraordinario por su doctorado. Su formación se ha gestado en hospitales del Reino Unido, Francia y Estados Unidos, entre otros países. Es miembro de diversas sociedades científicas y fundador de la Asociación Española de Enfermos de Obesidad Mórbida (AEEOM). Actualmente, pasa consulta en el Hospital Nisa de Aravaca. Además es catedrático de Fisiopatología y en Cirugía. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.