Cirugía ortognática: la solución definitiva contra la maloclusión

Written by: Dra. Raquel del Río Salvador
Published: | Updated: 05/06/2019
Edited by: Albert González

 

¿En qué consiste esta cirugía?

 

 

Se denomina cirugía ortognática a aquella que se encarga de corregir las deformidades dento-craneo-faciales, reestableciendo el equilibrio entre los huesos maxilares, restaurando la estética facial y consiguiendo una correcta masticación.

 

Esta intervención es realizada por un cirujano maxilofacial asistido por una anestesista, que se encarga de aplicar anestesia general. Por lo general, suele requerir dos días de ingreso hospitalario.

 

Se realiza mediante incisiones desde el interior de la boca que sirven para recolocar y ajustar los maxilares. De este modo se logra solucionar la maloclusión dental y a su vez restaurar la simetría facial. Los huesos quedan fijados con placas y tornillos de titanio.

 

 

¿En qué casos es necesaria?

 

 

Está indicado siempre que el origen de la maloclusión sea óseo, es decir, que el problema esté causado por la posición o la dimensión del maxilar y/o mandíbula, dando lugar a alteraciones faciales, como asimetrías significativas. En este tipo de casos la corrección implica un tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortognática.

 

Es importante la coordinación entre el ortodoncista y el cirujano maxilofacial para establecer con exactitud que correcciones se van a realizar en dientes y huesos.

 

El tratamiento combinado consta de dos fases:

  1. Una primera fase de ortodoncia en la que los dientes se alinean dentro de su base ósea y se hacen las arcadas compatibles entre sí. Suele ser necesaria la extracción de las muelas del juicio. Esta fase dura aproximadamente año y medio, aunque varía según cada caso.
  2. A continuación se realiza la cirugía ortognática para coordinar el maxilar y la mandíbula. Suelen ser intervenidos ambos huesos para garantizar una correcta restauración de los volúmenes faciales, aunque hay casos concretos en los que sólo será necesario operar el maxilar o la mandíbula. La segunda fase de ortodoncia sirve para ajustar completamente el engranaje entre los dientes y perfeccionar el alineamiento de los mismos. No suele alargarse más de 6 meses.

 

 

¿Qué hay que hacer después de la intervención?

 

 

El paciente permanecerá en el hospital durante las 24-48 horas siguientes a la intervención, donde será controlado por personal sanitario. Cuando reciba el alta deberá seguir las indicaciones que le especifique el cirujano. Las más comunes son:

  • Dieta blanda (cremas, sopas…).
  • Dormir con la cabeza elevada.
  • Uso de bolsas de hielo para reducir a inflamación.
  • Uso de medicamentos (analgésicos y antiinflamatorios recetados por el doctor).
  • Llevar unas gomas elásticas entre maxilar y mandíbula.
  • Mantener la boca limpia con un correcto cepillado y uso de enjuagues.

 

El periodo estimado de recuperación es entre 5-8 semanas dependiendo del tipo de intervención. Después, el paciente se irá incorporando a su rutina habitual de manera paulatina.

 

 

¿Para qué patologías está indicada esta cirugía?

 

Sirve para tratar alteraciones como la mordida abierta, clase II, clase III, sonrisa gingival por exceso vertical maxilar, etc.

 

Estas anomalías empiezan a desarrollarse en la fase de crecimiento del paciente y cuando dicho crecimiento finaliza se estabilizan. Por esta razón, la cirugía está indicada para cuando el paciente esté en fase adulta y haya terminado de crecer.

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

By Dra. Raquel del Río Salvador
Odonthology

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

View Profile

Overall assessment of their patients


This website uses our own and third-party Cookies to compile information with the aim of improving our services, to show you advertising related to your preferences as well analysing your browsing habits. You can change your settings HERE.