¿Cuándo es necesario operar una artritis de rodilla?

Autore: Dr. José María Amorós Macau
Pubblicato:
Editor: Carlota Rincón Muñoz

La rodilla es una articulación esencial para la movilidad de la pierna y la marcha, El Dr. José María Amorós explica que de esta manera, se encuentra siempre sometida a una sobrecarga por su ubicación entre el fémur y la tibia. A causa de esta presión, sus partes blandas y estructuras osteocartilaginosas pueden desgastarse, alterarse y producir un grave déficit funcional y dolor invalidante.

Los principales procesos de artritis de rodilla son:

  • La artrosis es un tipo de artritis de desgaste del cartílago articular, relacionada con la edad, ya que por lo general se presenta en personas de más de 50 años de edad. Así, el cartílago que recubre los huesos de la rodilla se ablanda y desgasta hasta el punto que los huesos rozan entre sí, causando dolor y limitación funcional.
  • La Artritis reumatoide es una enfermedad crónica en la que la membrana sinovial que rodea la articulación de la rodilla se inflama y engruesa, provocando la destrucción del cartílago con denudación del hueso y un cuadro de dolor crónico y rigidez de la extremidad.
  • La Artritis post-traumática suele darse después de una lesión grave en la rodilla, tanto de tipo óseo por una fractura o por intercurrencia de lesiones meniscales; como de tipo ligamentoso, que previamente han sido o no tratadas quirúrgicamente y al desestabilizar la rodilla ocasionan movimientos anómalos que deterioran la articulación.
Se recomienda emplear la cirugía cuando el dolor severo

Cuándo necesita operar la rodilla con artritis

Se recomienda emplear la cirugía cuando el dolor severo y la rigidez llegan a impedir o limitar las actividades cotidianas como caminar, sentarse y levantarse de la silla, subir y bajar escaleras, entrar y salir de un coche e incluso si impide el descanso. También serán factores a tener en cuenta la hinchazón, el arqueado de la rodilla hacia dentro o hacia fuera (varo-valgo) y los tratamientos farmacológicos y fisioterapéuticos o la necesidad de bastón para caminar.

Para determinar si el paciente necesita una prótesis de rodilla, se tendrá en cuenta si el dolor y el problema de movilidad son de larga evolución. Se realizarán pruebas de imagen con un valor relativo pero no determinante, que serán una radiografía y una telemetría, necesarias para valorar la desaxación (pérdida del eje normal de un movimiento). Por otra parte, para la cirugía protésica de rodilla no hay restricciones por la edad o el peso.

El cirujano ortopédico valorará al paciente individualmente, se informará sobre su historial médico de antecedentes quirúrgicos, tratamientos recibidos, hábitos deportivos y actividad laboral. Es también fundamental que el especialista capte la actitud del paciente para que sea consciente de lo que supone la intervención y transmitirle las expectativas realistas que el cambio articular comporta. No hay que obviar tampoco el entorno socio-económico y social.

 

Ventajas y limitaciones de la prótesis de rodilla

Un factor importante en la decisión de someterse a la cirugía protésica de rodilla es conocer sus ventajas y limitaciones.

  • Ventajas: la más importante es la reducción drástica del dolor y experimentar una gran mejoría en la capacidad para realizar actividades comunes de la vida diaria, como caminar sin límite, nadar, conducir automóvil o motocicleta, jugar al golf, ir en bicicleta, senderismo liviano, bailes de salón y otras.
  • Limitaciones: estarán limitadas las actividades de alto impacto como correr, saltar, trotar y los deportes de contacto.

 

Posibles complicaciones de la cirugía

La tasa de complicaciones en la cirugía de prótesis total de rodilla es baja. Las complicaciones serias, como infección en la articulación, ocurren en menos del 2% de los pacientes. Otras complicaciones mayores, como el infarto de miocardio o el tromboembolismo son también excepcionales.

Por otra parte, padecer ciertas enfermedades crónicas como la diabetes o las enfermedades autoinmunes puede aumentar el riesgo de complicaciones, aunque éste seguiría siendo bajo, y podría prolongarse o limitarse la recuperación completa.

 

Postoperatorio en la cirugía protésica de rodilla

Es fundamental comentar con el cirujano ortopédico todos los detalles de la cirugía y el postoperatorio e ingreso hospitalario. La operación habitualmente no requiere transfusión sanguínea y se aplica profilaxis antibiótica y antitromboembólica; el paciente podrá incorporarse y sentarse a las 12 horas e iniciará ejercicios de flexo-extensión de forma autónoma, sin ayuda de máquinas. Al día siguiente el paciente iniciará la deambulación con dos muletas y el tercero podrá obtener el alta domiciliaria. Se darán instrucciones para la práctica de una tabla de ejercicios a realizar en casa. A las dos semanas abandonará una muleta i entre las 5-7 semanas ya deambulará libremente.

 

Prolongar la vida de la prótesis de rodilla

Actualmente, más del 90% de las prótesis totales de rodilla siguen funcionando bien a los 15 a 20 años después de la cirugía. Sin embargo, el sobreuso y la longevidad llevan en ocasiones al aflojamiento de la prótesis y a la necesidad de un recambio. Es importante tener conciencia, no miedo, de esta posibilidad, que comportará una nueva intervención con resultados equiparables a la primera.

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Dr. José María Amorós Macau
Traumatologia

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Vedi il profilo

Valutazione generale del paziente


Questo sito web utilizza cookie propri e di terze parti per raccogliere informazioni al fine di migliorare i nostri servizi, per mostrarle la pubblicità relativa alle sue preferenze, nonché analizzare le sue abitudini di navigazione. L'utente ha la possibilità di configurare le proprie preferenze QUI.