Ansiedad por separación: un trastorno frecuente en niños

Written by: Dra. Pilar Gamazo Garrán
Published:
Edited by: Patricia Fernández Ramos

A la edad de 7-8 meses de vida los niños empiezan a ser capaces de mantener un objeto en su mente cuando éste no está presente, por ejemplo, la imagen de sus padres. Por ello, a esta edad aparecen los primeros miedos a los extraños, a situaciones nuevas o cuando son separados de personas cercanas o familiares para ellos, como su madre.

 

Estos miedos a las personas extrañas y la ansiedad por separarse de sus padres tienen su punto más alto alrededor de los 18 meses, después suelen ser ya menos intensos o aparecer más puntualmente, como el comienzo de la guardería, del colegio o en situaciones estresantes.

 

Más adelante, entre los 3 y 5 años de edad, los miedos que aparecen responden a la presencia de animales, a la oscuridad y a situaciones imaginarias. De los 6 a los 11 años serán más frecuentes miedos más realistas: a perder a los padres, caer enfermos, hacer el ridículo o recibir castigos; es una edad en la que los niños tienen que aprender a afrontar y manejar sus dificultades.

 

Al entrar en la adolescencia, de los 12 a los 18 años, gana importancia la opinión del grupo de amigos o compañeros, comparaciones respecto al cuerpo, la ropa..., apareciendo el miedo a hacer el ridículo o a ser diferente a los demás. La ansiedad se manifestará de manera similar que en los adultos, aunque en los niños son bastante comunes los síntomas físicos.

 

La mayoría de estos miedos se superan espontáneamente al crecer, pero si el niño tiene un miedo desproporcionado que interfiere con su vida diaria, puede indicar que el niño tenga un trastorno de ansiedad por separación.

Ansiedad por separación niños | Top Doctors
Cuando el niño no supera los síntomas con el paso del tiempo, necesitará la ayuda de un especialista para vencer el trastorno de ansiedad por separación
 

 

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción emocional normal y adaptativa ante una situación, real o imaginaria, que supone un peligro o amenaza para el niño. Cuando esta ansiedad se da por estímulos específicos se habla de miedo.

 

Por tanto, la ansiedad y el miedo son reacciones defensivas innatas que constituyen un sistema de alarma para alertar al menor de posibles peligros, teniendo un papel protector. Los bebés, por ejemplo, entre los seis y ocho meses empiezan a desarrollar el temor a los extraños, y el miedo se convierte en agente protector. La mayoría de los niños experimentan muchos miedos leves y transitorios, que se superan espontáneamente con la edad.

 

Ansiedad por separación en niños

El trastorno de ansiedad por separación es muy común dentro de los Trastornos de Ansiedad en niños. Los síntomas son más frecuentes la primera vez que el niño va al colegio, así como cuando empieza en un centro nuevo o al pasar de Educación Infantil a Primaria.

 

Según avanzan las semanas en septiembre y octubre, los niños se van acostumbrando y cada vez presentan menos síntomas de ansiedad al dejarlos en el colegio. Sin embargo, algunos seguirán teniendo un miedo intenso y gran dificultad para quedarse en el centro escolar. Estos niños pueden tener un trastorno de ansiedad por separación y deberían ser evaluados por su médico.

 

Este trastorno de ansiedad suele iniciarse antes de los 6 años y tiende a disminuir a partir de los 12. El síntoma más habitual una intensa ansiedad en el niño cuando tiene que separarse de las personas que le cuidan, especialmente los padres. El niño vive la separación como una amenaza, porque piensa que durante su ausencia va a pasar algo malo a los padres o a él mismo, y no va a volver a verles más, por lo que evita por todos los medios que suceda. Los niños más pequeños tienden a experimentar la ansiedad ante la ausencia real de los padres, mientras los más mayores empiezan a sufrir con mayor anticipación a la separación (por ejemplo, cuando los padres empiezan a planificar un viaje).

 

Cómo detectar el trastorno de ansiedad por separación

Principalmente, el niño mostrará que no quiere ir al colegio o llorará mucho al separarse de sus padres, no querrá acostarse solo, se negará a ir a dormir a casa de algún familiar o amigo, a ir de excursión o de campamento sin sus padres. Ante estas situaciones el niño puede presentar también enfados, rabietas, incluso quejas físicas, como molestias abdominales, vómitos y mareos, que hacen que los padres lleven al niño al pediatra, pero no se encuentra una causa física para todos estos síntomas. Estos síntomas aparecen más frecuentemente por la mañana antes de ir al colegio o los domingos por la noche, y no están presentes en fines de semana o durante vacaciones, puentes, etc.

 

El trastorno de ansiedad por separación es más frecuente en padres que tienen una actitud sobreprotectora con los hijos. Si el niño no pierde el miedo al colegio debe ser evaluado por un especialista en Psiquiatría para descartar un problema de ansiedad por separación.

 

Tratamiento de la ansiedad por separación en niños

El tratamiento es sencillo y eficaz, consistente en una exposición repetida y gradual al estímulo que crea la ansiedad (en este caso ir al colegio). Los primeros días se puede quedar la madre o el padre un rato en el colegio con el niño, reduciendo este tiempo gradualmente.

 

La despedida tiene que ser rápida, pues prolongarla no hará disminuir la ansiedad. En el momento de despedirse se debe asegurar al niño que todo va a ir bien y que le estaremos esperando después de clase; es importante hacerlo y no llegar tarde a recogerle y tenerle esperando. A veces se necesita que los primeros días el niño vea o llame a la madre en el recreo, pero es importante que sepa que tiene que ir al colegio.

Niños que no quieren ir al colegio | Top Doctors
La separación del niño debe ser gradual hasta que se vaya acostumbrando e ir al colegio deje de suponer un trauma para él
 

Si la exposición gradual no es suficiente, es necesario emplear medicación durante unas semanas. Finalmente, añadir que siempre existe un buen pronóstico.

 

5 consejos para un niño con ansiedad por separación

Cuando un niño dice que tiene miedo, ¿cómo pueden actuar los padres para ayudarle?

  • Reconocer que el niño lo está pasando mal, preguntarle sobre qué teme y tratar de entenderle.
  • No ignorar ni minimizar su miedo, no decirle: “No seas tonto, ya eres mayor, los niños no lloran, como vas a tener miedo, etc.”.
  • No forzarle a enfrentarse al miedo de golpe, por ejemplo si tiene miedo a la oscuridad, mejor dejar una luz del pasillo encendida hasta que se duerma.
  • No ser sobreprotector ni enseñarle a temer las cosas. Al sobreprotegerle, el niño piensa que algo malo puede pasar.
  • Preparar al niño para vivir experiencias nuevas; antes de afrontarlas contarle cómo va a ser con el mayor detalle posible. También se puede leer un libro con el niño sobre la situación que le origina el miedo.
*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

By Dra. Pilar Gamazo Garrán
Child & Adolescent Psychiatry

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection

View Profile

Overall assessment of their patients


This website uses our own and third-party Cookies to compile information with the aim of improving our services, to show you advertising related to your preferences as well analysing your browsing habits. You can change your settings HERE.