¿Cuándo es necesaria una cirugía de la hernia inguinal pediátrica?

Autore: Dra. Rocío Espinosa Góngora
Pubblicato:
Editor: Margarita Marquès

¿En qué consiste la cirugía de las hernias inguinales?

La reparación de la hernia inguinal es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentes en la edad pediátrica. A diferencia de lo que ocurre en adultos, las hernias inguinales infantiles son congénitas, es decir, las tienen desde el nacimiento, aunque en algunos casos tarden tiempo en hacerse evidentes.

 

Se originan por falta de cierre de una comunicación que existe en el canal inguinal con el abdomen durante el desarrollo fetal. En nuestro entorno, aparecen aproximadamente en un 2-5% de los niños y son más frecuentes en prematuros o en niños que han nacido con bajo peso. Es más habitual encontrarlas en el lado derecho y aunque pueden afectar a ambos sexos, son más frecuentes en varones.

 

¿Cuándo está indicada la cirugía?

La reparación de la hernia inguinal en niños está indicada siempre desde el momento de su diagnóstico independientemente de la edad del paciente. Esto es así, porque la hernia inguinal en el paciente pediátrico puede dar problemas, sobre todo en los menores de 1 año.

 

La principal complicación es la incarceración o estrangulación que se produce cuando se introduce en la hernia un fragmento de intestino y este queda atrapado sin poder volver al abdomen lo que requiere una actuación urgente y puede dar lugar a complicaciones más graves.

 

La cirugía de la hernia inguinal en niños está indicada desde el momento de
su diagnóstico, porque puede dar problemas, sobre todo en menores de 1 año

 

¿Cómo se realiza este tipo de cirugía?

La intervención consiste en cerrar esa comunicación que quedó abierta en el periodo fetal, separando y extirpando el saco de la hernia del resto de estructuras que lo acompañan mediante una pequeña herida en la ingle.

 

Cuando son bilaterales, es decir, cuando el paciente tiene una hernia inguinal en cada lado, puede estar indicado hacer el procedimiento por laparoscopia. En este caso, se introduce una cámara a través del ombligo y se cierra esa comunicación desde el abdomen en ambos lados.

 

En los niños no está indicada la colocación de mallas y con este procedimiento sencillo es suficiente en la mayoría de los casos para solucionar el problema.

 

La operación se realiza en quirófano con anestesia general, aunque además también se administrar anestesia local y/o regional para que el postoperatorio sea lo más confortable posible.

 

Esta intervención suele hacerse de forma ambulante, sin necesidad de pasar la noche en el hospital. Puede ser necesaria la hospitalización durante al menos 24 horas en algunos casos: si el paciente tiene alguna patología añadida, vive muy lejos de un centro sanitario o en lactantes pequeños que requieran de observación estrecha.

 

¿Qué riesgos tiene para el paciente?

En general, se trata de un procedimiento seguro siempre que sea realizado por personal habituado en el tratamiento quirúrgico del paciente pediátrico. Existen muy pocas complicaciones derivadas de la cirugía y estas son poco frecuentes. Las complicaciones más reseñables son las de la herida quirúrgica como:

  • Infección
  • Sangrado
  • Apertura de la sutura

 

Estas complicaciones por lo general son leves y se tratan y solucionan de forma sencilla (por ejemplo, con curas o administración de antibióticos). En un paciente sano es raro que pueda volver a salir la hernia en el lado operado.

 

¿Qué cuidados se deben seguir después de la intervención?

Los cuidados postoperatorios de una hernia inguinal son muy sencillos. Consiste en mantener la herida quirúrgica limpia aseándola todos los días con agua y jabón evitando baños prolongados. Además, se puede aplicar un antiséptico tópico 1 vez al día. Habitualmente se usan puntos de sutura intradérmicos reabsorbibles por lo que no requieren ser retirados.

 

Durante los primeros 2-3 días se recomienda administrar un analgésico pautado como paracetamol para evitar molestias.

 

En los niños más mayores, recomendamos no realizar deporte o bañarse en piscinas durante al menos 3 semanas o hasta que la cicatrización se haya completado.

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Dra. Rocío Espinosa Góngora
Chirurgia Pediatrica

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Vedi il profilo

Valutazione generale del paziente


Questo sito web utilizza cookie propri e di terze parti per raccogliere informazioni al fine di migliorare i nostri servizi, per mostrarle la pubblicità relativa alle sue preferenze, nonché analizzare le sue abitudini di navigazione. L'utente ha la possibilità di configurare le proprie preferenze QUI.