Cuándo realizar una histerectomía o extirpación del útero

Escrito por: Dr. Lucas Minig
Publicado: | Actualizado: 20/02/2018
Editado por: Patricia Pujante Crespo

 

Histerectomía: qué es

Una histerectomía es la extirpación quirúrgica del útero (o matriz). El útero es un órgano muscular con una cavidad en su interior denominado cavidad uterina. La función es alojar al bebé y permitir su crecimiento durante el embarazo.  El útero tiene dos partes: una superior o cuerpo uterino, donde se encuentra la cavidad uterina; y otra inferior o cuello uterino. La histerectomía puede ser total, extirpando ambas partes; o sub-total, en caso de extirpar solo el cuerpo uterino. 

 

Patologías o problemas ginecológicos que obligan a una histerectomía

Los principales motivos para realizar una histerectomía incluyen:
•    Miomas uterinos: son formaciones nodulares benignas pero que pueden ocasionar dolor crónico y sangrados menstruales muy abundantes.
•    Sangrados menstruales excesivos que lleven a cuadros de anemia reiterada y que no respondan a tratamiento hormonal.
•    Endometriosis grave: es una enfermedad benigna y auto-limitada con la menopausia pero que, en casos severos de dolor crónico, puede requerir de la extirpación del útero.
•    Prolapso uterino: significa el descenso del útero por la vagina, que suele ocasionar sensación de peso vaginal e infecciones recurrentes.
•    Cáncer de cuello uterino
•    Cáncer de cuerpo uterino, más frecuentemente de endometrio
•    Cáncer de ovarios

 

Técnicas para realizar la histerectomía y cuándo elegirlas

La histerectomía puede realizarse por tres vías: 
•    Vaginal, en caso de prolapso uterino.
•    Abdominal, mediante una gran incisión que puede ser trasversal (como una cesárea) o longitudinal, para casos muy excepcionales de úteros muy grandes (por múltiples miomas o de cáncer avanzado de ovario).
•    Laparoscópica: es una técnica quirúrgica mini-invasiva. Al día de hoy, los cirujanos expertos en Ginecología con experiencia, realizan casi el 95% de las histerectomías mediante la vía laparoscópica. 

 

En qué consiste la histerectomía laparoscópica mini-invasiva

La histerectomía laparoscópica mini-invasiva consiste en realizar la extirpación del útero mediante una incisión de 10 mm en el ombligo, por donde se introduce una cámara que permite ver por un monitor externo; y tres incisiones de 5 mm por debajo en la pelvis, por donde se introduce el material para realizar el procedimiento.

La cavidad abdominal es previamente distendida con un gas se extrae al final de la intervención. El útero, una vez des-insertado de sus puntos de anclaje, se extrae por vía vaginal, cerrando con unos puntos el techo de la vagina, y dando fin a la operación. En condiciones normales suele durar en torno a 45-60 minutos. Las pacientes suelen tener una recuperación muy rápida y efectiva en la inmensa mayoría de los casos gracias a la mínima invasión quirúrgica. Así, pueden ser dadas de alta en el mismo día o al día siguiente, comiendo, caminando, orinando por sus propios medios y tolerando el dolor con un simple analgésico por vía oral. 

 

Rutina de la paciente durante el posoperatorio de histerectomía

La paciente puede hacer su vida normal tras la intervención, tanto como su nivel de dolor se lo vayan permitiendo. Esto incluye cualquier tipo de actividad cotidiana como levantar objetos de poco peso, deambular tanto dentro como fuera de casa, subir y bajar escaleras, o comer todo tipo de alimentos preferentemente no fritos y en pocas cantidades, repartidos en varias comidas. 

Asimismo, dependiendo del tipo de trabajo que realice, se puede reincorporar tan pronto como la paciente desee, en la medida que se sienta confortable con su nivel de dolor. Por otra parte, puede volver a conducir un coche una vez que se sienta segura de accionar con rapidez los pedales y que no esté tomando ningún tipo de medicación que altere la conciencia o el sueño. El único límite formal que tiene la histerectomía laparoscópica es la abstinencia sexual durante 40 días. Esto se recomienda siempre para evitar que se abra el techo de la vagina suturado durante la intervención. 

 

Por Dr. Lucas Minig
Ginecología y Obstetricia

El Dr. Lucas Minig es un prestigioso experto en Ginecología y Obstetricia de la ciudad de Valencia. Cuenta con una extensa formación académica, siendo Licenciado y Doctor en Medicina por la Universidad Católica de Argentina y la Universidad de Buenos Aires, respectivamente. Además, se ha recibido de ginecólogo oncólogo tras completar su formación en el Instituto Europeo di Oncología de Milán, Italia, (2006-2008) y un postdoctoral Fellowship en el National Cancer Institute, en el National Cancer Institute de Bethesda (USA) (2008-2010). Actualmente, el Dr. Minig es jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia en el Instituto Valenciano de Oncología (IVO), Valencia, España. En la actualidad combina su actividad asistencial con la docencia y la investigación. Participa activamente dando charlas y conferencias en numerosos congresos tanto nacionales como internacionales y es autor de numerosos artículos científicos y capítulos de libros internacionales relacionados al cáncer ginecológico y la cirugía de alta complejidad.  

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.