¿Qué es la medicina integrativa?

Written by: Dr. Javier Torrijos Gil
Published:
Edited by: Albert González

 

¿Qué es para ti la medicina integrativa?

Es fruto de todo un proceso vital. Después de finalizar la carrera de Medicina y, posteriormente en los años de la especialidad, llegó a mi vida una apertura de consciencia que me hizo despertar, completando toda esta formación médica con técnicas de medicina complementaria. Todo ello sobre una base espiritual. La medicina Integrativa supone para mí unificar ambos paradigmas, coger lo mejor de cada uno, sin discriminar, para poder así ofrecer al paciente lo que necesita en cada momento.

 

¿Qué diferencia hay con respecto a lo que conocemos como medicina oficial?

La medicina que entendemos como oficial va a tratar el síntoma. Si tienes algún dolor, la Medicina oficial te prescribe un analgésico, un antiinflamatorio, te hace la misma radiografía para similares patologías, el protocolo es igual para la misma enfermedad.

 

En cambio, la medicina complementaria u holística ve el síntoma como una señal que te da el cuerpo para que te des cuenta de algo que hay que modificar. Es un aviso y una oportunidad que se le brinda a la persona para trabajarse algo.

 

Desde la medicina complementaria se personaliza con cada paciente, dependiendo de su dolor, su lesión, y lo que ello esconde a nivel personal, muchas veces algo emocional. De tal forma que el abordaje del mismo síntoma en dos personas puede ser diferente, no hay un protocolo establecido. Considera a la persona como un todo, como un ser con un cuerpo, alma, emociones, mente y espíritu. Cuando trabajas con una base espiritual y emocional miras al paciente de otra manera, le aceptas y te pones de igual a igual. El enfoque es distinto, el médico no está por encima, vas hacia el paciente con amor y te acercas en una relación de tú a tú, una palabra, una mirada, y escuchar es más efectivo que muchas pastillas.

 

Para mí es muy importante conectar con el paciente, hasta tal punto que considero que en el acto médico se produce una ayuda mutua en nuestro proceso vital. Entonces siempre reflexiono interiormente: ¿Quién ayuda a quién?

 

¿Cómo se complementan los dos tipos de medicina? Qué utilizas de cada una?

La medicina integrativa te da la oportunidad de combinar y utilizar, en cada caso particular, lo mejor de ambos paradigmas. Por ejemplo, en el hospital atiendo personas que tienen hipertensión arterial, hipercolesterolemia, patologías cardiovasculares, infartos de miocardio, diabéticos, problemas vasculares, enfermedades renales crónicas, pacientes que están en hemodiálisis, y todos ellos toman un gran número de pastillas. En muchos casos, dependiendo de la gravedad de la patología y de cada paciente, puede ser necesario el empleo de estos fármacos y así está bien, pero en otras ocasiones, es más recomendable un abordaje con medicina complementaria. Reconozco que en el hospital no puedo usar dichas técnicas, debido al ámbito médico y además, con frecuencia, el paciente que acude a consulta hospitalaria aún no está preparado para la otra Medicina.

 

La persona tiene que tener consciencia y de esa forma, van buscando lo natural, lo holístico y así son capaces de vivir el dolor y preguntarse de dónde viene y qué tienen que cambiar de sí mismos para que éste desaparezca y sanar la enfermedad.

 

“Una palabra o una mirada es más efectivo que muchas pastillas”.

 

¿Crees que la sociedad en general, y los pacientes en particular, nos responsabilizamos de nuestra propia salud?

La verdad es que en mi trabajo como médico veo a muchas personas que no desean sanarse del todo, sino que viven detrás de la enfermedad, y dejan la responsabilidad en manos del médico. En muchos casos se trata de un proceso inconsciente y desconocen lo que hay detrás de todo ello. Si se responsabilizaran más de sus enfermedades, se abrirían a reflexionar, a ver qué es lo que pueden cambiar de ellos, qué les está diciendo la enfermedad sobre su vida.

 

¿Qué cambios ves en los pacientes cuando les tratas de esta manera?

En primer lugar se sorprenden de que un especialista les hable de emociones, de las señales de la enfermedad, de reflexionar sobre su vida. Además, durante la consulta, muchas veces hablamos de todo menos de su presión arterial. En caso de comprenderlo, Aceptan más la enfermedad, confían más, afrontan la enfermedad de otra manera y su vida cambia. Al abrirse a otros niveles de consciencia empiezan a pensar qué es lo que les trajo la enfermedad y qué quiere decirles.

 

La enfermedad trae cambios, y aceptar el dolor que trae consigo es difícil. Por ejemplo, la enfermedad renal está vinculada al miedo, el miedo a la muerte; son personas que pueden dar un paso hacía la vida o darlo hacia la muerte. Mi responsabilidad y misión es ayudar a despertar sus consciencias, posibilitar su transformación, para mirar hacia la vida. Siento que debo estar ahí para hacerles ver la necesidad de un cambio en sus vidas. Un cambio que la enfermedad les pide a través de su médico. El acompañamiento, la escucha y el amor son claves en este proceso. Les ofrezco una visión más amplia de su proceso. Siempre con respeto y aceptando por mi parte su decisión.

 

¿De cara al futuro, crees que la Medicina oficial se abrirá a incorporar la medicina complementaria?

Hay un cierto miedo en los profesionales a abrirse porque es un tema que no está reconocido, lo permitido y reconocido es la Medicina oficial. Aunque en algunos lugares se van introduciendo algunas técnicas, todavía es algo puntual.

 

Causa cierto rechazo en los profesionales más oficializados. De todas formas, cada vez hay más apertura en los profesionales, administraciones y además los pacientes lo van demandando con más frecuencia. He de decir que cada vez me siento más seguro y confiado para abrirme en ese sector y mostrarme como soy, ofreciendo mi manera de pensar y mi posicionamiento. Opino que poder ofrecer a los pacientes ambas visiones y usar lo que más le conviene a cada uno y en cada momento es una gran oportunidad. Creo que estamos en un proceso de transformación de la Medicina, de transición.

 

¿De transición hacia…?

Lo que está bien visto es el antibiótico, el antiinflamatorio… aquello que frene el síntoma. Sin embargo, con una visión más holística de la Medicina, favorecemos las reacciones de limpieza del organismo y eso implica que puede haber síntomas como diarrea, inflamación, unas décimas de temperatura…. Y son síntomas de limpieza que en vez de frenarlos con fármacos, se trataría de acompañar a expulsarlos, sin medicamentos. Y esto es algo que tiene que entender el paciente y el profesional. En este caso, el síntoma sería parte de un proceso sanador.

 

De todas formas, la medicina integrativa no rechaza el empleo de fármacos ni la cirugía o técnicas más invasivas, puesto que son necesarias en muchos casos. Lo que se pretende es dar prioridad a los métodos naturales, menos agresivos, menos costosos cuando sea posible, involucrando el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu de nuestros pacientes en todo este proceso, priorizando la prevención de la enfermedad. Escoger en cada caso particular lo más adecuado de cada Medicina para nuestro paciente. Al final, la sanación supone la atención del cuerpo, alma, emociones, mente y espíritu.

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

By Dr. Javier Torrijos Gil
Nephrology

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

View Profile

Overall assessment of their patients


This website uses our own and third-party Cookies to compile information with the aim of improving our services, to show you advertising related to your preferences as well analysing your browsing habits. You can change your settings HERE.