Epicondilitis, patología del codo común en tenistas y padeleros

Written by: Dr. Ignacio Sitges Serra
Published:
Edited by: Patricia Pujante Crespo

La epicondilitis o codo de tenista es una tendinitis de los músculos extensores y supinadores de la muñeca y dedos, especialmente del extensor radial corto del carpo. Es una patología que fue descrita por primera vez en 1873 por Runge.

 

 

¿Por qué se produce la epicondilitis y cómo se origina la lesión?

El mecanismo lesional, en la mayoría de casos, se produce por un gesto o movimiento repetitivo de extensión y supinación, algo muy común en deportes como el pádel, el tenis o el bádminton. No obstante, también es frecuente en diferentes profesiones, como carpinteros, fontaneros, leñadores, jardineros, mecánicos u otros oficios que lleven a cabo movimientos repetitivos con el antebrazo.

Se suele relacionar la epicondilitis con una mala técnica deportiva: tensión del cordaje incorrecta, grip, centro de gravedad de la pala, iniciación deportiva sin asesoramiento técnico…

 

¿Con qué síntomas se manifiesta la epicondilitis o codo de tenista?

Los primeros síntomas de la epicondilitis se manifiestan con dolor en la cara externa del codo, al revés y al liftado. En estadios avanzados puede llegar a molestar el hombro y la muñeca, por el hecho de tener que cambiar de técnica para defenderse del dolor en el codo.

El diagnóstico será básicamente clínico, es decir, cuando el paciente manifieste dolor a la palpación del epicóndilo y ante maniobras de contraresistencia por parte del especialista en Medicina del Deporte. También podrá verse con ecografía, al aparecer tendinitis, rotura parcial o total del tendón, e incluso calcificaciones. En caso de duda sobre la rotura del tendón, se deberá hacer un estudio mediante resonancia magnética.

 

¿Cómo debe tratarse la epicondilitis?

El tratamiento de la epicondilitis consta de diversas etapas:

  1. Antiinflamatorios por vía oral y tópicos, así como crioterapia, férula de descarga y reposo del codo.
  2. Fisioterapia (masoterapia, ultrasonidos, láser, electroterapia, diatermia, estiramientos y ondas de choque).
  3. Infiltración de corticoides con anestésico local, mesoterapia o plasma rico en plaquetas (PRP).
  4. Corrección del gesto o técnica deportiva, así como revisión del material empleado.
  5. Cirugía, en menos del 5%, consistente en tenotomía de los extensores.
*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

By Dr. Ignacio Sitges Serra
Sports Medicine

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

View Profile

Overall assessment of their patients


This website uses its own and third-party cookies to collect information in order to improve our services, to show you advertising related to your preferences, as well as to analyse your browsing habits..