Neuroestimulación para el dolor neuropático radicular

Autore: Dra. Mónica Romero Rosich
Pubblicato:
Editor: Margarita Marquès

La neuroestimulación es una técnica quirúrgica que consiste en la modulación del impulso nervioso mediante un electrodo implantado sobre distintos componentes del sistema nervioso central y periférico (neuroestimulación cerebral, medular, radicular o de nervio periférico).

 

El estímulo que provoca el electrodo implantado “bloquea” la señal de dolor que proviene de la estructura neurológica dañada hacia el cerebro.

 

La neuroestimulación más frecuente para el tratamiento del dolor crónico neuropático por lesiones medulares o radiculares es la neuroestimulación de cordones posteriores a nivel medular.

 

La neuroestimulación es una técnica quirúrgica
que consiste en la modulación del impulso nervioso

 

¿Cómo es el proceso de tratamiento mediante neuroestimulación?

Esta técnica se realiza en quirófano bajo anestesia local y sedación.

 

El proceso consta de dos fases:

  • Fase de prueba: se coloca el electrodo en la posición adecuada para dar cobertura a la zona dolorosa y se exteriorizan los cables a través de la piel.  Durante un periodo de entre una y dos semanas, el paciente evaluará la capacidad del sistema para mejorar su dolor. El paciente lo que percibe es una sensación de hormigueo agradable (parestesia) en la zona de dolor. 
  • Fase de implantación definitiva: una vez finalizada la fase de prueba (entre una y dos semanas) se llega a la fase de implantación definitiva en la que, una vez verificado el efecto beneficioso de la terapia, se procede en quirófano a la unión del electrodo al generador y la colocación final del generador, bajo condiciones de asepsia, en un área bajo la piel habitualmente en el abdomen.

 

¿Qué tipos de dolor se pueden tratar con neuroestimulación?

La neuroestimulación medular se emplea con mayor frecuencia para el tratamiento del dolor lumbar y radicular (ciática) tras una cirugía de columna (es lo que denominamos “failed back syndrome”).

 

También se puede tratar el dolor secundario a la afectación de un nervio sensitivo como consecuencia de determinadas intervenciones quirúrgicas, por ejemplo la cirugía de las hernias inguinales, la cirugía torácica, la cirugía maxilofacial o la cirugía de varices.

 

Otros síndromes de dolor tratables con la neuroestimulación medular y radicular son: dolor por amputación (el denominado síndrome del miembro fantasma), dolores causados por síndrome regional complejo, distrofia simpático-refleja, angina de pecho o neuralgias.

 

¿Duele la neuroestimulación?

El procedimiento quirúrgico, mediante el cual se procede a la implantanción del neuroestimulador, se realiza bajo anestesia local y sedación; la sensación de dolor que siente el paciente durante el procedimiento es mínima.

 

El estímulo generado por el neuroestimulador y que se distribuye por la zona dolorosa produce una sensación de hormigueo agradable. El resultado es un postoperatorio rápido y poco doloroso.

 

¿Qué debe esperar el paciente de la neuroestimulación?

Una mejora sustancial de su calidad de vida. El objetivo de la neuroestimulación es que los pacientes con dolor crónico, consigan una mejoría de dicho dolor.

 

¿Cuáles son los riesgos de la neuroestimulación? ¿Qué efectos secundarios pueden surgir los días posteriores al procedimiento?

Es una técnica segura. Sin embargo todo procedimiento tiene posibles complicaciones.

 

El efecto secundario más frecuente es el dolor local en la zona de punción, aunque suele ser de intensidad leve y transitorio. La pequeña incisión y el paso de agujas pueden causar pequeñas áreas de hemorragia subcutánea. Menos frecuentemente podría producirse un hematoma a nivel epidural, que puede precisar su evacuación quirúrgica si comprime la medula o las raíces nerviosas de manera significativa. En caso de infección, puede ser necesario retirar el sistema.

 

Por lo general, el beneficio que se obtiene de este procedimiento es mucho mayor que sus posibles complicaciones, las cuales son infrecuentes.

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Dra. Mónica Romero Rosich
Neurochirurgia

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Vedi il profilo

Valutazione generale del paziente


Questo sito Web utilizza cookie propri e di terzi per raccogliere informazioni al fine di migliorare i nostri servizi, per mostrarle pubblicità relative alle sue preferenze, nonché per analizzare le sue abitudini di navigazione..