Alergias primaverales en tiempos de COVID-19

Autore: Dr. Ángel Ferrer Torres
Pubblicato:
Editor: Margarita Marquès

¿Por qué cada vez hay más alergias? ¿De qué tipo son las alergias que más se han incrementado?

En el conjunto de las enfermedades alérgicas intervienen múltiples factores. Está la predisposición genética de cada persona, la exposición a infecciones, la variedad de a flora bacteriana, la exposición a contaminantes como gases de vehículos, y específicamente influye la climatología donde reside y el lugar de residencia ya sea el campo o la urbe. Además, hay que tener en cuenta que las enfermedades alérgicas son procesos crónicos y los pacientes necesitan consultar con frecuencia durante todo el proceso de su enfermedad alérgica.

 

En Europa las enfermedades alérgicas afectan a un 25-30% de la población. Los pacientes con nivel social más elevado tienen más síntomas de dermatitis atópica, rinitis y asma por la menor exposición a microbios. En los últimos años también se han incrementado las patologías alérgicas en la clase media y en la población más desfavorecida presentando asma grave, ayudado por factores como el tabaco, y la humedad, que favorecen la alergia alérgenos de interior como son los ácaros, hongos, animales, contaminación por combustibles, infecciones víricas, etc.

 

La rinitis alérgica es la patología más prevalente en la población adulta. Y la dermatitis atópica afecta mayoritariamente a niños. La mayor incidencia de alergia en la población es debida a la reducción de la diversidad de la flora microbiana del intestino, por reducción de la exposición ambiental a bacterias y hongos en la infancia, así como la poca diversidad alimenticia en la primera infancia, no favoreciendo el desarrollo adecuado del sistema inmune.

 

Nos encontramos con una segunda ola alérgica que está desarrollando alergia a determinados alimentos (melocotón, kiwi, marisco, frutos secos, etc.) en los países desarrollados.

 

Este año, con el uso de la mascarilla, se ha observado
una reducción de las infecciones respiratorias

 

El clima de los últimos meses, con abundantes precipitaciones, ¿hará que los efectos de las alergias sean más fuertes?

Las precipitaciones antes de la primavera favorecen un mayor crecimiento de la vegetación durante la primavera y por tanto un incremento de la polinización. En cambio, la lluvia durante la primavera limpia el polen del ambiente de polen y reduce los síntomas alérgicos por polen. Para una adecuada polinización se necesitan temperaturas medias templadas, sobre todo en pólenes de olivo, gramíneas, y malezas como la salsola, parietaria y artemisia. El polen de ciprés es invernal y necesita temperaturas frías.

 

¿El uso de mascarilla puede reducir los efectos de las alergias primaverales?

Este año, con la utilización de las mascarillas se ha observado una enorme reducción de las infecciones respiratorias de la gripe común, y también de las infecciones bacterias en los pacientes con bronquitis. Además, durante el confinamiento del año anterior, los pacientes redujeron la exposición a los pólenes, y la intensidad de los síntomas alérgicos fue menor. 

 

El grano de polen puede tener un tamaño entre 20 a 40 micras. Por tanto, para impedir el paso a la vía respiratoria al polen debemos disponer de mascarillas con poros más pequeños. Las mascarillas quirúrgicas no son útiles. Debemos utilizar mascarillas FFP2 al menos, o mascarillas con filtros para pólenes y ácaros como las 3M. Ambas se venden en farmacias.

 

¿Qué otras medidas de prevención contra el COVID favorecen este hecho?

El uso de gafas de protección ocular en el COVID también reduce la exposición al polen a nivel ocular. El confinamiento y actualmente la menor exposición al aire libre ha favorecido que los pacientes no estén expuestos a los alérgenos externos como son los pólenes y hongos.

 

La higiene de manos ha evitado otras infecciones de las vías respiratorias que pueden desarrollar asma en alérgicos, o sinusitis en pacientes con rinitis e incluso conjuntivitis infecciosa al rascarse los ojos. Y también hemos reducido las maniobras de llevar alérgenos con los manos, como caspa de animales, y resto de partículas de ácaros, a la cara.

 

Hay personas que tienen alergia a las propias mascarillas. ¿A qué se debe?

Más que alergia, lo que hemos observado en ocasiones es un incremento de la dermatitis facial, por el acúmulo de secreciones nasales en los pacientes con rinitis y mayor humedad y menos transpiración cutánea, favoreciendo dermatitis en los pacientes predispuestos.

 

¿Qué síntomas advierten de una reacción a las mascarillas?

Además de la limitación a una respiración libre en todos los pacientes, los pacientes con dermatitis presentan enrojecimiento facial en la zona de aplicación de la mascarilla, y escozor en la misma zona de la cara. Es importante después de quitarse la mascarilla, realizar una buena higiene cutánea, y aplicar alguna crema hidratante facial.

 

El uso de la mascarilla es un pequeño inconveniente que aporta un beneficio a la sociedad evitando un contagio generalizado de la COVID-19.

 

¿Los pacientes siguen confundiendo los síntomas de las alergias con los síntomas de la COVID-19?

Los pacientes alérgicos que tienen más de un año de evolución saben diferenciar adecuadamente los síntomas de alergia y COVID-19. Los síntomas alérgicos son estacionales según el polen o los ácaros como ejemplos, y se suelen asociar más con picor y estornudos. Y cuando presentan asma, la tos se asocia más con los esfuerzos y con “pitos” o sibilancias y no va acompañado el asma de fiebre ni dolor muscular.

 

Pero es cierto, que los pacientes vienen a consulta refiriendo un distanciamiento por el resto de personas cuando presentan estornudos en salvas por la alergia o ataques de tos.

 

¿Ha visto que se hayan reducido las visitas a su consulta por miedo al contagio de la COVID?

Durante las semanas posteriores a Navidad, con la tercera ola, en los hospitales públicos se suspendió la asistencia presencial, salvo situaciones urgentes y graves, y en los hospitales privados se incrementaron las consultas no presenciales vía telefónica. Pero en los hospitales privados se atendieron los pacientes que precisaban pruebas complementarias presenciales, aunque muchos pacientes cancelaron o no asistieron a las citas por miedo al contagio.

 

¿Qué consejos daría a un paciente para intentar reducir los efectos de las alergias?

Dependiendo de su causa alérgica deben realizar las medidas de evitación apropiadas.

 

Los pólenes que podemos observar en cada mes dependen del tipo de polen y de las condiciones atmosféricas. Hay que protegerse con mascarillas o evitar salir al exterior durante los días de viento y a primeras horas del día y por la tarde cuando se encuentra en el aire niveles más altos de polen.

 

En los meses de invierno, predominan los pólenes de cupresáceas (ciprés, enebro). Este año los niveles de polen de cupresáceas han sido inferiores al año anterior. En cambio, se han recogido niveles altos de polen de la platanera de sombra que se encuentras en algunas calles de las grandes ciudades, y también niveles importantes de polen de parietaria en zonas de huerta.

 

Las lluvias antes de la primavera favorecen una polinización más intensa. Sin embargo, la lluvia durante la primavera limpia el polen del ambiente. Podríamos obtener niveles altos de pólenes de gramíneas y de olivo en los próximos dos meses; en junio y finales de verano se pueden alcanzar niveles importantes de polen de salsola.

 

Los ácaros aumentan en el interior de las casas húmedas y próximas al mar, en los bajos y sótanos, y también durante los días lluviosos y con el cambio de tiempo y días nublados. Para estos pacientes, es aconsejable aspirar los colchones y sofás, y reducir la humedad ambiental.

 

Los animales que más alergia producen son los gatos y caballos. Es preferible si es alérgico, tenerlos en el exterior, Aún así los caballos pueden producir alergia hasta distancias de un km si existe viento que lleve el alérgeno en la dirección donde se encuentra el paciente. Y los animales que están en el interior y producen alergia hay que enseñarles a tener su lugar y no invadir las habitaciones ni otros lugares de asiento y estancia de las personas.

 

Si a pesar de todas estas medidas persisten los síntomas, hay que valorar la administración de inmunoterapia específica para los alérgenos responsables de la sintomatología del paciente.

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Dr. Ángel Ferrer Torres
Allergologia

*Tradotto con Google Translator. Preghiamo ci scusi per ogni imperfezione

Vedi il profilo

Valutazione generale del paziente


Questo sito Web utilizza cookie propri e di terzi per raccogliere informazioni al fine di migliorare i nostri servizi, per mostrarle pubblicità relative alle sue preferenze, nonché per analizzare le sue abitudini di navigazione..