¿Por qué es importante diagnosticar la sequedad vaginal?

Escrito por: Dra. Natalia Gennaro Della Rossa
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

¿Tu zona íntima ha cambiado con la menopausia?

¿Sientes sequedad, picor, molestias vaginales?

¿Qué es y cómo se trata? ¿Por qué debemos cuidar nuestra salud vaginal?

 

La sequedad vaginal es un síntoma muy frecuente desde los 48-50 años, inicia alrededor de la menopausia. Se produce un adelgazamiento de la mucosa vaginal, desvitalización con pérdida de vascularización, cambios en el PH vaginal, en la microflora vaginal y en la matriz colágena, cuya causa es el déficit de hormonas sexuales, principalmente estrógeno.

 

No sólo afecta a la vagina sino también a la vulva, vejiga, uretra y matriz colágena del suelo pélvico, por lo cual dejamos de llamarla sólo atrofia vaginal para denominarlo Síndrome Genitourinario de la Menopausia (SGM).

 

La evolución es crónica, progresiva y reduce significativamente la calidad de vida de las mujeres. A los 2 años del inicio de la menopausia el 50% de las mujeres ya tiene síntomas (rápida evolución) y a los 10 años el 100% (lenta evolución).

 

La sequedad vaginal es muy frecuente desde los 48-50 años

 

Signos y síntomas que produce el SGM

  • Sequedad, ardor, irritación vaginal (90%).
  • Flacidez y disminución de labios mayores (90%).
  • Dolor con las relaciones sexuales (63%).
  • Incontinencia de orina (55%).
  • Prolapso genital (50%).
  • Acortamiento y estrechez vaginal (40%).
  • Endurecimiento del introito vaginal (30%).
  • Quemazón vaginal (30%).
  • Sensibilidad vulvar (30%).
  • Vaginitis crónicas (30%).
  • Picor vulvar y o vaginal (30%).
  • Sangrado post coito (15%).
  • Hiperlaxitud vaginal (45%).
  • Envejecimiento del suelo pélvico (95%).
  • Prolapso uretral y/o prominencia uretral (25%).
  • Frecuencia miccional (45%).
  • Urgencia miccional (45%).
  • Dolor al orinar (15%).
  • Infecciones urinarias de repetición (30%).

 

A pesar todas las molestias y el deterioro de la calidad de vida que ocasiona, está infradiagnosticado e infratratado. Las causas principales de esto son: falta de diagnóstico en un 90% de los casos, fallo de parte de los médicos en comunicar la importancia de su tratamiento y el desconocimiento y minimización de parte de las pacientes sobre la problemática actual o las consecuencias futuras. Hasta el 44% de las pacientes diagnosticadas no están en tratamiento, incluso a pesar de tener síntomas.

 

Se recomienda prevenir y tratar la atrofia genital de la menopausia para mejorar la calidad de vida de las mujeres y evitar cambios irreversibles en sus órganos.

 

Si iniciamos el tratamiento lo antes posible, será más sencillo cuidar o revertir el daño titular y mejorar su función.

 

¿Cómo podemos tratarla?

Según la severidad de los síntomas y el estado de los tejidos y otras razones sistémicas, los tratamientos que realizan los especialistas en Ginecología y Obstetricia pueden incluir:

 

1. Tratamiento hidratante o lubricante: proporciona alivio sintomático en un 90% de las pacientes, pero no restaura los tejidos, por lo cual estos tratamientos se recomiendan en conjunto con los siguientes tratamientos.

 

2. Tratamiento hormonal: siendo el déficit de hormonas sexuales su causa, es fácil entender por qué el tratamiento hormonal es su principal tratamiento. Restaura la fisiología del tejido.

 

Podemos optar por los siguientes tratamientos:

 

  1. Estrógeno local con cremas, óvulos o anillos. Son seguras, a base de estriol, estradiol o promestrieno y actúan localmente y no tienen efecto sistémico.

 

  1. Prasterona local (derivado de la testosterona) en óvulos. Es seguro y efectivo gran alivio en atrofia del introito vaginal.

 

  1. Ospemifeno (modulador selectivo de los receptores vaginales de estrógenos SERM) es un tratamiento vía oral, efectivo.

 

  1. Tratamiento hormonal sistémico preferentemente con hormonas bioidénticas es un tratamiento global de la menopausia, beneficia a todos los tejidos que sufren deterioro a causa del déficit de hormonas sexuales.

 

3. Tratamiento regenerativo: si el tejido ya tiene daño, se requieren tecnologías regenerativas. Depende del daño pueden optarse por diferentes métodos e incluso utilizar combinación de los mismos:

 

A- ser vaginal: es un tratamiento totalmente ambulatorio, muy bien tolerado y con resultados muy satisfactorios, 97% de efectividad. Se aplican 3 sesiones de 15 minutos cada una intravaginal, semejante a una ecografía espaciadas por 4 a 6 semanas. 

 

¿Cómo funciona? 

Un haz de luz láser penetra en la mucosa vaginal, produce nuevo colágeno y vasos con el aumento de lubricación, acidez vaginal y restablecimiento de la flora microbiana vaginal habitual.

Es el tratamiento de elección en la sequedad vaginal grave y también en pacientes que han tenido cáncer de mama u otros tratamientos oncológicos.

Desde el primer mes puede haber mejoría, y también podemos usar el láser en tratamiento combinado cuando hay escapes de orina y vagina amplia. También es útil en casos de liquen vulvar y otras causas de alteración de la piel o mucosa genital.

 

B- Radiofrecuencia vaginal: es un tratamiento totalmente ambulatorio e indoloro y con grandes resultados, 95% satisfacción. Se recomienda 1 sesión intravaginal cada 21 días por 3 a 6 sesiones, dependiendo del tipo de radiofrecuencia, efecto que queremos conseguir y daño de los tejidos. Es el tratamiento de elección en pacientes con sequedad y endurecimiento profundo del colágeno, se puede combinar con otros tratamientos regenerativos. También mejora la hiperlaxitud o vagina amplia, algunas causas de disfunción sexual femenina, la incontinencia urinaria.

 

¿Cómo funciona? 

Utiliza calor (gradual y controlado) profundo en los tejidos para estimular la producción de colágeno y vasos en los tejidos tratados.

 

C- Factores de crecimiento autólogos con o sin ácido hialurónico: es un tratamiento regenerativo ambulatorio, simple, seguro y extraordinariamente efectivo. Utiliza las propias plaquetas de la paciente como fuente de factores de crecimiento, se puede asociar a ácido hialurónico, láser o radiofrecuencia, y se puede aplicar en la mucosa, piel y clítoris para mejorar la función de todas estas estructuras.

 

¿Cómo funciona? 

Se obtiene sangre de la propia paciente, por sistema cerrado estéril, se procesa la sangre por centrifugación y se obtiene unos 4-5 ml de plasma con abundante concentración de plaquetas, que contienen en su interior los factores de crecimiento, y se inyectan en el área a tratar. Se puede utilizar sólo o en combinación con una matriz colágena que aumenta notablemente el éxito regenerativo en atrofia vaginal.

 

Es un procedimiento muy seguro y altamente efectivo. Solo pueden notar dolor local en el sitio de inyección. Solo contraindicado en: Plaquetopenia grave, Púrpura trombocitopénica idiopática grave, Leucemia mielógena crónica, Mieloma múltiple, diabetes mellitus grave e hipercolesterolemia grave.

Es una gran solución en pacientes con tejidos gravemente dañados, en fracaso de otros tratamientos, y también en pacientes con antecedentes de cáncer de mama.

 

D- Factor vascular estromal: es el tratamiento regenerativo por excelencia, se realiza en quirófano bajo anestesia y tiene una eficacia superior.

 

¿Cómo funciona? 

Requiere una pequeña lipoaspiración de una zona donante de grasa y procesamiento de la muestra de grasa lipoaspirada, hasta obtención de la fracción vascular estromal de la grasa rica en células madres y su inyección posterior en el tejido afectado. Es extraordinariamente efectivo en atrofia y otras patologías ginecológicas como el liquen escleroatrófico.

 

Tras el tratamiento de todas estas áreas mejora la salud física y psicológica. Aumenta la satisfacción sexual un 85%, mejora la relación con la pareja un 70%, la espontaneidad sexual un 66%, la intimidad 56%, el temperamento un 40%, la búsqueda de nuevas relaciones un 40%, dormir un 40%, disfrutar de la vida un 40%, actividad deportiva y viajar un 18% cada una, las actividades sociales, diarias y la productividad laboral un 15%. Previene enfermedades crónicas del suelo pélvico y esfera urinaria.

 

Todos estos tratamientos forman parte de la ginecología regenerativa y aportan grandes resultados a patologías que antes tenían poco o nulo tratamiento. Hoy mantener o recuperar la calidad de vida de nuestras pacientes es nuestro objetivo.  Recupera tu salud vulvo-vaginal.

 

Bienvenidas al siglo de la mujer.

Por Dra. Natalia Gennaro Della Rossa
Ginecología y Obstetricia

Reconocida especialista en Ginecología a nivel internacional, la Dra. Gennaro Della Rossa es experta en cirugía laparo-robótica avanzada de suelo pélvico. Su amplia formación la ha preparado para abordar diferentes patologías ginecológicas, como la incontinencia urinaria, el dolor pélvico, el prolapso de órganos pélvicos, disfunciones sexuales y medicina regenerativa y cosmética ginecológica, experta en láser vaginal, radiofrecuencia, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas. Es también experta en Medicina Antienvejecimiento, dedicada al estudio de los mecanismos que envejecen nuestras células, manejo de hormonas bioidénticas, nutracéutica, Peptonas, terapia endovenosa y neural, células madres. 


CEO Socio Fundador de Consulta Dra. Natalia Gennaro, donde realiza tratamientos de Ginecología y Medicina Antiaging.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.