Todo lo que debes saber sobre la depresión

Written by: Dr.Prof. Alfonso Blanco Picabia
Published:
Edited by: Yoel Domínguez Boan

Una depresión es un cuadro clínico en el que se dan conjuntamente una serie de síntomas, fundamentalmente emocionales, que no tienen una causa externa conocida o suficiente, pero que ocasionan el que la vida pierda interés para la persona que lo sufre. Aún no sabemos exactamente, más allá de hipótesis y modelos teóricos, los motivos neurofisiológicos que ocasionan esos síntomas. Pero sí disponemos de explicaciones que justifican la utilización de ciertos fármacos y de abordajes psicológicos, que la experiencia nos demuestra que son eficaces.

 

 

¿Qué diferencia una depresión de una tristeza profunda o de un proceso de duelo?

Básicamente, los diferencia el hecho de que la depresión es una enfermedad que ocasiona un estado de ánimo que no corresponde a nada conocido o con importancia suficiente. Mientras que la tristeza profunda es un estado de ánimo parecido, pero que sí tiene una causa (generalmente la pérdida de algo muy importante para esa persona). Se llama duelo a ese mismo estado de ánimo, pero ocasionado por el fallecimiento de alguien querido por el doliente.

 

 

¿Qué causa la depresión?

No conocemos exactamente cuáles son los motivos de que una persona pueda caer en una depresión. Muchas veces podemos identificar algún factor desencadenante. Esto es, algún motivo que ha ocasionado una respuesta emocional depresiva, pero que luego no se ha superado en un tiempo razonable, sino que se ha instalado en los sentimientos de esa persona y se ha convertido lo que era un estado depresivo temporal inicial, en una forma estable de vivir y de ver la vida.

Muchos son los factores de riesgo; muy importante, el genético, que tratamos de determinar analizando los antecedentes familiares del paciente. Pero también es importante la educación que hace que esa persona se desarrolle o no con una adecuada resiliencia y con estrategias eficaces para buscar y disfrutar de las cosas positivas de la vida, tener un ambiente social negativo o pesimista, tener un exceso de ambición… y muchos más.

 

 

Síntomas de la depresión

Se deben diferenciar al menos tres planos:

  • Emocionalmente, un estado de ánimo triste, con pérdida del ánimo, de la capacidad para experimentar placer, de las ilusiones, intereses y motivaciones y con sensación de vacío. Aunque algunas veces puede manifestarse en forma contraria de irritabilidad, susceptibilidad y descontento generalizado. E incluso, ocasionalmente, agresividad.
     
  • Cognitivamente, un enlentecimiento mental o sensación de embotamiento que dificultan la búsqueda de soluciones o la toma de decisiones, la aparición de pensamientos referentes a la propia inutilidad o culpabilidad y el cuestionamiento acerca del balance entre los pros y las contras de seguir viviendo en esas condiciones, que puede hacer plantear las ventajas de poner fin a la vida.
     
  • Fisiológicamente, la pérdida o aumento de peso por cambios en la ingesta, aparición de alteraciones en el sueño (por exceso o por defecto), inquietud o enlentecimiento motores, la apatía, sensación de fatiga o de pérdida de energía y cambios en los hábitos fisiológicos del paciente.

 

Causas de la depresión
¿Cómo darse cuenta de que alguien está deprimido?
 

 

Cómo darse cuenta de que uno mismo o una persona del entorno está deprimida

Las personas que están alrededor, incluso mejor que el propio interesado, se van dando cuenta de que el sujeto va cambiando (a medida que empeora el cuadro) y van apareciendo los síntomas a los que nos referíamos antes.

Muchas veces, como el cuadro progresa paulatinamente, inicialmente no se da importancia a esos cuadros. Pero cuando se echa la vista atrás y se compara con la situación actual, es notorio el cambio. Obviamente, cuando el cuadro se encuentra en una fase aguda, es llamativo por la intensidad de los síntomas y se percibe fácilmente lo anómalo del estado de ánimo del paciente.

Siempre hay causas de queja o de tristeza en nuestras vidas, pero también de alegría e ilusión. Cuando la balanza se va desequilibrando excesivamente, es cuando las personas del entorno pueden percibir el cambio que se está produciendo y alarmarse.

 

 

¿Cómo ayuda un psiquiatra o un psicólogo a un paciente con depresión?

El objetivo debe ser que el paciente recupere su estado de ánimo anterior a enfermar. E incluso, si en su personalidad o antecedentes se detectan rasgos que podrían ocasionar una recaída, tratar de ayudar al paciente a modificarlos.

El psiquiatra es quien, a través de los fármacos y de sus consejos, debe tratar de reorganizar las alteraciones bioquímicas que se hayan producido en el cerebro del paciente y por esa vía recuperar su estado de ánimo, su capacidad cognitiva y su capacidad psicomotora. Esa tarea lleva tiempo porque el efecto de los fármacos es lento. Y durante ese tiempo, el psicólogo debe ir guiando esa recuperación para que evolucione en el sentido adecuado, reaprenda a vivir de una forma compensada (disfrutando de lo bueno y afrontando sin venirse abajo ante lo malo) y apoyándolo en sus pasos hacia la recuperación.

Es difícil conseguir una recuperación adecuada y una prevención de las recaídas, si no se llevan a cabo ambos afrontamientos simultáneamente. Si desea más información sobre la depresión, consulte con un psiquiatra o un psicólogo.

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

By Dr.Prof. Alfonso Blanco Picabia
Psychiatry

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

View Profile

Overall assessment of their patients


This website uses its own and third-party cookies to collect information in order to improve our services, to show you advertising related to your preferences, as well as to analyse your browsing habits..