5 preguntas clave sobre el acoso laboral

Written by: Soledad Cabrera Jiménez
Published:
Edited by: David Moore Trias

¿A partir de qué momento se consideraría la actitud de un jefe como "acoso"?

La actitud del jefe se considera acoso, cuando utiliza conductas de mobbing de manera reincidente durante al menos seis meses. Sin embargo, no hay que olvidar que las conductas de acoso no siempre son empleadas por superiores jerárquicos a la víctima. En ocasiones, esas conductas las ejerce una persona con la misma categoría profesional o jerarquía. Incluso, en algunas ocasiones, los inferiores jerárquicos a la víctima.

Sabemos cuando un jefe se está “extralimitando” en sus funciones cuando va en contra de los derechos de las personas y/o los derechos laborales del trabajador.

¿Cuáles son las conductas de acoso laboral?

Existen multitud de conductas de acoso, sin embargo, éstas se podrían englobar en 5 grupos:

  1. Actividades de acoso para reducir las posibilidades de la víctima de comunicarse adecuadamente con otros, incluido el propio acosador. 
  2. Actividades de acoso para evitar que la víctima tenga la posibilidad de mantener contactos sociales.
  3. Actividades de acoso dirigidas a desacreditar o impedir a la víctima mantener su reputación personal o laboral.
  4. Actividades de acoso dirigidas a reducir la ocupación de las víctimas y su empleabilidad mediante la desacreditación profesional.
  5. Actividades de acoso que afectan a la salud física o psíquica de la víctima.
Las actividades de acoso pueden afectar a la salud psíquica de la víctima.

 

¿Qué hacer si hay acoso laboral?

Lo primero es hablar con el acosador, si las conductas persisten, informar al departamento de recursos humanos. Al mismo tiempo, recabar todas las pruebas objetivas que sean posible.

  • Preguntar por escrito a los compañeros qué les parece la actitud del acosador cuando estos han sido testigos; para poder utilizarles como testigos en caso de un juicio.
  • Contarlo en casa y buscar apoyo en su ámbito privado.
  • Acudir a un profesional de la psicología que nos dé estrategias para entender el acoso y aprender a gestionarlo. Si se ha hecho algunas de las acciones anteriores y el acoso persiste, lo mejor es marcharse de la empresa y/o denunciar.

 

¿Se puede prevenir el acoso laboral?

Sí, la empresa tiene el deber de velar porque estas prácticas destructivas no se lleven a cabo en la empresa. En caso de grandes empresas, el departamento de recursos humanos debe ser una fuente de prevención. Del mismo modo, los jefes no deben desoír las quejas de este tipo de sus empleados y deben intervenir y sancionarlas en su primer estadio. 

 

¿Existe un perfil de persona, tanto de acosador laboral como de víctima?

Existen estos perfiles, aunque no siempre es así. A veces, los motivos del acoso no son los habituales y existen otras reglas... Cuando se habla de perfiles del acosador, Se habla del síndrome MIA. En la literatura podemos encontrar como los acosadores son personas M (mediocres), I (inoperantes, poco operativos, poco proactivos, poco trabajadores), A (activos respecto a las conductas de acoso. Además, son personas que tienen una gran capacidad de manipulación con el habla, escasa moral y poca empatía. Conductas muy sutiles a veces y casi imposibles de demostrar: gestos, palabras inventadas...

El perfil de la víctima, suele ser el opuesto a éste. Personas muy bien preparadas o sumamente inteligentes o que destacan de algún modo dentro de la empresa. Son personas muy operativas, muy trabajadoras y pasivas respecto a su forma de relacionarse con el otro. Se convierten en víctimas porque tiene una gran necesidad de aprobación y una serie de pensamientos rígidos y/o dicotómicos respecto a los valores y normas de la empresa. Lo justo y lo injusto

Se habla de un enganche entre la víctima y acosador. Un enganche tóxico que acaba por debilitar a la víctima y desgastarla al máximo. Hasta el punto de que la persona duda de sus capacidades, de su operatividad o de sus bondades. Es una lucha entre la necesidad de demostrar al acosador que es valioso. El acosador acabará apagando ese brillo.

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection
 Soledad Cabrera Jiménez

By Soledad Cabrera Jiménez
Psychology

*Translated with Google translator. We apologize for any imperfection


This website uses our own and third-party Cookies to compile information with the aim of improving our services, to show you advertising related to your preferences as well analysing your browsing habits. You can change your settings HERE.