Rehabilitación respiratoria

 

Índice

  1. ¿Qué es la rehabilitación respiratoria?
  2. ¿Por qué se realiza?
  3. ¿En qué consiste?
  4. Preparación para la rehabilitación respiratoria
  5. Cuidados tras la intervención
  6. Alternativas a este tratamiento

 

¿Qué es la rehabilitación respiratoria?

La rehabilitación respiratoria (o pulmonar) es una parte importante en los tratamientos para las enfermedades respiratorias. Consiste en ejercicios que mejoran el estado físico y emocional del paciente con patologías pulmonares, mejorando su capacidad de ejercicio y, por lo tanto, su calidad de vida. Además, permite reducir las infecciones y el número de ingresos hospitalarios como consecuencia de la enfermedad pulmonar que sufra el paciente.

 

¿Por qué se realiza?

La rehabilitación respiratoria se dirige a pacientes que tienen enfermedades respiratorias crónicas, sin considerar la edad, gravedad de la patología o si el paciente es o no fumador.

 

Los ejercicios respiratorios buscan:

  • Reducir la dificultad respiratoria.
  • Aliviar la sensación de ahogo o disnea en estos pacientes.
  • Mejorar su estado de ánimo y bienestar del paciente.
  • Facilitarles llevar a cabo actividades de la vida diaria.
  • Disminuir las infecciones e ingresos hospitalarios como consecuencia de su enfermedad.

 

Así, pueden recurrir a los ejercicios de rehabilitación respiratoria:

  • Pacientes que sufren: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), insuficiencia respiratoria crónica y asma con disnea.
  • Pacientes con bronquiectasias o hipersecretores con fibrosis quística.
  • Pacientes con enfermedades respiratorias crónicas limitantes, como HTA pulmonar o enfermedad pulmonar instersticial.
  • Pacientes con tos ineficaz y enfermedades neuromusculares.
  • Pacientes pre o post cirugía torácica: extirpación de tumores pulmonares, tratamiento de patologías de neumotórax o mediastino.

 

Chico respirando al aire libre - rehabilitación respiratoria - by Top Doctors
La rehabilitación respiratoria incluye ejercicios para
entrenar y controlar mejor la respiración

 

¿En qué consiste?

En el programa de rehabilitación respiratoria el especialista en Neumología realizará al paciente una gasimetría arterial, un análisis, una espirometría con test broncodilatador, analizará las presiones máximas al inspirar y expirar, un ECG y un test para analizar la calidad de vida del paciente.

 

Si todo lo anterior es correcto el paciente podrá realizar los ejercicios de rehabilitación respiratoria. Se realizará también una prueba de esfuerzo submaximal (test de marcha de unos 5-6 minutos), así como una valoración de fuerza, algo que normalmente lleva a cabo el neumólogo junto con el fisioterapeuta. En caso necesario también se piden ecografías cardíacas y prueba de esfuerzo.

 

La rehabilitación pulmonar incluye muchos tipos de ejercicios, para entrenar y controlar mejor la respiración:

  • Ejercicios físicos.
  • Entrenamiento de los músculos que intervienen en la respiración.
  • Estimulación eléctrica neuromuscular.
  • Evaluación nutricional y asesoramiento.

 

Entre los ejercicios puramente respiratorios se incluyen:

  • Ejercicios de respiración para ejercitar la entrada y salida del aire. Por ejemplo, respirando con los labios fruncidos, ya que en enfermedades como la EPOC se produce una limitación de la salida del aire, ya que este entra pero no se consigue expulsar del todo. Este tipo de ejercicios consisten en: relajar el cuello y músculos, inspirar por nariz 2 segundos, fruncir los labios (cerrarlos sin apretar) y soltar el aire lentamente, contando hasta 5.
  • Ejercicios de respiración diafragmática, ya que el diafragma es un músculo básico en la respiración. Los ejercicios se empiezan tumbado, con las piernas flexionadas. A continuación, el paciente debería colocar una mano en el pecho y la otra en el abdomen, coger aire por la nariz contando lentamente hasta 2 y apreciar cómo se hincha el abdomen. Acto seguido, dejar ir el aire por la boca. A continuación pueden hacerse estos ejercicios sentado, en lugar de tumbado.
  • Técnicas de Fisioterapia respiratoria: ventilación abdominodiafragmática o aparatos de incentivación respiratoria.

 

También incluyen otro tipo de ejercicios más aeróbicos o físicos:

  • Entrenamientos de resistencia aeróbica de piernas con bicicleta.
  • Entrenamientos de fuerza muscular con pesas o mancuernas.

 

Normalmente la rehabilitación respiratoria consta de un programa de determinadas semanas en que los especialistas irán aumentando la duración e intensidad de los ejercicios, bajo total supervisión, controlando también la saturación, frecuencia cardíaca y estado clínico del paciente.

 

Mientras duren los ejercicios los especialistas irán haciendo temporalmente pruebas al paciente para observar la evolución.

 

Preparación para la rehabilitación respiratoria

Antes de someterse a ejercicios de rehabilitación respiratoria el paciente deberá someterse a una analítica de sangre, una gasimetría arterial, una espirometría con test broncodilatador, un ECG y un test de calidad de vida. También se llevará a cabo una prueba de esfuerzo submaximal, una valoración de la fuerza y, en algunos casos, prueba de esfuerzo y ecografía cardíaca.

 

Cuidados tras la intervención

Tras el programa de rehabilitación respiratoria el paciente puede, normalmente, hacer un programa de mantenimiento. También pueden hacerse ejercicios de Fisioterapia respiratoria de media hora de duración diaria.

 

Alternativas a este tratamiento

Algunas alternativas a la rehabilitación respiratoria pueden ser la Fisioterapia respiratoria u otras técnicas similares que buscan entrenar la respiración del paciente con enfermedades pulmonares.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.