¿Qué son los tumores de la fosa craneal posterior?

Autore: Dr. Andrés Beltrán Giner
Pubblicato:
Editor: Margarita Marquès

El sistema nervioso central es el órgano mejor protegido de agentes externos de nuestro cuerpo: cerebro y cerebelo se encuentran alojados en el estuche óseo que es el cráneo y la médula dentro del canal óseo vertebral.

 

El cráneo lo podemos considerar como un edificio de tres plantas. Las dos superiores, llamadas fosa craneal anterior y fosa craneal media, contienen al cerebro propiamente dicho, y en la inferior se sitúan el cerebelo y el tronco de encéfalo con sus correspondientes nervios llamados pares craneales. Es esta fosa posterior la de menor volumen de las tres, pero aquí se encuentran las estructuras vitales de nuestro cuerpo.

 

Todo el sistema nervioso central dispone de una extensa red vascular por donde circula la sangre que aporta los dos elementos esenciales para el funcionamiento cerebral (oxígeno y glucosa) y que dispone de un mecanismo sensor en las arterias carótidas del cuello para que el flujo sanguíneo se mantenga adecuado intracranealmente, siendo el cerebro el último órgano sacrificado en una situación de shock hipovolémico.

 

Es la fosa craneal posterior se encuentran
las estructuras vitales de nuestro cuerpo

 

Astrocitomas: diagnóstico y tratamiento

Las células más numerosas del tejido del sistema nervioso son los astrocitos, similares en función a las abejas obreras en un panal. A partir de estas células se desarrollan los tumores más frecuentes, conocidos con el nombre de astrocitomas.  

 

En el cerebelo los astrocitomas se desarrollan en los hemisferios cerebelosos. Son tumores benignos, especialmente los microquísticos que vemos en niños y adolescentes, y que se manifiestan por un síndrome de hipertensión craneal (cefalea vespertina, náuseas, mareo y vómitos). Se diagnostican fácilmente mediante resonancia magnética. El tratamiento es exclusivamente quirúrgico, con una morbilidad y mortalidad muy baja. El resultado es bueno y el pronóstico excelente. Estos astrocitomas también pueden aparecer dentro del tronco cerebral. Aquí está contraindicada la cirugía. La evolución es muy lenta y el pronóstico muy desfavorable con una supervivencia media de cinco años.

 

¿Qué es el ependimoma?

Otro tumor frecuente en el cerebelo es el ependimoma que proviene de las células nerviosas que tapizan las paredes del sistema ventricular, aquí las del IV ventrículo. En su desarrollo van ocupando la luz ventricular hasta producir un bloqueo de la circulación del líquido cefalorraquídeo que conduce a una hidrocefalia.

 

La clínica es igualmente de síndrome de hipertensión craneal con vómitos repetitivos, especialmente violentos. Si exploramos el fondo de ojo con un oftalmoscopio podemos ver un edema de papila con hemorragias. El tratamiento es esencialmente quirúrgico. Dependiendo del grado histológico puede requerir tratamiento complementario con radioterapia.

 

Hemangioblastoma: un tumor vascular

También nos podemos encontrar en el cerebelo con tumor vascular conocido como Hemangioblastoma, que es igualmente benigno, pero cuyo tratamiento quirúrgico requiere gran experiencia del cirujano por la hemorragia que puede ocasionar su extirpación que será resolutiva.

 

¿Qué son los neurinomas y los meningiomas?

Los nervios o pares craneales que salen del tronco de encéfalo y cruzan el espacio subaracnoideo, donde se encuentra el líquido cefalorraquídeo, hasta alcanzar los distintos agujeros de la base cráneo también pueden desarrollar tumores denominados neurinomas

 

El más frecuente lo encontramos en el VIII par (cocleovestibular), cuyo síntoma inicial es la pérdida de audición unilateral lentamente progresiva. Se trata de un tumor benigno cuyo crecimiento inicial se limita al conducto auditivo interno. En esta fase el tratamiento recomendado es la radiocirugía. Cuando se diagnostica tardíamente ya ocupa la cisterna del ángulo pontocerebeloso e incluso puede desplazar y comprimir al tronco de encéfalo. El tratamiento es quirúrgico y siempre supone un reto para el neurocirujano, intentando salvar al nervio facial.

 

Finalmente, de las cubiertas que envuelven a todo el sistema nervioso central, conocidas como meninges y que por tanto encontramos en la fosa posterior se pueden desarrollar tumores benignos llamados meningiomas. Estos tumores de crecimiento lento crecen de fuera hacia dentro, comprimiendo el tejido elástico cerebeloso, que se deja deformar, alcanzando un tamaño importante sin apenas presentar sintomatología. Localizaciones típicas son el ángulo pontocerebeloso y el agujero magno occipital. Es posible la extirpación completa resolutoria.

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione
Dr. Andrés Beltrán Giner

Dr. Andrés Beltrán Giner
Neurochirurgia

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione


  • Trattamenti correlati
  • Chirurgia del cranio
    Malformazioni del sistema nervoso
    Sistema nervoso
    Aneurisma cerebrale
    Disturbi del movimento
    Fratture del cranio
    Ematomi intracranici
    Emorragia cerebrale
    Malformazioni vascolari
    Chirurgia dell'epilessia