El poder de la meditación

Autore: Sydney Pinoy-Peyronnet
Pubblicato:
Editor: Albert González

La realidad que nos toca vivir día a día está sometida a un constante cambio y evolución. Las tareas aumentar sin cesar y nuestra cabeza llega a un punto que dice ¡basta! Entonces es cuando entramos en un estado de agobio físico y mental, así como de estrés, que es difícil de canalizar.

 

El problema reside en que enfocamos mal nuestra rutina diaria. A continuación se muestran algunos ejemplos:

  • Pretender hacer muchas cosas en poco tiempo.
  • Correr de un lado a otro para llegar a tiempo a todos los sitios.
  • Realizar una tarea mientras se está pensando en otra distinta. 
  • Estresarse pensando en todo lo que tienes que hacer al plegar del trabajo. 
  • Estar controlando continuamente los mensajes y correos que recibimos. 

 

Todo ello, no debería preocuparnos porque vivimos en la época tecnológica y muchos ordenadores nos facilitan de sobremanera nuestras tareas cotidianas. Con esto, logramos ahorrar energía mental y tener una vida más cómoda. La ciencia y los avances médicos han logrado diversos hitos en las últimas décadas, ya que por ejemplo, antes el cáncer no se podía curar y ahora al menos es posible alargar la vida del paciente.

 

Y esto no ha hecho más que empezar. La sociedad avanza a una velocidad endiablada:

  • Se descubren cada semana nuevos hallazgos científicos. 
  • Diseñan actualizaciones de softwares. 
  • Se desarrollan sistemas más complejos. 

 

Sin embargo, esto provoca que nuestro cerebro se sature con tanta información, la cual tiene que integrar y procesar, actualizando constantemente sus modelos de interpretación de la realidad.

 

Por otro lado, llevamos un ritmo de vida frenético que también nos afecta negativamente:

  • Trabajamos durante muchas horas. 
  • Intentamos enterarnos de todo lo que ocurre en el mundo. 
  • Procuramos sacar el máximo partido de los recursos que existen, en cuanto a formación, aumento de clientes, etc.
  • Cuidar minuciosamente nuestras relaciones personales.

 

No obstante, por más que nos esforcemos, es una obviedad que no podemos con todo. Solemos centrarnos en nuestras obligaciones personales y profesionales, en detrimento de nosotros mismos. Al final siempre llegamos a un punto en que nuestra mente reclama nuestra atención, ya que nos somos superhéroes ni tampoco infalibles.

 

Es una de las técnicas más efectivas para tener equilibrio emocional.

 

A menudo sucede que nos excedemos en nuestras responsabilidades yendo a trabajar hasta el último mes de embarazo o trabajamos a pesar de tener la gripe. Todas estas señales que nos envía nuestro cuerpo no deben ser ignoradas, ya que podrían llegar a convertirse en situaciones patológicas.

 

¿Cómo encontrar el equilibrio?

Sin duda, una de las técnicas más conocidas y efectivas es la meditación. Proveniente de la cultura oriental se ha ido popularizando en las últimas décadas hasta convertirse en uno de los mejores métodos para recuperar el equilibrio perdido que nuestra mente tanto necesita.

 

Existen diferentes tipos de meditación:

  • Meditación mindfulness
  • Meditación de compasión. 
  • Meditación de amabilidad. 
  • Meditación de concentración. 
  • Meditación de simple de concienciación.

 

Más allá del tipo de meditación que decidas realizar, hay que tener en cuenta que implica observar y observarse, de manera imparcial, sin juzgar. Así logramos conocernos mejor, tanto a nivel físico como a nivel mental.

 

La meditación contribuye a mejorar nuestra estabilidad emocional, así como nuestro bienestar psicofísico. Es importante aprender a ser compasivos con nosotros, pero también con los demás. También, debemos saber ver cuando nuestra mente nos oprime con pensamientos negativos que nos distraen de la tarea que estamos realizando. Cuanto más conscientes seamos de estas limitaciones, más capaces seremos de superarlas.

 

La ciencia ha demostrado en varias ocasiones que la práctica de la meditación favorece a mantener un equilibrio emocional óptimo. Ello se refleja además en nuestro sistema inmunitario, en nuestra salud y en nuestras capacidades cognitivas.

 

No saber meditar no es importante, ya que al igual que tantas otras cosas, solo se aprende a base de práctica. Con el tiempo se volverá algo sencillo y natural. El único requisito es tener ganas de estar más a gusto con los demás y contigo mismo. ¡Namasté!

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Sydney Pinoy-Peyronnet
Psicologia

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Vedi il profilo

Valutazione generale del paziente


Questo sito Web utilizza cookie propri e di terzi per raccogliere informazioni al fine di migliorare i nostri servizi, per mostrarle pubblicità relative alle sue preferenze, nonché per analizzare le sue abitudini di navigazione..