Cómo debe ser la dieta de un jugador de pádel

Escrito por: Roger Vilageliu
Publicado: | Actualizado: 17/11/2018
Editado por: Patricia Pujante Crespo

El pádel es un deporte relativamente joven y que cada vez está ganando más adeptos en todo el mundo. En el caso concreto de España, esta modalidad de deporte de raqueta empezó a popularizarse a partir de los años 90 gracias a que, entre sus practicantes, se encontraban algunas personalidades como políticos, periodistas y empresarios.

Fisiológicamente hablando, el pádel comparte muchas características con su primo-hermano: el tenis. Ambos deportes presentan una intensidad de juego parecida, aunque la de este último se sitúa un poco por encima. La frecuencia cardíaca (FC) media de un jugador de pádel en un partido es de unas 148bpm, mientras que en el tenis se registran valores de 158bpm. En el pádel podemos visualizar picos de intensidad que muestran una FC máxima de 170bmp y en el tenis de hasta 189bpm. Ambos deportes son de carácter intermitente, razón por la cual el metabolismo anaeróbico (sprints, frenazos, golpes, saltos…) tendrá muchísima importancia en su desarrollo.

Es importante que los jugadores ingieran los nutrientes necesarios y mantengan una correcta hidratación - Top Doctors
Es importante que los jugadores ingieran los nutrientes necesarios
y mantengan una correcta hidratación

 

Factores que pueden influir y limitar el rendimiento en el pádel: qué ingerir para evitarlos 

Existen una serie de factores que pueden hacer que el jugador de pádel no esté a pleno rendimiento. Se trata de cuestiones nutricionales y dietéticas que pueden evitarse aportando al organismo las vitaminas e hidratación necesarias. Son:

  1. Depleción de los depósitos de glucógeno. Cuando el glucógeno (reserva de carbohidratos que tenemos tanto en el músculo como en el hígado) se vacía, el rendimiento deportivo cae en picado, ya que queda prácticamente anulado el subministro de combustible. Para evitarlo hay que empezar el partido con los depósitos suficientemente llenos y, en el transcurso del mismo, ir reponiendo glucosa a un ritmo adecuado.
  2. Acumulación de ácido láctico. La formación y posterior acumulación de ácido láctico, característico en la realización de ejercicios de tipo anaeróbico, impide la correcta oxidación de la glucosa, a la vez que genera fatiga a nivel muscular. Para evitarlo se puede usar algún tipo de suplementación que tenga un efecto buffer o taponador como modo de minimizar este efecto no deseado.
  3. Deshidratación y desequilibrios electrolíticos. El pádel puede jugarse tanto en indoor como al aire libre. En ambas situaciones, una adecuada hidratación va a ser un aspecto fundamental para el correcto desempeño en el juego. En aquellos partidos en los que el juego se disputa en un recinto cerrado, el nivel de sudoración del jugador puede ser bastante elevado, especialmente cuando la climatización del lugar no es lo correcta que debería ser (humedad relativa y/o temperaturas altas). Cuando el evento tiene lugar en el exterior, el jugador puede encontrarse que tiene que jugar en un ambiente muy caluroso y sofocante. Una correcta hidratación antes, durante y después del partido va a ser totalmente indispensable. El aporte de sales minerales, adicionadas al agua de reposición, es imprescindible para lograr una completa hidratación así como, posiblemente, para evitar problemas como los calambres y contracturas musculares.
  4. Hipertermia. En aquellos partidos los cuáles se empiezan a alargar por encima de lo habitual, que se disputan al aire libre y bajo un calor sofocante, hay que realizar, más que nunca, una reposición de líquido adecuada. La elevación de la temperatura corporal por encima de los 40oC no solamente puede producir el desvanecimiento del deportista sino que puede poner en riesgo su vida. El objetivo a la hora de realizar una hidratación apropiada es el de contrarrestar la deshidratación provocada por la sudoración. Sin el aporte correcto de líquido el cuerpo no puede producir suficiente sudor y la temperatura corporal empieza a ascender inevitablemente.
  5. Fatiga central. En multitud de deportes hallamos la fatiga central como uno de los factores limitantes del rendimiento. Este tipo de fatiga no se localiza en el tejido músculo-esquelético, sino que se entiende como fatiga cerebral o “mental”, por decirlo de algún modo. Aquí, el sistema nervioso central no realiza una correcta o adecuada transmisión del impulso nervioso a las distintas fibras musculares implicadas en la actividad deportiva. El jugador de pádel puede valerse de cierto tipo de suplementación deportiva para reducir la fatiga central, como ahora los aminoácidos ramificados (BCAA).

Por Roger Vilageliu
Nutrición y Dietética

Roger Vilageriu es nutricionista y dietista en el centro médico de excelencia Menja Sa Barcelona. Diplomado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Ramon Llull (Fundación Blanquerna), Postgraduado en Nutrición Deportiva (UCA), Antropometrista Nivel I ISAK por la INEFC y Titulado en cocina por la Escola del Gremi d’Hostaleria i Restauració de Barcelona es, además, miembro de la la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes