¿Quién es y qué hace el patólogo?

Escrito por: Dr. Xavier Sanjuán Garriga
Publicado: | Actualizado: 21/05/2021
Editado por: Cristina Mateo

El patólogo es el médico especialista en Anatomía Patológica, rama de la medicina que se encarga del estudio de las lesiones del cuerpo humano mediante muestras extraídas del mismo, que van desde la citología, pasando por las biopsias, piezas quirúrgicas hasta la práctica de la autopsia médica, tratando de buscar las lesiones que causaron la muerte.

 

Mediante el estudio de este material, el patólogo emitirá un diagnóstico de la enfermedad, lo cual va unido a un pronóstico y a un tratamiento, a veces específico.

 

¿Qué herramientas utiliza?

 

La herramienta principal para el trabajo del patólogo es el microscopio óptico. Las muestras de citología o de biopsia son procesadas técnicamente hasta convertirse en un cristal (portaobjetos) que contiene la muestra, la cual se tiñe con colorantes para poder ser visualizada en el microscopio. Pero ésta no es la única herramienta.

 

El patólogo también se sirve de otras técnicas complementarias como tinciones inmunohistoquímicas, inmunofluorescencia, técnicas de biología molecular (FISH, PCR, RT-PCR,...) y microscopía electrónica.

 

Por tanto hay que entender que aunque el microscopio es básico para su trabajo, el diagnóstico final se realiza integrando la información clínica, las técnicas de imagen radiológica, el aspecto macroscópica de las lesiones, la microscopía y todas las técnicas complementarias usadas.

 

Hay que añadir que actualmente, con el advenimiento de la digitalización, el modo de diagnosticar está cambiando y el patólogo está pasando progresivamente del microscopio a la pantalla de alta resolución, con las ventajas que esto supone en cuanto a análisis de imagen.

 

¿Cómo realiza los diagnósticos?

 

Como cualquier otro especialista médico, el patólogo tiene conocimientos sobre las distintas enfermedades y lesiones, especialmente su morfología que es la que se observa al microscopio. Este conocimiento se basa en el estudio y también en la experiencia. Cuantos más años acumulados, más experto se debe considerar al patólogo.

 

Además, a medida que se acumula más información y conocimientos, los patólogos (igual que otros especialistas médicos) se están superespecializando, de modo que existen patólogos especialistas en lesiones de la piel o en enfermedades del tubo digestivo o del sistema urinario, etc. Así que lo ideal es buscar un patólogo especialista en el tema que a uno le interesa y tenga años de experiencia.

 

Hay que remarcar que los diagnósticos no los hace ninguna máquina sino una persona. Quizás alguien crea que las muestras van a una máquina que analiza y emite el diagnóstico, pero no es así. Estamos todavía lejos de que esto suceda y hoy por hoy el diagnóstico lo emite un patólogo en base a sus conocimientos y experiencia.

 

No trata a los pacientes, sino que emite diagnósticos para que otros lo hagan.

 

¿Qué trastrnos o enfermedades trata?

 

El patólogo no trata a los pacientes sino que emite los diagnósticos para que otros médicos (clínicos, cirujanos,...) los traten. Por eso a menudo no es conocido ya que no es visible para el paciente. Pero no se debe olvidar que su informe supone un pronóstico y un tratamiento determinado: dar un diagnóstico u otro implica un tratamiento u otro distinto.

 

Las lesiones que maneja un patólogo son aquellas de base orgánica susceptibles de ser biopsiadas. Comprenden un amplio abanico de lesiones, desde inflamatorias, degenerativas, infecciosas, etc., pero especialmente tumorales. Hoy día, la patología tumoral representa un alto porcentaje de las muestras del patólogo, siendo su papel clave en determinar si el tumor es benigno o maligno, además del tipo de tumor.

 

Trascendencia del papel del patólogo

 

Es en este campo de la patología oncológica donde el patólogo está adquiriendo un papel fundamental en el manejo de los pacientes, ya que el estudio de las neoplasias revela no sólo el diagnóstico de las mismas sino datos necesarios sobre su pronóstico, sobre posibles tratamientos y datos predictivos de respuesta a fármacos concretos.

 

Para que los oncólogos apliquen un tratamiento "diana" (terapias muy extendidas hoy en día) precisan que el patólogo haya realizado estudios específicos sobre el tejido tumoral, sin los cuales no se puede aplicar ese tratamiento.

 

En definitiva, aunque los pacientes no ven y a menudo no conocen al patólogo, su papel es fundamental para el diagnóstico y para orientar el tratamiento de las lesiones.

Por Dr. Xavier Sanjuán Garriga
Anatomía Patológica

El Dr. Sanjuán Garriga es un prestigioso patólogo experto en endoscopia digestiva, cáncer colorrectal, enfermedad inflamatoria intestinal, sarcomas y tumores de partes blandas. Se licenció en Medicina por la Universitat Autònoma de Barcelona, donde se doctoró,  y se especializó en Anatomía Patológica vía MIR en el Hospital Clínic de Barcelona.

Además, ejerce como profesor asociado médico de Anatomía Patológica en la Facultad de Medicina de la Universitat de Barcelona, campus Bellvitge.

Es miembro del Comité Asesor del Programa de Detección Precoz del Cáncer Colorectal en Cataluña. Ha participado en la Oncoguía de Colon y Recto dentro del marco Guías de práctica clínica en cáncer de Cataluña, así como en numerosas publicaciones en revistas de ámbito internacional.

Actualmente ejerce como patólogo en el Hospital de Bellvitge y en LABOPAT.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..