Dismorfofobia: la obsesión por la belleza y la imagen corporal

Autore: Dra. María Soledad Humbert Escario
Pubblicato:
Editor: Patricia Pujante Crespo

La dismorfofobia o “trastorno dismórfico corporal” es una patología que va más allá de la obsesión por la belleza y la imagen corporal. Esta preocupación excesiva está a la orden del día en una sociedad que da más importancia de la que debería a la juventud, la estética y la salud, poniendo estos tres factores al mismo nivel.

 

¿A quién afecta el “trastorno dismórfico corporal”?

Esta obsesión es más frecuente en aquellas personas que son más influenciables por los demás. Dichas influencias son difundidas por los medios de comunicación y por la presión del grupo social, sobre todo, en los jóvenes. Además, esta tendencia se ha igualado entre ambos sexos: lo que hace unos años era más común en chicas, ha alcanzado el mismo papel en los varones.

 

Cómo afecta la dismorfofobia a la vida cotidiana

El “trastorno dismórfico corporal”, antes conocido como dismorfofobia, es más que el interés por la belleza. Se trata de un cuadro clínico incapacitante que, quien lo padece, siente una intensa preocupación por los “defectos” de su físico, prácticamente insignificantes para el resto.

 

Esta obsesión ocupa entre tres y ocho horas al día y es muy complicado resistirse y controlarla para quien la padece. Además, estas personas desarrollan comportamientos y actos mentales como la constante comprobación de sí mismos de forma repetida y excesiva.

 

Quien sufre dismorfofobia presenta un malestar constante que mina su autoestima, dificultando todas las áreas de su vida.

La dismorfofobia va más allá de preocuparse por el físico, es una obsesión - Top Doctors
La dismorfofobia va más allá de preocuparse por el físico, es una obsesión

Dismorfofobia muscular o vigorexia

Un tipo de “trastorno dismórfico corporal” es la dismorfofobia muscular o vigorexia, en la que el individuo tiene una visión de sí mismo distorsionada, percibiéndose débil y enclenque. Esto lo lleva a modificar su alimentación a límites extremos con el fin de conseguir más masa muscular, a realizar ejercicio físico excesivo y descuidar otros ámbitos de su vida.

 

Causas y síntomas de la dismorfofobia

Esta enfermedad está relacionada con el entorno, además de factores genéticos y fisiológicos. Por ejemplo, elevadas tasas de abandono y abusos en la infancia y prevalencia en la familia de primer grado de trastorno obsesivo-compulsivo y alteraciones en la serotonina.

 

El síntoma principal es la alteración del pensamiento hasta el delirio e incluso la percepción trastornada de sí mismo: el individuo está totalmente seguro de la presencia de un defecto físico que para los demás es inapreciable o inexistente. Estas personas se miran constantemente al espejo y preguntan reiteradas veces a sus allegados sobre sus “defectos”.

 

De hecho, desde 2013 se considera parte del trastorno obsesivo-compulsivo dadas las características del pensamiento y los rituales llevados a cabo. También se asocia con frecuencia al trastorno depresivo mayor.

 

Los elementos psicológicos y ambientales que pueden influir en el origen de este trastorno son:

  • Baja autoestima. Esto puede ser el origen o una consecuencia del trastorno.
  • Familia y entorno. Si el individuo ha crecido en un ambiente en el cual el físico ha tomado el protagonismo, o si se ha sentido rechazado alguna vez por alguna de sus características corporales.
  • El “cuerpo de moda”. Si el cuerpo del individuo tiene poco parecido con el supuesto cuerpo ideal para su entorno, se puede sentir rechazado.
  • Sociedad superficial. El culto a la imagen y la apariencia son dos aspectos muy importantes, incluso asociados a la felicidad, en la sociedad actual. A raíz de esto, han nacido las empresas del adelgazamiento, de ponerse en forma, de lo “bio”, etc. 

 

Diagnóstico de la dismorfofobia

La “clave” para saber si esta obsesión por el físico es patológica es que perjudique a las demás áreas de la vida de la persona: resultados académicos, trabajo, relaciones familiares y sociales… Casi todos los afectados por esta enfermedad mental presentan un funcionamiento psicosocial alterado debido a las preocupaciones “irreales” por su apariencia, pudiendo llegar a evitar la relación con los demás.

 

Tratamiento de la dismorfofobia

  • Para los casos más graves que presenten un pensamiento obsesivo, síndromes depresivos o fobias, se administra un tratamiento psicofarmacológico.
  • Para que la persona afectada “vuelva a la realidad”, se trabaja la autoestima y se motiva al paciente a enfrentar las relaciones sociales dejando a un lado la autovaloración física, se lleva a cabo una psicoterapia de orientación cognitivo-conductual.

 

¿Habría que tomar medidas sociales ante este trastorno?

Los especialistas en Psiquiatría establecen que la clave para reducir la prevalencia de este trastorno es aprender a dejar a un lado la superficialidad de la sociedad actual. Para ello, lo ideal sería una educación basada en el respeto de las diferencias individuales y apreciando los valores del ser humano más allá de la apariencia.

 

El papel de los cirujanos plásticos ante el Trastorno dismórfico corporal

Cuando un paciente con trastorno dismórfico corporal acude al especialista en Cirugía plástica, estética y reparadora, frecuentemente ocurre que el cirujano se percata de que el defecto que el individuo señala es “imaginario” y tiende a disuadir la intervención, ya que la cirugía no suele mejorar la autoimagen del paciente.

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Dra. María Soledad Humbert Escario
Psichiatria

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Vedi il profilo

Valutazione generale del paziente


Questo sito web utilizza cookie propri e di terze parti per raccogliere informazioni al fine di migliorare i nostri servizi, per mostrarle la pubblicità relativa alle sue preferenze, nonché analizzare le sue abitudini di navigazione. L'utente ha la possibilità di configurare le proprie preferenze QUI.