¿Cómo influye la nutrición en la fertilidad?

Written by: Dr. Luis Martínez Navarro
Published:
Edited by: Margarita Marquès

Los factores dietéticos han sido implicados en la patogénesis de múltiples problemas de salud y la idea de que los cambios en la alimentación puedan potenciar la fertilidad parece prometedora. El impacto de la dieta y los suplementos alimentarios son objeto de interés entre las parejas que buscan embarazo. Por ello, este texto se va a articular en torno a 3 preguntas.

 

Una dieta saludable desde el punto reproductivo debe ser rica en
cereales integrales, frutas, vegetales, pescado y aceite de oliva

 

¿Es mi peso un problema?

El índice de masa corporal (IMC) afecta a la fertilidad tanto por exceso como por defecto.

 

La obesidad (IMC ≥ 30 kg/m2) se relaciona a un riesgo 3 veces mayor de infertilidad en la mujer, así como a una reducción de las probabilidades de éxito en un tratamiento de fertilización in vitro (FIV). La disfunción ovulatoria es considerada como la principal causa de la infertilidad en mujeres obesas, aunque también se han descrito alteraciones del reclutamiento folicular, problemas en la calidad ovocitarias, en el desarrollo embrionario y la implantación. De hecho, en mujeres que ovulan con normalidad, cada aumento de una unidad del IMC por encima de 29 se asocia a una reducción del 5% de la probabilidad de concepción espontánea.

 

Los mecanismos por los que la obesidad interfiere en la fertilidad masculina están menos definidos. Se ha sugerido que la disminución de la fertilidad puede deberse a alteraciones hormonales (menor concentración de testosterona y mayor concentración de estrógenos y leptina), aumento del estrés oxidativo y disfunción eréctil (por ateroesclerosis periférica).

  

¿Qué debería comer?

La definición de dieta saludable desde el punto reproductivo varía entre los diferentes estudios publicados, pero hay puntos en los que la mayoría coinciden: debe ser rica en cereales integrales, frutas, vegetales, pescado y aceite de oliva. Esta clase de dieta se asocia a mejores resultados en TRA y mayores probabilidades de embarazo, aunque no guarda relación con el riesgo de aborto espontáneo.

 

  • Hidratos de carbono

En general, las TRA tienen peores tasas de resultados en las pacientes que consumen regularmente comidas con un alto contenido de azúcares refinados. No se ha podido establecer si el consumo de carbohidratos tiene efecto en la función ovulatoria y reproductiva de las mujeres sanas pero la reducción de su ingesta en mujeres con síndrome de ovario poliquístico mejora la función ovulatoria.

 

  • Proteínas

La importancia del consumo de una cantidad suficiente de proteínas es un hecho, pero no está claro el papel en la reproducción de sus diferentes fuentes. Los estudios disponibles apuntan a una relación entre el consumo de carne roja y el riesgo de infertilidad y el desarrollo embrionario inadecuado.

 

En cuanto al consumo de pescado, aunque se considera una fuente adecuada de proteínas, el grado de contaminación ambiental puede modificar su relación con la fertilidad. Las parejas que buscan embarazo deberían evitar el consumo de pescados con alto contenido en mercurio y procedentes de aguas con altos niveles de contaminación.

 

Se ha sugerido que los productos lácteos tienen un efecto tóxico en la fertilidad debido a su alto contenido de galactosa (en ratones disminuye la ovulación) y a su potencial contenido de estrógenos (la leche comercializada procede de vacas gestantes). Hasta la fecha, no se ha encontrado asociación entre el consumo de productos lácteos y el riesgo de infertilidad por causa ovulatoria y su relación con la calidad seminal es bastante controvertida.

 

Han surgido preocupaciones en cuanto al potencial impacto en la reproducción por los fitoestrógenos que contienen la soja y sus derivados. En estudios iniciales con mamíferos, los fitoestrógenos resultaron deletéreos para la función reproductiva, aunque hasta el momento los estudios en humanos han mostrado que podrían mejorar los resultados de las TRA y que no empeoran la calidad seminal ni los niveles de testosterona en el varón. 

 

  • Ácidos grasos

Podemos considerar que el consumo de altas cantidades de ácidos grasos poliinsaturados, especialmente de ácidos grasos omega-3, y bajas cantidades de ácidos grasos insaturados es beneficioso.

 

¿Debería tomar algún suplemento?

  • Ácido fólico: la suplementación con ácido fólico se ha asociado a mejor calidad embrionaria, a mayores probabilidades de gestación, a menor riesgo de aborto espontáneo y a una reducción del riesgo de infertilidad por factor ovulatorio.
  • Vitamina D: no se han hallado asociaciones importantes con la concepción ni el aborto espontáneo en poblaciones humanas sanas, por lo que su suplementación en pacientes que no sufren una deficiencia de la misma es controvertida.
  • Antioxidantes: la revisión Cochrane sobre el uso de antioxidantes orales en varones subfértiles con seminograma alterado encontró que podría asociarse a una mejoría de la tasa de embarazo y recién nacido vivo. Debido a la heterogenicidad de los estudios y la amplia definición de “antioxidante” no se pudo concretar qué compuestos y dosis eran recomendables.
*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

By Dr. Luis Martínez Navarro
Fertility Specialty

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

View Profile

Overall assessment of their patients


This website uses its own and third-party cookies to collect information in order to improve our services, to show you advertising related to your preferences, as well as to analyse your browsing habits..