Síndrome Postpolio

Especialidad de Medicina Física y Rehabilitación

¿Qué es el síndrome pospoliomielítico?

El síndrome pospoliomielítico es una afección neurológica poco frecuente que puede afectar a personas que hayan sido afectadas por la polio en el pasado. Implica el retorno de los síntomas de la polio años o incluso décadas (10-40 años) después de la infección original de la polio.

Debido a que la polio fue erradicada en el Reino Unido en la década de 1980, el síndrome pospoliomielítico sólo afecta a los adultos mayores que contrajeron la poliomielitis a una edad más temprana. Aun así, hay más de 100.000 supervivientes británicos de la poliomielitis vivos en la actualidad.

Pronóstico

El síndrome pospoliomielítico rara vez es potencialmente mortal, aunque si alguien desarrolla dificultades respiratorias y de deglución en relación con la afección, puede ser más vulnerable a las infecciones torácicas.

Existen diferentes pruebas que se pueden realizar a los pacientes para diagnosticar su enfermedad
 

Síntomas del síndrome 

Los síntomas tienden a desarrollarse gradualmente, y pueden incluir:

  • Fatiga general
  • Fatiga muscular
  • Debilidad en los músculos y pérdida muscular
  • Dolor en músculos y articulaciones
  • Sensibilidad al frío
  • Problemas para respirar y tragar
  • Aumento de peso debido a la actividad física reducida
  • Dificultades para caminar
  • Apnea del sueño

¿Cómo puede diagnosticarse este síndrome?

Puede ser difícil diagnosticar el síndrome, porque:

  • No siempre está claro si alguien ha tenido polio en el pasado. Esto se debe a que muchas personas que han tenido polio han combatido la infección sin haber sido diagnosticadas.
  • Existe una relativa falta de conocimiento sobre la poliomielitis entre los profesionales de la salud, muchos de los cuales nunca han tenido que diagnosticar ningún caso.
  • El síndrome pospoliomielítico se puede confundir fácilmente con otras afecciones, como la artritis.

Tu médico de cabecera puede sospechar que tenga polio si la has tenido en el pasado y tus síntomas se han desarrollado gradualmente. Es probable que te refieran a otros especialistas para realizar pruebas que puedan descartar otras afecciones posibles. Estas pruebas pueden ser:

  • Una resonancia magnética o una tomografía computarizada de los huesos y los músculos
  • Estudios del sueño para diagnosticar apnea del sueño
  • Pruebas de la función pulmonar para verificar si puedes respirar bien
  • Pruebas de electromiografía (EMG) para ver si hay algún daño en los nervios y músculos

¿Cómo se trata este síndrome?

El síndrome no se puede curar y la progresión de la afección no se puede retrasar. El tratamiento se centra en el manejo de los síntomas, y puede incluir:

  • Terapia física para ayudar a fortalecer los músculos
  • Terapia del habla para ayudar con cualquier dificultar para tragar
  • Tratamiento de la apnea del sueño, incluyendo consejos para cambiar los patrones de sueño
  • Medicación para aliviar el dolor muscular y de las articulaciones
  • Consejos sobre cómo conservar la energía con las técnicas de ‘pacing’
  • Equipo de movilidad, como un andador o un scooter, para poder desplazarse

Puede ser de ayuda por tu parte llevar mejor la afección controlando el peso y comiendo saludablemente, para ayudar a reducir cualquier esfuerzo en los músculos y articulaciones.

Es probable que el equipo de atención médica para el síndrome sea diverso, compuesto por fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, neurólogos y terapeutas del habla y del lenguaje.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.