Prótesis de pene: ¿cuándo y cómo emplearlas en el tratamiento de la disfunción eréctil?

Written by: Dr. Cristóbal López López
Published:
Edited by: Albert González

La disfunción eréctil o impotencia está presente entre el 12 y el 19% de los varones españoles con edades comprendidas entre los 25 y los 70 años, pero en pacientes diabéticos alcanza valores del 30-50%. La edad es otro factor relacionado; se presenta en el 2% a los 40 años, 6,7% a los 50, 18,4% a los 60, 27% a los 70 y del 75% a los 80.

 

A parte de la edad, las causas más frecuentes son las enfermedades cardiovasculares, endocrinas, neurológicas, prostáticas, la enfermedad de Peyronie y el consumo de fármacos, tabaco y alcohol.

 

  • El diagnóstico es fundamental. Se lleva a cabo con una adecuada historia clínica orientada a determinar su causa más probable, una exploración física general para objetivar la presencia de erección espontánea, una analítica, estudios de imagen y finalmente, neurológicos, si son necesarios.
  • El tratamiento está relacionado, en primer lugar, por las causas que originan la disfunción y por el grado de severidad de la misma, siendo preciso considerar otros factores, como la eficacia, los efectos adversos del mismo, la aceptación por el paciente y su pareja, los efectos psicológicos, su posible reversibilidad y el coste económico.

 

Ante el fracaso de otros tratamientos se plantea el implante de prótesis de pene.

 

Se pasa por diversas fases y según la respuesta se va avanzando:

  • Primera: incluiría el adecuado control de las posibles enfermedades concomitantes, la revisión de los tratamientos farmacológicos a los que está sometido el paciente, pues en muchas ocasiones agravan la impotencia. Además de la modificación de los hábitos nocivos, como el consumo de alcohol o de tabaco, promoviendo, además, un estilo de vida saludable. En esta fase tenemos fármacos orales, tales como sildenafilo, tadalafilo y vardenafilo. Estos son muy eficaces y bien tolerados.
  • Segunda: ante la escasa o nula respuesta o imposibilidad de utilizar fármacos orales incluimos el tratamiento intracavernoso con sustancias vasoactivas, como la prostaglandina E1 o alprostadilo. Otras formas de administración del alprostadilo es a través de la uretra, mediante gel o cápsula. En esta segunda etapa pueden utilizarse también los dispositivos de vacío. Se trata de un método con poca adherencia en nuestro país y poco utilizado.
  • Tercera: Ante el fracaso de los tratamientos anteriores se plantea el implante de prótesis de pene en los cuerpos cavernosos.

 

Por tanto, sus indicaciones son:

  • No respuesta al tratamiento médico vía oral o no tolerancia por sus efectos secundarios, contraindicaciones o insatisfechos.
  • No respuesta o molestias a las inyecciones intracavernosas o intrauretral.
  • Solución definitiva a su problema.
*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

By Dr. Cristóbal López López
Urology

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

View Profile

Overall assessment of their patients


This website uses its own and third-party cookies to collect information in order to improve our services, to show you advertising related to your preferences, as well as to analyse your browsing habits..