Tiroides y embarazo

Especialidad de Alergología infantil

¿Qué relación existe entre tiroides y embarazo?

La glándula tiroides es una glándula ubicada en la zona de la base del cuello y justo delante de la tráquea. Su función es principalmente la de regular el metabolismo, y en mujeres desempeña un papel muy importante tanto en la reproducción como en la fertilidad de las mujeres.

De hecho, las disfunciones de la tiroides son mucho más habituales en mujeres que en hombres ya sea por una baja actividad de la glándula tiroides, es decir, hipotiroidismo, en el que el cuerpo produce una cantidad insuficiente de hormonas tiroideas que ralentizan el metabolismo.  No obstante, en ocasiones se da una situación contraria, en la que la tiroides tiene una actividad excesiva y produce un exceso de hormonas tiroideas, un hecho que acelera el metabolismo. En este caso hablamos de hipertiroidismo.

De esta manera, si no se detectan y se tratan a tiempo, tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden repercutir negativamente tanto en la salud de la paciente embarazada como en la salud del bebé.

Como tal, las alteraciones de la tiroides pueden repercutir muy negativamente en la salud, aumentando el riesgo de parto prematuro y elevándose el riesgo de padecer un desprendimiento de placenta, en la que ésta se descuelga de la pared interna del útero antes del alumbramiento.

Pronóstico de la enfermedad

La relación entre la glándula tiroides y la mujer embarazada puede ocasionar diversos problemas.

  • Anti-inmunidad de anticuerpos: entre el 2 y el 17% de las embarazadas tienen anticuerpos contra el tiroides, y estas mujeres presentan más riesgo de padecer hipotiroidismo durante el embarazo.
  • Hipotiroidismo: consiste en la falta de la hormona tiroidea y ésta carencia afecta principalmente al sistema nervioso central del feto. Especialmente, se suele relacionar con un menor coeficiente intelectual del niño.

Es muy frecuente también el déficit de yodo, aunque menos habitual en los países desarrollados. Se previene con suplementos de yodo y se trata con hormona tiroidea.
 

  • Hipertiroidismo: en este caso, el hipertiroidismo es el exceso de la hormona tiroidea, y normalmente está originada por la enfermedad de Graves-Basedow y la tirotoxicosis transitoria del embarazo.
  • Enfermedad de Graves-Basedow: en los casos en los que aparece antes del embarazo puede provocar infertilidad. En los casos de embarazo, cabe destacar que, aunque es poco frecuente, los anticuerpos pueden pasar al feto y provocar complicaciones. En los casos en los que la enfermedad se encuentra descontrolada, se pueden dar complicaciones tanto fetales como maternas. Cabe destacar que en mujeres jóvenes a la hora de diseñar un tratamiento hay que considerar pros y contras, especialmente pensando en posibles embarazos futuros.

Síntomas de los problemas de tiroides en el embarazo

Durante el embarazo cuando se padece hipotiroidismo, existen una serie de signos y síntomas que aparecen con cierta frecuencia:

  • Exceso de fatiga
  • Sensibilidad al frío
  • Estreñimiento
  • Piel seca y escamosa
  • Cabello y pelo muy delgado
  • Dolor o debilidad muscular
  • Glándula tiroides inflamado
  • Depresión
  • Irritabilidad

Hipertiroidismo:

  • Pérdida de peso o no aumento de peso esperado. Aumento de apetito, diarrea o estreñimiento.
  • Ritmo cardíaco acelerado con respiración rápida
  • Intolerancia al calor
  • Sudoración excesiva
  • Ojos inflamados
  • Protuberancia dolorosa en el cuello
  • Debilidad muscular y temblores
  • Aumento de la presión arterial
  • Náuseas y vómitos

Se debe mencionar también la crisis tiroidea, que sucede cuando los niveles de la hormona tiroidea se elevan demasiado, aumentando la temperatura corporal, acelerándose el ritmo cardiaco y con problemas de concentración. La afectada podría sudar, tener vómitos y/o diarrea. En algunos casos, se dan convulsiones e incluso se puede entrar en coma, un hecho que implica peligro mortal si no se recibe asistencia médica inmediata.

Un seguimiento exhaustivo es fundamental cuando existen problemas de tiroides durante el embarazo
 

Pruebas médicas para la relación entre tiroides y embarazo

A la hora de realizar un diagnóstico de problema de tiroides es importante conocer la salud de la paciente, así como su edad, su historial clínico, el tamaño de la glándula tiroides…

La prueba de la función tiroidea verifica y comprueba el funcionamiento de la glándula tiroides, e incluyen análisis de sangre y pruebas de imagen. En las pruebas de imagen se incluyen el uso de ultrasonidos, tomografía computarizada y pruebas de medicina nuclear.

¿Cuáles son las causas de los problemas de tiroides durante el embarazo?

En general, cuando se habla de hipertiroidismo materno durante el embarazo la causa más habitual (hasta en un 80% de los casos) es la enfermedad de Graves, que se da aproximadamente en una de cada 500 mujeres embarazadas.

Puede resultar difícil de diagnosticar durante el embarazo, pero se lleva a cabo con un estudio de la historia clínica, un examen físico y pruebas de laboratorio.  La enfermedad de Graves puede aparecer durante el primer trimestre o puede agravarse durante el tiempo que la mujer padece este trastorno. Puede ocasionar un parto prematuro o preeclampsia. Existe también riesgo de desarrollar una crisis o tormenta tiroidea.

En los casos de hipotiroidismo, la causa más frecuente suele ser el trastorno autoinmune, conocido también como la tiroiditis de Hashimoto. El hipertiroidismo puede darse durante el embarazo por un tratamiento inadecuado o por múltiples causas, como por ejemplo el sobre tratamiento con medicamentos anti tiroideos.

En los casos de hipertiroidismo no tratado, se ha asociado en múltiples ocasiones con la anemia materna, miopatía, insuficiencia cardiaca, preeclampsia, anormalidades en la placenta, hemorragias durante el parto…

¿Se pueden prevenir los problemas de tiroides en el embarazo?

Existen algunas pautas para tratar de prevenir y evitar las enfermedades de la glándula tiroides:

  • Mujeres que planean quedarse embarazadas deben realizarse estudios previos
  • Mujeres embarazadas con bocio historial familiar de problemas tiroideos o con anticuerpos anti tiroideos en sangre deben realizarse la prueba de laboratorio.
  • Aplicar dosis de bajas de hormona tiroidea en mujeres cercanas al hipotiroidismo subclínico.
  • En mujeres que tienen anticuerpos anti tiroideos pueden recibir una suplementación de selenio.

Tratamientos para los problemas de tiroides durante el embarazo

A nivel de hipertiroidismo leve, normalmente se puede controlar haciendo un seguimiento sin necesitar tratamiento, siempre y cuando tanto la madre como el bebé se encuentren bien de salud.

Cuando el hipertiroidismo es lo suficientemente severo como para necesitar tratamiento, normalmente se utilizan los medicamentos antitiroideos. Normalmente el prolitiouracilo (PTU) es el medicamento apropiado. El objetivo de este tratamiento es conservar los niveles maternos de T3 y t4 libre utilizando la dosis más baja posible de medicamento. Si se alcanzan los objetivos deseados, el bebé tendrá menos riesgo de desarrollar hipotiroidismo. Es importante llevar un seguimiento exhaustivo del tratamiento.

En pacientes que por algún motivo (por ejemplo alergia) con medicamentos antitiroideos, la cirugía se presenta como una alternativa, aunque pocas veces se recomienda la cirugía en embarazadas, por el riesgo de la cirugía y la anestesia tanto para el bebé como para la madre.

El yodo está contraindicado para tratar el hipertiroidismo durante el embarazo, ya que puede atravesar la placenta y ser captado por la tiroides del bebé, que puede desarrollar la enfermedad también.  

Para tratar palpitaciones y temblores, se pueden utilizar beta-bloqueantes. Aunque deben utilizarse con mucho cuidado, ya que existe relación entre un retraso en el crecimiento del feto asociado al consumo de estos medicamentos.

En el caso del hipotiroidismo, el tratamiento es el remplazo adecuado de la hormona tiroidea a través de la hormona sintética. En mujeres con hipotiroidismo se debe medir la función tiroidea cuanto antes, y estas deben repetirse cada seis semanas para asegurarse de que todo funciona correctamente durante el embarazo. En cuanto el niño nace, se puede volver a la dosis habitual de levotiroxina.

¿Qué especialista trata los problemas de tiroides durante el embarazo?

Existen dos especialistas que trabajan codo con codo a la hora de diagnosticar, tratar y seguir los problemas tiroideos durante el embarazo, y son el Endocrino y el Ginecólogo.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.